Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Editorial

Tragedia humana, oscurantismo de la UE

La tardanza en confirmar el naufragio de más de 500 personas que huían de la guerra en Somalia, Sudán y Eritrea reafirma que el ‘pacto de la vergüenza’ con Turquía obliga a los refugiados a buscar rutas más largas y peligrosas

Viernes, 22 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:11h

no ha sido el naufragio que ha costado la vida a 500 personas -se trata de hombres, mujeres y niños, que huían de Somalia, Eritrea y Sudán y que habían partido de un puerto egipcio-, entre las costas de Libia e Italia, el primer naufragio trágico en el Mediterráneo, aunque sí uno de los más graves, comparable al que ocurriera hace dos años y medio en Lampedusa o hace ahora un año en Calabria. Y ha sido la primera de estas grandes tragedias en la que el silencio y el oscurantismo de las autoridades europeas ha dificultado la confirmación de la catástrofe humana. Posiblemente, porque esas mismas autoridades europeas sabían que los acuerdos entre la UE y Turquía para cerrar la ruta a Grecia están haciendo que los refugiados busquen rutas más largas y más peligrosas para llegar a Europa. Es decir, sabían que una nueva tragedia humana ocurriría en el Mediterráneo antes o después de esa decisión. De hecho, llueve sobre mojado y esa lluvia no acaba de calar conciencias en las instituciones comunitarias ni en las prioridades de los socios de la Unión Europea. La inmigración procedente de África y de países en conflicto como Libia, Irak, Afganistán, Yemen o Siria es un fenómeno para el que la UE no tiene respuestas. De hecho, al menos 22.394 inmigrantes han muerto intentando llegar a Europa desde el año 2000, y quizá otros muchos ni siquiera han llegado a ocupar un lugar en las estadísticas oficiales. Los países de la UE celebran periódicamente cumbres con la inmigración como punto relevante del orden del día, pero lo cierto es que más allá de la convicción general de los gobernantes de que la inmigración debe ser controlada en términos de utilidad, seguridad y aportación a la economía europea, Europa tiene un problema de sostenibilidad de su propio modelo de bienestar y esto se ha traducido en una insensibilidad, cuando no un rechazo, a la inmigración que ha calado en amplias capas de población. La vergüenza de las imágenes de personas ahogadas, hacinadas en campos, gaseadas y golpeadas en las fronteras o deportadas por la fuerza no es suficiente para mover una acción conjunta que debería afrontar el problema con doble criterio: paliativo en términos humanitarios y de corresponsabilidad en el desarrollo de los países de origen. Es preciso crear las condiciones de seguridad, empleo y bienestar que desmotiven a jugarse la vida en un incierto viaje. Pero los intereses económicos y políticos de la UE en esos países parecen ir en sentido contrario: inseguridad, violencia, explotación y pobreza.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902