Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Ucrania recuerda los 30 años del desastre de Chernóbil con esperanza

Tres décadas después sigue construyéndose un sarcófago para el reactor

Miércoles, 27 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Varios de los primeros trabajadores que entraron en la central accidentada, se reencuentran en Chernóbil.

Galería Noticia

Varios de los primeros trabajadores que entraron en la central accidentada, se reencuentran en Chernóbil.

kiev- Ucrania conmemoró ayer 30 años del desastre de Chernóbil, el peor accidente nuclear de la historia, con homenajes a las víctimas y liquidadores y algunos signos de esperanza, como la creación de una reserva de la biosfera en la “zona de exclusión” de 30 kilómetros en torno a la central. El presidente ucraniano, Petró Poroshenko, visitó la planta atómica, situada a 120 kilómetros de Kiev, donde depositó una ofrenda floral ante el monumento a las víctimas del accidente y se dirigió a los trabajadores que llevan a cabo el programa de desmantelamiento de la instalación y construyen el nuevo sarcófago.

“Chernóbil es la mayor catástrofe nuclear provocada por el hombre. Estamos aquí para hacer todo lo posible por evitar que se repita algo similar”, declaró Poroshenko ante la gran cantera donde se está terminando el enorme arco que cubrirá el reactor número 4 siniestrado.

La explosión de aquel reactor en la madrugada del 26 de abril de 1986, que diseminó a la atmósfera 50 millones de curies en los días posteriores, obligó a evacuar a 135.000 personas de las ciudades y pueblos cercanos a la central, la llamada “zona de exclusión”.

“Es difícil de asumir, pero en una zona de diez kilómetros (alrededor de la central) nunca podrá volver a vivir gente”, afirmó Poroshenko.

Dentro de ese área se encuentra la ciudad de Pripiat, a solo tres kilómetros de la planta, que contaba con 50.000 habitantes -trabajadores de la central y sus familias- que fueron evacuados un día después dejando atrás toda su vida y sus propiedades. Sin embargo, en la ciudad de Chernóbil, a 20 kilómetros de la instalación atómica, ya viven unas 3.000 personas que han ido regresando los últimos años y trabajan en funciones administrativas relacionadas con la zona.

Poroshenko asistió a la firma por parte de Suma Chakrabarti, el presidente del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD), de un acuerdo por el que la institución concede 40 millones de euros para construir un almacén para el combustible nuclear de Chernóbil. La construcción de ese almacén es uno de los grandes proyectos relacionados con el desmantelamiento final de la planta de Chernóbil y el cese de la explotación.

De acuerdo al director general de la central atómica, Igor Gramotkin, el tercer bloque de la planta prácticamente ya no tiene el estatus de “instalación atómica” tras ser retirado el combustible nuclear, y en los próximos meses ocurrirá lo mismo con los bloques 1 y 2.

Poroshenko expresó su agradecimiento a la comunidad internacional por su contribución en estos proyectos, incluido el de la construcción del nuevo sarcófago que a finales de este año cubrirá el reactor 4 y comenzará a funcionar un año después para garantizar que no escape radiación durante al menos un siglo.

Pero el presidente ucraniano firmó además un decreto para la creación de una reserva de la biosfera dentro de la zona de exclusión.

La reserva, que se encontrará en dos distritos al noroeste de Kiev, tendrá un área de 227.000 hectáreas, y según Poroshenko supone “el primer paso importante para que vuelva a florecer el territorio contaminado por la radiación”.

La explosión, que fue causada por una cadena de errores durante un experimento en la central, contaminó vastas extensiones no solo de Ucrania, sino también de las vecinas Bielorrusia y Rusia.

Unas 50 personas murieron en los primeros días y semanas -trabajadores, bomberos y liquidadores- por las altas dosis de radiación, mientras que las víctimas directas o indirectas en los años siguientes oscilan entre los 4.000 muertos reconocidos por la ONU y los 200.000 de Greenpeace.

A las 01.23 de la madrugada del lunes, exactamente la hora en que tuvo lugar la explosión del reactor número 4, se celebraron ceremonias de recuerdo en una iglesia de Kiev y en otra en la ciudad de Slavutich.

Slavutich, situada a 50 kilómetros de la central pero fuera de la “zona de exclusión”, fue creada para acoger a algunos de los habitantes evacuados de las ciudades más afectadas, como Pripiat, así como a los trabajadores que siguen trabajando en el recinto atómico.

homenaje del kremlinEl presidente de Rusia, Vladimir Putin, rindió ayer un homenaje a los héroes y víctimas de Chernóbil, que en aquel entonces pertenecía a la Unión Soviética. “Chernóbil fue una gran lección para la humanidad, y sus consecuencias hasta hoy tienen impacto en la naturaleza y la salud de las personas”, escribía Putin en su mensaje, publicado en la página web del Kremlin.

El presidente ruso destacó que “la magnitud de la tragedia pudo ser inconmensurablemente mayor de no haber sido por el valor ejemplar y sacrificio de los bomberos, militares y médicos, que cumplieron con honor su deber profesional y ciudadano”. “Muchos de ellos sacrificaron sus vidas en aras de la salvación de de otros”, agregó. Putin recalcó que todos aquellos que participaron en la liquidación de la catástrofe en la planta nuclear de Chernóbil son considerados en Rusia, con todo derecho, “verdaderos héroes”. “Inclinamos nuestras cabezas ante la memoria de los fallecidos”, señaló. - Efe


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902