Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Las dos vidas de Rubén Cuesta, un hemofílico

Es una enfermedad que afecta a 3.000 personas en todo el Estado

Lunes, 18 de Abril de 2016 - Actualizado a las 09:23h

Globos como ejemplo de sangre, en el Día Mundial de la Hemofilia.

Globos como ejemplo de sangre, en el Día Mundial de la Hemofilia. (efe)

Galería Noticia

Globos como ejemplo de sangre, en el Día Mundial de la Hemofilia.

Madrid. La vida de Rubén Cuesta cambió a los 18 años, cuando comenzó a recibir tratamiento en profilaxis para evitar las hemorragias que le producía la hemofilia que heredó de su madre. Este tipo de tratamiento preventivo le permitió olvidar ese dolor insoportable que acompañaba a cada uno de los sangrados.

La hemofilia, que afecta a unas 3.000 personas en España, es una enfermedad hereditaria que se caracteriza por un defecto de la coagulación de la sangre debido a la falta de uno de los factores que intervienen en ella y que se manifiesta por una persistencia de las hemorragias. Su incidencia es de un caso por cada 5.000 varones (la de tipo A) y de un caso por cada 30.000 varones (tipo B), según recuerda la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) con motivo del Día Mundial de la Hemofilia, que se celebró ayer 17 de abril.

Rubén Cuesta Barriuso, doctor en Fisioterapia, es un paciente con el que ha hablado Efe que lleva 32 años padeciendo esta enfermedad congénita, que conlleva un trastorno hemorrágico poco común en el que la sangre no se coagula normalmente. Un desorden hemorrágico, originado por mutaciones en el cromosoma X, que genera una disminución o la ausencia de actividad funcional de los factores ocho y nueve de coagulación, dependiendo del tipo que sea.

Él padece la A, en la que el factor ocho, de los trece que hay de coagulación, está ausente o en concentración baja. Es la más frecuente. Ocho de cada diez personas que sufren hemofilia la padecen. Hasta los 17 años, Rubén sangraba mucho en las articulaciones, sobre todo en los tobillos y en uno de sus codos, y ese tipo de hemorragias internas le ocasionaban mucho dolor y daño articular. "Un sangrado en la articulación... el dolor es terrible. Desde niño muchas veces le decía a mis padres que me cortaran el tobillo. No aguantaba ese dolor", comenta Rubén, al recordar esos momentos.

Pero esos tiempos han pasado y ahora a veces se le olvida la dolorosa experiencia: "Se te va olvidando lo que te dolía de pequeño, cuando tenía tantos sangrados". "En los dos o tres que he tenido desde los 18 años, con el tratamiento profiláctico de prevención, me he quedado pensando lo que he pasado y me he dicho madre mía, no me acordaba ya de cómo era esto", asegura. Se acordaba él y también lo vivían de cerca, aunque no lo padecieran, sus padres y su hermano, que tuvo la suerte de no heredarlo.

También sus amigos del colegio: "Es fundamental que tu círculo íntimo conozca la situación porque, si estás en el colegio y te das un golpe con cualquier cosa o tienes una caída, tienen que saber lo que te puede pasar y qué tienen que hacer". "Es algo con lo que naces cuenta y que acabas viendo con normalidad, aunque al principio no entiendes por qué te duelen y se te hinchan los tobillos por hacer cualquier cosa y a tu hermano no".


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902