Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Volver a empezar

Solo un milagro ‘a la catalana’ puede ya evitar la repetición de las elecciones

Compromís presenta in extremis un acuerdo al PSOE con las izquierdas que Sánchez rechaza por no incluir a C’S. Esta tarde vence el plazo para presentar candidatos

Humberto Unzueta - Miércoles, 27 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Pedro Sánchez, durante su comparecencia ante los medios en el Congreso.

Pedro Sánchez, durante su comparecencia ante los medios en el Congreso.

Galería Noticia

Pedro Sánchez, durante su comparecencia ante los medios en el Congreso.

Donostia- No hubo acuerdo in extremis, pese a que Compromís lo intentó ayer con una propuesta que cogió por sorpresa a todos, también al propio rey Felipe VI, que fue el primero en conocerlo oficialmente. Por un momento se abrió una rendija a la posibilidad de lo que se bautizó como el Acuerdo del Prado, una versión revisada y disminuida del denominado acuerdo a la valenciana. Pero la propuesta cayó en saco roto y fue incapaz de eludir las líneas rojas de unos y los vetos cruzados de todos y, en consecuencia, no queda otra posibilidad que no sea la repetición de las elecciones. Solo un milagro a la catalana -el que protagonizaron Artur Mas y Carles Puigdemont: el primero se apartó casi fuera de tiempo y dejó su sitio al ahora president catalán- puede evitar ese desenlace, aunque los cuatro grandes partidos implicados en la negociación tienen de plazo hasta las cuatro de esta tarde para presentar un candidato y poner en marcha así la sesión de investidura con margen suficiente para celebrar dos plenos en el Congreso: uno, para la votación en la que se requiere una mayoría absoluta del candidato;y una segunda para la que precisa de una mayoría simple.

Contra todo pronóstico, la ronda del rey con los partidos fue todo menos tranquila y anodina. La propuesta del portavoz de Compromís, Joan Baldoví, rompió el guion establecido y disparó las expectativas sobre un posible acuerdo entre los partidos a la izquierda del PP. La propuesta de los valencianos era una versión descafeinada de la que en su día Podemos ofreció al PSOE y fue rechazada por Pedro Sánchez por sus exigencias del referéndum catalán y de un gobierno de coalición con el partido de Pablo Iglesias y el veto a Ciudadanos.

Baldoví trasladó al rey, y a los partidos implicados, un documento de tres páginas con medidas para un acuerdo entre seis partidos (PSOE, Podemos, IU y las tres confluencias territoriales de la formación morada), entre los que no aparecía Ciudadanos. Una lista de 30 recetas muy genéricas, entre las que había desaparecido alguno de los puntos infranqueables para los socialistas, como el referéndum catalán o el gobierno de coalición.

Fueron unos fuegos artificiales que deslumbraron a los interpelados pero que tras una traca final ruidosa solo ha dejado el humo que condena a elecciones el 26 de junio.

El movimiento de Compromís no tuvo finalmente más respuesta que el cruce de reproches entre las cuatro formaciones, culpándose de la responsabilidad de la repetición de los comicios. Sánchez agradeció el último esfuerzo a Compromís y arremetió contra Podemos, al que recriminó que “ha antepuesto sus sillones al cambio en este país. Nunca quiso pactar con el PSOE y ver un presidente del Gobierno socialista”.

No se quedó a la zaga Iglesias en sus críticas dirigidas al PSOE: “Creo que el señor Sánchez ha dicho demasiados noes. Dijo no a la propuesta del Gobierno de coalición. Cuando dije que me quitaba de en medio, dijo que no. Y hoy han vuelto a decir que no”. Por su parte, Rajoy señaló que es mejor que haya elecciones antes que se hubiera formado alguno de los gobiernos que ha intentado Sánchez, en estos últimos cuatro meses.

El monarca español terminó por la tarde la ronda con el presidente en funciones y constató la imposibilidad de un acuerdo, por lo que no propuso a ningún candidato para una investidura. De no mediar un acuerdo de última hora, el próximo martes firmará la disolución de las Cortes y la convocatoria de nuevas elecciones.

las claves

La formación pidió el aval de los jeltzales al enviarles por correo electrónico su propuesta de acuerdo

Donostia- Compromís también tanteó ayer al PNV para que diera su apoyo a un gobierno de cambio conformado en exclusiva por partidos de izquierdas. Fuentes jeltzales consultadas por este diario revelan que su portavoz parlamentario, Aitor Esteban, recibió ayer a las 9.20 horas de la mañana un correo electrónico que tenía como únicos destinatarios a las fuerzas de izquierda y al PNV. Cabe recordar que la suma progresista hubiera alcanzado los 161 escaños, pero quedaría por debajo de los 163 del bloque de la derecha conformado por PP y Ciudadanos, de modo que hubieran sido necesarios los votos a favor de los jeltzales en una sesión de investidura que ya no va a producirse. Cuentan con seis escaños. También serían necesarias las abstenciones de los nacionalistas catalanes. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha apelado en más de una ocasión y de manera pública al PNV como “partido sensato” que podría apoyar el cambio de izquierdas.

El correo de Compromís iba dirigido a Antonio Hernando (PSOE), Pablo Iglesias (Podemos), Xavier Domènech (En Comú), Alexandra Fernández (En Marea), Alberto Garzón (IU) y Esteban. En él, aparecía la propuesta de acuerdo en un documento adjunto, y una frase aclarando que el texto se enviaba para su consideración por parte de los receptores. No figuraban mayores acotaciones ni mensajes personalizados para el PNV, y tampoco se produjo una llamada telefónica posterior ni un contacto para recabar las impresiones jeltzales. Esteban, por su parte, decidió reservarse su valoración pública a la espera de ver qué recorrido podía tener la propuesta y si el socialismo recogía el guante. Finalmente, ha decaído y los jeltzales tienen ya poco que decir. Sin embargo, como consideración general, valoran que la redacción fuera más genérica que el pacto PSOE-C’s, que era tan pormenorizado, concreto y cerrado que no dejaba margen para realizar aportaciones de calado. El PNV hubiera estado dispuesto a hablar con los partidos de izquierda, aunque no quiere entrar a precisar si le hubiera favorecido más un gobierno con Podemos que otras opciones no tan proclives al derecho a decidir.

Los jeltzales ven cómo se han esfumado las opciones para evitar las elecciones, y se muestran críticos con la actitud de los principales partidos. El PNV negoció con los socialistas, pero no percibió receptividad ante la agenda vasca. Además, el PSOE terminó firmando un acuerdo con Ciudadanos que vetaba el derecho a decidir. En el texto de Compromís, el apartado territorial quedaba bastante más abierto y tenía una redacción más amable, con una apuesta por reformar la financiación autonómica, reconocer las deudas históricas de las comunidades autónomas, y abordar las crisis territoriales “desde una perspectiva democrática” y también con un modelo federal. - M. Vázquez


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902