Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
sociedad

Gipuzkoa mantiene en buen estado sus 276.200 calderas

Durante 2015 hubo cinco accidentes causados por estas instalaciones en el territorio

Alicia Zulueta - Domingo, 24 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:13h

Una mujer revisa la caldera de gas de un domicilio.

Una mujer revisa la caldera de gas de un domicilio. (Foto: Patxi Cascante)

Galería Noticia

Una mujer revisa la caldera de gas de un domicilio.

“En Gipuzkoa conocemos las instalaciones y las normativas y nos las tomamos muy en serio”

donostia-En Gipuzkoa hay un total de 276.200 usuarios de calderas, la gran mayoría -217.200- de Gas Natural, seguidas de 33.200 usuarios de calderas alimentadas por botellas de propano o butano y de 25.800 cuyas calderas poseen un depósito de propano, según datos de 2014 de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno Vasco. Aunque cada vez más ciudadanos deciden pasarse al Gas Natural, ya sea porque residan en viviendas de nueva construcción o porque han decidido hacer el cambio de botellas o electricidad.

Con la llegada del frío, es importante poner a punto estas instalaciones para evitar accidentes como el ocurrido el viernes 11 de marzo en Errenteria. Toda una familia, compuesta por un matrimonio y sus tres hijos, resultó intoxicada en su domicilio por la mala combustión de la caldera. Todos ellos se desmayaron y finalmente fueron trasladados al Hospital Donostia.

Además de este accidente, el primero de 2016, el año pasado ocurrieron cinco casos más en los que un total de 13 personas resultaron intoxicadas, aunque de gravedad leve. En Donostia tuvieron lugar cuatro de ellos (el 5 y el 23 de enero, el 12 de mayo y el 6 de octubre) y el último ocurrió en Irun, el 5 de junio. En los últimos diez años, según los datos ofrecidos por el Gobierno Vasco, llegaron a fallecer dos personas por una explosión de gas butano en 2012, en Arrasate.

las revisionesEstas instalaciones están sujetas a dos tipos de comprobaciones: la revisión de mantenimiento sobre su funcionamiento y rendimiento, que se efectúa al menos cada dos años, y la inspección de seguridad del aparato consumidor de gas, que tiene lugar cada cuatro años. Su incumplimiento puede dar lugar a una multa.

Alenxander Bouzas, director técnico de AZ proyectos y asesor técnico de la Asociación de Instaladores y Mantenedores de Gipuzkoa (Instagi), explica que los reglamentos de estas pruebas se dividen según la potencia de las calderas: las instalaciones de más de 70 kilovatios, que son las salas de calderas que proveen a un edificio entero o a varios, y las instalaciones de entre 5 y 70 kilovatios inclusive, que son las calderas individuales.

En aquellas individuales, puede ser un instalador o un mantenedor quien realice el mantenimiento, teniendo en cuenta las 40 actuaciones indicadas en el reglamento estatal de Instalaciones Técnicas en Edificios, y según las reglas del fabricante, que pueden variar. Los requisitos siempre son los mínimos, por lo que Bouzas recomienda un aumento de las medidas de seguridad, por ejemplo detectores de gases explosivos y tóxicos -monóxido de carbono-.

Si se encuentra algún defecto grave durante el examen, se precinta la instalación a no ser que pueda ser subsanado en ese mismo momento. En la etiqueta amarilla que suele ir adherida en un lado de la caldera, con un membrete del Gobierno Vasco, el profesional anota la fecha y un identificativo. Una vez realizado el mantenimiento, extiende un certificado que debe conservar y tener a disposición del Departamento de Desarrollo Económico y Competitividad.

El usuario, por su parte, puede realizar pequeñas acciones de mantenimiento como “la purga del radiador, que es ese aire que se genera dentro de la instalación por el desprendimiento de las burbujas del agua”, aclara Bouzas. “Pero cualquier cosa técnica tiene que ir de la mano de un mantenedor habilitado”, recalca.

Los problemas más destacados en el parque de calderas guipuzcoano suelen estar relacionados con la ventilación, pues es un “elemento delicado” que puede taponarse dando lugar a contrariedades de gravedad. Sobre todo, apunta el técnico, en las calderas de tipo B, que en la actualidad apenas se fabrican porque su cámara de combustión es abierta y puede interferir en la habitación donde esté ubicada. Otro de los puntos frágiles es la chimenea, un conducto que debe tener unas características concretas, y “si se obstruye o se dobla” puede ser peligroso.

En cuanto a las inspecciones, marcadas por el Gobierno Vasco, en el caso de las calderas individuales “se hace coincidir con el mantenimiento, para no tener que volver dos veces”, advierte. Tanto un mantenedor, como un servicio de asistencia técnica (SAT) pueden realizar la revista, que consta del análisis de combustión, la inspección de los elementos de ventilación y las posibles fugas en la conducción del gas.

Este profesional defiende que en Euskadi, y en este caso en Gipuzkoa, “conocemos las instalaciones y las normativas y nos las tomamos muy en serio”. De hecho, destaca la CAV como “referente” en el plano estatal gracias a la “profesionalidad de los trabajadores de este ámbito”.

el mantenimiento

Qué es. Es una revisión del funcionamiento y rendimiento mínimo del sistema, que se efectúa al menos cada dos años. Engloba cerca de 40 actuaciones indicadas en el reglamento estatal de Instalaciones Técnicas en Edificios. También hay que considerar las reglas del fabricante.

Quién lo hace. En el caso de las calderas individuales (las más habituales), aquellas cuya potencia se encuentra entre los 5 y los 70 kilovatios, puede hacerlo tanto un mantenedor como un instalador de calderas.

la inspección

Qué es. Es una inspección de seguridad del aparato consumidor de gas, que tiene lugar cada cuatro años, y su incumplimiento puede dar lugar a una multa del Gobierno Vasco. Se analiza la combustión, los elementos de ventilación y las posibles fugas en la conducción del gas.

Quién lo hace. Las salas de calderas (potencia superior a los 70 kilovatios) deben ser revisadas por un inspector de instalaciones térmicas. Pero las calderas individuales son examinadas por un mantenedor o un Servicio de Asistencia Técnica de la casa (SAT).


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902