Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Colaboración

Necesitamos humanizar el trabajo

Por Etikarte - Lunes, 2 de Mayo de 2016 - Actualizado a las 06:15h

Los procesos que conllevan inseguridad y falta de garantías en las condiciones de trabajo, con grandes dificultades y empobrecimiento económicos para las personas que los sufren, son la cara más conocida y dura de la precariedad laboral.

Puede quizá ser considerada esta aspereza de las relaciones labores como una manifestación de la creciente insensibilidad hacia aquellos vistos como elementos pertenecientes a ámbitos que hemos convertido en meras estructuras despersonalizadas del proceso productivo.

Lo mismo que en otros aspectos de la vida social, en el mundo del trabajo las relaciones de contenido económico se han erigido en los máximos exponentes de frialdad y desapego a valoraciones de índole humana y ética, priorizándose las puramente materiales.

La presión para producir más y en menos tiempo sin mediar explicaciones, ni reconocimiento ni agradecimiento, simplemente recurriendo a la alternativa de irse al paro si no se cumple con determinadas exigencias;la presunción de culpabilidad en la comisión de un error sin dar lugar para la comunicación y rectificación dialogada;la ausencia de disculpas cuando se ha causado un daño injusto;la remisión de una carta de despido, tras años de trabajo en la misma empresa, sin una conversación personal previa, una palabra de ánimo o de esperanza, regateando unos pocos cientos de euros para llegar a un acuerdo en el juzgado antes de entrar en juicio. Son algunos de los ejemplos que ilustran la deshumanización que padecen los empleados de una empresa, especialmente los más vulnerables.

Es en el trabajo donde pasamos la mayor parte del tiempo de nuestras vidas. Hemos de tener la humanidad y la inteligencia para dar respuesta en el ámbito laboral a una de las necesidades más básicas del ser humano, nuclear en todos los órdenes en los que vive y se desarrolla, el sentirse acogido y respetado. Sin embargo, esta necesidad parece, en muchos casos, querer obviarse en el marco de la actual crisis económica dentro del llamado “mercado de trabajo”. El término parece evocar el impersonal e insensible comercio de “una mercancía” que, sin embargo, representa una de las acciones más esenciales y dignificantes de las personas: proporciona su medio de vida, construye las relaciones sociales y da cabida a la vocación.

La dimensión crucial del trabajo, en su sentido humano más profundo, no puede ser orillada por un mercantilismo que se extienda a las personas. Necesitamos movilizar las mentes para no entrar en una inercia puramente numérica de coste-beneficio, en las que se instrumentaliza e invisibiliza a los trabajadores.

La ética ha de ser el corazón de cualquier organización fuerte, también de la empresa. Estudios han puesto de manifiesto que la toma de decisiones desde esta perspectiva fomenta la moral de los trabajadores, aumenta la reputación empresarial, promueve la lealtad de los clientes y empleados, y mejora su rentabilidad. Todo ello parece más necesario que nunca en estos momentos de crisis y precarización laboral.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902