Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
sociedad

“Solo pido una silla y una mesa adaptadas para poder hacer las pruebas de Osakidetza”

Con una deficiencia neuromuscular reconocida, la elgoibartarra Luisa Gómez reivindica sus derechos ante la Administración

Jabi Leon - Miércoles, 4 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:11h

Luisa Gómez posa en el renovado parque elgoibartarra de Lekueder.

Luisa Gómez posa en el renovado parque elgoibartarra de Lekueder.

Galería Noticia

Luisa Gómez posa en el renovado parque elgoibartarra de Lekueder.

elgoibar- Un importante desgaste “en las cervicales de la espalda” propició que la elgoibartarra Luisa Gómez, de 47 años, se viera obligada a abandonar la vida “normal, como la de cualquier persona trabajadora” que llevaba. Sus dolencias le hicieron tener que renunciar a su anterior empleo, pero no estaba dispuesta a quedarse de brazos cruzados y lamentándose por su mala suerte.

Con la esperanza de superar los problemas en su sistema neuromuscular, decidió pasar por el quirófano y someterse a una operación que se saldó “con tres discos sustituidos y varias sujeciones metálicas en la espalda”. En agosto se cumplirán cuatro años de aquella operación y desde entonces ha dedicado todo el tiempo que ha podido a preparar los exámenes de la Oferta Pública de Empleo (OPE) que a finales del pasado año convocó el Servicio Vasco de Salud, Osakidetza.

Una vez recuperada de su operación, Luisa Gómez se ve “en perfectas condiciones” para desempeñar un puesto como el de Auxiliar Administrativo al que opta en estas oposiciones. Un informe médico así lo acredita. El único inconveniente es que, según explica, “no tengo flexibilidad al bajar el cuello y si me veo obligada a forzarlo luego tengo unos dolores insoportables”. Para evitarlo, “me basta con tener una silla en la que pueda reposar la espalda y una mesa regulable en altura”.

Precisamente, eso es lo que solicitó a los responsables de la OPE de Osakidetza para poder realizar las pruebas con normalidad y sin posteriores secuelas: una silla que le permitiera reposar la espalda y una mesa regulable en altura. “Son muy fáciles de conseguir;las hay en todos los institutos”, remarca.

Sin embargo, su sorpresa fue mayúscula porque “dos días antes” del primer examen, que tuvo lugar el pasado 12 de diciembre de 2015 en el Bilbao Exhibition Centre (BEC) de Barakaldo, recibió una llamada telefónica en la que le comunicaron que su petición había sido denegada. “No me dieron ninguna explicación ni me quisieron decir quienes habían tomado esa decisión”, lamenta.

con un atril de música Tras ver rechazada su solicitud, a Luisa no le quedó otra que afrontar la primera prueba de las oposiciones “con una silla y una mesa normales”. Eso sí, “al menos me dejaron llevar un atril de música de mis hijas”, reconoce.

Pero lo del atril “no fue una buena idea”, ya que se tuvo que pasar “toda la semana siguiente en la cama, con muchos dolores y tomando una medicación mucho más alta de lo normal”.

En vista de la experiencia vivida, esta elgoibartarra decidió plantear su solicitud de manera formal. Todo ello, “para poder afrontar el resto de pruebas de la OPE en buenas condiciones”.

Así, el pasado febrero cursó su petición “en los plazos establecidos, realizando todos los trámites oficiales y presentando la documentación requerida, con los informes médicos y los certificados correspondientes”.

Sin embargo, Luisa Gómez sigue sin recibir ninguna respuesta “ni por teléfono ni por escrito”. Y eso que, asegura, “llevo un mes llamando todos los días, pero nadie me dice si este próximo sábado voy a poder realizar la prueba de euskera de las oposiciones con una silla y una mesa adaptadas a mis necesidades”. Y eso que también ha trasladado su caso a la oficina del Ararteko.

Según cuenta, “el personal de esa oficina pidió explicaciones, pero al ver que habían pasado dos meses sin una respuesta constató la comisión de una falta disciplinaria, por lo que el Ararteko emitió un requerimiento urgente”. Aún así “siguen sin obtener ninguna respuesta. Y eso que apenas quedan cuatro días para el próximo examen”.

Con una deficiencia en el sistema neuromuscular reconocida por la Diputación de Gipuzkoa, esta ciudadana reivindica “los derechos que tenemos las personas con alguna discapacidad”. Sabe que la ley les ampara y por eso recuerda las declaraciones del director de Recursos Humanos de Osakidetza, José María Armentia, que este periódico recogió el pasado 13 de diciembre. En ellas, Armentia afirmaba que la OPE del Servicio Vasco de Salud ofrece “empleo público y de calidad con la garantía de su seguridad jurídica”.

Por ello, Luisa pide a la Administración “que garantice esa seguridad jurídica y los derechos de las personas que, como yo, tienen alguna discapacidad”. El sábado tiene el próximo examen. Solo espera poder realizarlo en el ejercicio de sus derechos.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902