Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Janusz Chwierut Alcalde de Auschwitz-Oswiecim

“La sombra que pesa sobre mi ciudad está muy presente y la forma de sobrepasarla es mirar hacia el futuro”

El alcalde de la localidad polaca insiste en la necesidad de educar en valores para resolver gran parte de los problemas y conflictos mundiales

Una entrevista de Rubén Olveira Araujo Fotografía Oskar Martínez - Martes, 26 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:11h

Janusz Chwierut

Galería Noticia

Janusz Chwierut

Bilbao- La ciudad de Auschwitz-Ośswieęcim quiere ser, junto a Gernika, símbolo de una sociedad de valores y proyectar mediante la educación su historia “en positivo”. Tal es el motivo por el que un retoño del Árbol de Gernika se plantará en el campo de exterminio nazi y por el que Janusz Chwierut, alcalde de la localidad polaca, ha visitado estos días Gernika, su Casa de Juntas, y Bilbao.

¿Qué significa para usted estar en otra ciudad que, al igual que la suya, ha sido marcada por la historia del fascismo?

-Desde el primer momento que me propusieron conectar Auschwitz-Ośswieęcim con Gernika me pareció importante. Ambas son ciudades que simbolizan una guerra civil con consecuencias que fueron una locura. Y ahora que estoy aquí veo y siento más cercana esa conexión entre el bombardeo de Gernika y mi ciudad, que se convirtió en el escenario de uno de los más grandes delitos contra la humanidad: esos campos de concentración y de exterminio. Pero también me produce una sensación de optimismo ver cómo el símbolo del Árbol de Gernika no solo tiene significado dentro de lo ocurrido durante la Guerra Civil, sino que también es el símbolo de toda la historia de un pueblo, con toda esa fuerza proyectada en positivo, hacia el futuro.

Siendo alcalde de Auschwitz-Ośswieęcim es prácticamente obligatorio preguntarle por el holocausto y por cómo viven esa parte de su historia.

-Desde luego, la sombra que pesa sobre Auschwitz-Osświeęcim está presente, porque no ha transcurrido tanto tiempo. Esa sombra pesa mucho, pero también hay que buscar cómo sobrepasar estos acontecimientos trágicos mirando hacia el futuro. El que Auschwitz-Osświeęcim sufriera la ocupación de sus territorios para que se construyeran esos campos de muerte creo que también nos permite ser mucho más reflexivos y conscientes de la necesidad de desarrollar proyectos de educación en valores para toda la sociedad. Un ejemplo sería el Parque de la Reconciliación de Naciones, donde se plantará el retoño del Árbol de Gernika y que nos permitirá educar a los jóvenes en base a una realidad trágica pero mirando al futuro.

¿Cómo entiende otra clase de conflictos que tienen ciertas similitudes, como podría ser el de Israel-Palestina?

-Tragedias en este mundo hay muchas. Durante todo el siglo XX y lo que vamos de siglo XXI se ha sufrido mucho. Es terrible, por ejemplo, lo que está ocurriendo ahora mismo en Siria y en otras partes del mundo. Por eso insisto, y no solo como alcalde sino también como ciudadano, la necesidad de volcarnos en esa educación en valores y hacerlo desde experiencias que lleven a una madurez en los jóvenes. Hay que llevar ya no solo un mensaje de paz, sino también de consciencia.

Al hilo de Siria, ¿cómo resolver la crisis de los refugiados?

-Como alcalde yo no puedo decidir en nada de esto, pero es importante ser consciente de lo que significan las diferentes realidades y trabajar con mimo. En este caso, la mejor ayuda para los refugiados podría ser detener el conflicto sirio para que la gente no tenga que irse de sus casas. Eso es lo más grave. Y ahí es donde Europa debería esforzarse más. Al haber una simbiosis de problemas políticos, religiosos, etc., es complicado, pero lo ideal sería normalizar toda esa situación para que puedan volver a vivir en un marco democrático y en una sociedad del siglo XXI.

Por otra parte, ¿cuál es la postura que Polonia y Europa deberían tomar ante una Rusia cada vez más fuerte?

-Es un tema muy complicado. Hay mucho pasado. Somos vecinos y tenemos cosas buenas y cosas muy malas. Ahora mismo las relaciones entre Polonia y Rusia son frías, pero no hay enemistad. Rusia siempre ha tenido una ambición imperialista y ello se sigue viendo en el control del mercados del gas hacia Europa. Lo positivo sería poder llegar a una relación de colaboración comercial normalizada, pero es delicado. Sin embargo, las relaciones entre las personas son totalmente diferentes;son muy buenas.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902