Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
A por ellos

Los ‘papeles de Panamá’

Mikel Recalde - Jueves, 21 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Los jugadores del Eibar celebran el gol del triunfo ante un Rulli cabizbajo. Foto: Gorka Estrada

Los jugadores del Eibar celebran el gol del triunfo ante un Rulli cabizbajo. Foto: Gorka Estrada

Galería Noticia

Los jugadores del Eibar celebran el gol del triunfo ante un Rulli cabizbajo. Foto: Gorka Estrada

El relato que contaré a continuación me recuerda inevitablemente al malogrado Dani Jarque, al que conocí en categorías inferiores de la selección española. Era un gran chaval que se merece todas las muestras de cariño que cada jornada le dispensa la afición periquita. Al término de la última jornada de la Liga 2005-06, el día del agónico gol de Corominas que dio la salvación en la prolongación al Espanyol con la consiguiente explosión de alegría en las gradas, Xabier Isasa (redactor de Mundo Deportivo) y yo nos encontramos con los dos catalanes en la zona mixta. Jarque estaba aburrido de esperar al héroe y estuvo un rato charlando con nosotros. Fue sincero: "¡Qué mal lo he pasado! Me he pasado toda la segunda parte suplicándole a Xabi Prieto, al que conozco de la sub'21, para que se dejaran marcar un gol". Me acuerdo que ese día, después de ver el sufrimiento de la gente, y ya en el viaje de vuelta comenté: "Solo espero no sufrir algo así nunca con la Real". Iluso de mí, con la guadaña del descenso aguardándome a la vuelta de la esquina...
El caso es que la campaña pasada, un íntimo amigo de un jugador de peso del Granada me relató una historia que me hizo gracia al momento, pero a la que no le di excesiva importancia porque me pareció habitual y normal en este mundillo. Este futbolista le explicó que la pasada campaña el equipo nazarí se presentó en Anoeta con un pie en Segunda y sin apenas esperanzas para salvarse por tercer año consecutivo, ya que en los dos anteriores también aterrizó en Donostia en las postrimerías del campeonato y con parecidos apuros. Le volvió a tocar hacer de interlocutor para suplicar a los blanquiazules que les dejaran al menos empatar. Remarco esto, porque es importante, el Granada daba por bueno la igualada. Como es normal, los realistas hicieron oídos sordos, porque, como había manifestado incluso alguno de ellos en rueda de prensa, pese a que podía recibir críticas por ello fuera de Euskadi, preferían que se mantuviera el Eibar, donde tenían numerosos amigos.
Muchos han olvidado ya cómo fue aquel choque, porque siempre es preferible quedarse con una lectura que permita argumentar una teoría interesada. En el minuto 72, con 0-0 en el marcador, Carlos Martínez envió un balón a la cruceta con la famosa e imprevisible arma secreta que esconde su pie izquierdo. En la acción siguiente, anotó El Arabi. Como tantas otras tardes anteriores, los realistas se vinieron abajo y recibieron dos dianas más. Y perdieron su partido número decimocuarto de la pasada Liga.
Cuento esto al detalle porque yo sí me quedé sorprendido con el grado de hostilidad que manifestó una minoría de la afición del Eibar en el choque ante la Real. Reitero, fue una minoría, porque la mayoría apoyó a su equipo como debe ser, además con la intensidad que reclama y exige un duelo de rivalidad geográfica. Pero no me parece lógico que la explicación a que los blanquiazules recibieran insultos y silbidos se deba a lo sucedido la pasada campaña ante el Granada, simplemente porque no es justo.
Una mentira repetida mil veces no se convierte en verdad, por mucho que en las redes sociales circularan rumores infundados sobre una supuesta y delirante conversación de un trabajador del club granadino en la que afirmaba que Pina ya había arreglado el partido con la Real. Curiosamente el mismo Pina que le ha sacado hasta el último euro al club realista este año por su precipitada gestión para hacerse con la cesión de Oier Olazabal.
La verdad es que me da pena, porque no veo ninguna necesidad ni motivo por el que se deban enturbiar las relaciones entre Real y Eibar. Sin aludir a la importante corriente que en la villa armera tira hacia el otro lado de la A-8 y a otros precedentes azulgrana que no dejaron precisamente buen sabor en Donostia, creo que en esta vida hay que ser agradecido y en Ipurua, por mucho que, como es lógico, siempre le tengan ganas al equipo de la capital, se debería valorar mucho más todo lo que ha hecho el club txuri-urdin por ellos en sus peores momentos. La lista de favores es innumerable. El último, el permitir la salida de Ansotegi sin cobrar traspaso. Por cierto, si tienen tantas dudas, ¿por qué no le preguntan al gigante de Berriatua si se dejaron ganar y cuánto cobraron? Ah claro, que eso no interesa tanto, no vaya a desmontar semejante falacia.
La Real, que vivió una verdadera traición mucho más sangrante el año del descenso, hace tiempo que aprendió que a Segunda se baja solo por deméritos propios, que no puede responsabilizar ni buscar excusas ni cómplices a su fracaso. Esta semana he estado en una tertulia y un periodista de Eibar, al que se le fue la mano en una conversación en tono distendido, aludió a lo que presumen que sucedió en el choque ante el Granada para explicar los motivos por los que parte de Ipurua recibió mal a la Real: "Las cosas salen más tarde de lo habitual, mira ahora los papeles de Panamá". Así, como suena. Ya va siendo hora de que alguien de peso en el Eibar ponga algo de cordura y cierre una polémica cuya única explicación reside en la cantidad de partidos que pierde la Real en los últimos dos años por su escasa competencia y fiabilidad, tal y como confirmó una vez mas el pasado sábado en la villa armera. A quien corresponda.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902