Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Colaboración

‘La mirada del otro’

Por Miren Harizmendi González - Miércoles, 27 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Hace unos tuve el privilegio de poder asistir a esta iniciativa artística y pedagógica sobre el dolor causado por la violencia en nuestra sociedad, enmarcada dentro de las jornadas Sembrando convivencia, una mirada desde el arteorganizadas por la Dirección General de Paz, Convivencia y Derechos Humanos del Gobierno de Navarra.

La obra recrea un encuentro restaurativo entre un disidente y una víctima de ETA, de los trece que, por medio de un programa de mediación, se llevaron a cabo en el año 2011 en la cárcel de Nanclares de la Oca (Araba).

Primeramente quisiera destacar la profesionalidad del Grupo Proyecto 43-2., por el tema escogido (delicado donde los haya), por la exhaustiva investigación llevada a cabo de cara a recoger, de primera mano, las experiencias de los diferentes participantes y por el gran atine a la hora de sintetizar y transmitir todo lo recogido en la representación teatral La mirada del otro.

La obra refleja de manera más que acertada el camino tortuoso recorrido por un victimario y su víctima hasta conseguir poder mirarse a los ojos y reconocerse como seres humanos. La obra muestra muy claramente que no siempre resulta fácil mirar al/a otr@ (e incluso a un@ mism@) desde una perspectiva humanista. La apuesta por lo humano exige una gran dosis de valor, honestidad y generosidad. Resulta estremecedor constatar el tormento interno que ha tenido que atravesar el victimario, enfrentándose a sus propias creencias, circunstancias y a la tremenda presión de su entorno. De igual manera, llega al corazón del/a expectador/a el coraje de la víctima con el que, finalmente, decide sentarse frente a su victimario, a pesar de la oposición expresada por su propia familia.

El proceso hasta llegar a ese encuentro no está exento de dificultades y complicaciones, sobre todo internas. Resultaría más fácil y cómodo para la víctima permanecer parapetada en el victimismo, la autocompasión y la culpabilización del victimario. Habitualmente suele resultar más sencillo deshumanizar al/a enemigo/a, desproveyéndolo/a de cualquier capacidad de sentir o pensar. Lo complicado es, sin embargo, salir de esa esfera de confort y seguridad y atreverse a afrontar y traspasar el propio dolor, sin caer continuamente en el reproche y el resentimiento. El victimario, por su parte, tampoco lo tiene nada sencillo. Hace falta mucha fuerza interna para mirarse a uno/a mismo/a con honestidad y ser capaz de reconocer la crudeza del daño causado asumiendo la propia responsabilidad, sin justificaciones, sin excusas, sin florituras, sin paños calientes.

Trece victimarios/as y trece víctimas. 26 personas que han sido capaces de recorrer la senda del encuentro, cada uno/a desde su dolor, cada uno/a desde su experiencia, con sus temores y contradicciones. 26 personas que han tenido la generosidad de compartir uno de sus mayores tesoros con toda la sociedad, más allá de dudas, de críticas, prejuicios, más allá de presiones y chantajes. 26 personas que han apostado firmemente por la humanidad que llevan dentro, contra viento y marea. Mila esker a todas ellas y a todas las demás que lo han hecho posible.

En el coloquio posterior a la representación teatral, uno de los actores comentó que en muchas ocasiones los/as asistentes les ponen en cuestión el hecho de que ellos/as siendo vallisoletanos/as se dediquen a narrar unos hechos situados en Euskal Herria. A mí, durante gran parte de mi vida, por suerte o por desgracia, me ha tocado conocer muy de cerca el impacto de la mordedura rancia castellana. Es una dentellada que no deja indiferente y desgarra con fuerza. Por ello, celebro conocer personas de aquellas tierras sensibilizadas con el dolor y el sufrimiento de la violencia en todas sus vertientes. Dada la dificultad con la que aún hoy aquí nos atrevemos a abordar determinados sucesos y vivencias del pasado, tal vez, como bien apuntaba otra persona de la compañía teatral, haga falta que vengan de fuera a ayudarnos a recordar nuestra propia historia… Mila esker eta ongi etorri!

Suele resultar más sencillo deshumanizar al enemigo. Lo complicado es salir de esa esfera de confort y seguridad y atreverse a afrontar y traspasar el propio dolor, sin caer continuamente en el reproche y el resentimiento


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902