Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Pugna en Iparralde por su marco institucional

Unión administrativa de las actuales diez mancomunidades, la propuesta de París ha desembocado en un inusual debate

Franck Dolosor - Lunes, 18 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:13h

Cargos electos que reclamaban una Colectividad Territorial Específica en 2013 rechazan ahora unir los 158 municipios.

Cargos electos que reclamaban una Colectividad Territorial Específica en 2013 rechazan ahora unir los 158 municipios. (F. Dolosor)

Galería Noticia

Cargos electos que reclamaban una Colectividad Territorial Específica en 2013 rechazan ahora unir los 158 municipios.

la creación de una mancomunidad única que agrupe Lapurdi, Behe Nafarroa y Zuberoa no equivale a la formación de un departamento o de una región, ni se acerca remotamente al concepto de estatuto de autonomía. La nueva entidad, que podría ver la luz en 2017, se plantea como la unión administrativa de las actuales diez mancomunidades de Iparralde. Sin embargo, esta propuesta lanzada por el Gobierno francés, que contempla por primera vez los límites históricos de los territorios vascos, ha provocado un estado de nervios poco habitual en los sectores más conservadores.

En los últimos meses los medios de comunicación, las redes sociales, los militantes y los cargos electos viven este debate histórico con una intensidad inusual al norte del Bidasoa. Los debates encendidos que se producen en los ayuntamientos, de punta a punta del territorio, derivan en ocasiones en insultos y ataques dialécticos de los que ni siquiera se libra la prensa local. Y cada bando utiliza los recursos a su disposición. La mancomunidad de Baionaldea, según denuncian políticos locales favorables al cambio, está financiando la campaña contra la modificación institucional con dinero público. Convertido en una especie de plebiscito en el que no votan los ciudadanos, sino sus representantes en los municipios, sin embargo la campaña está en la calle, de forma visible y muy fácilmente identificable: los partidarios del no despliegan cárteles en francés con un EZ en mayúsculas a modo de conclusión. Se trata de la respuesta al BAI que utiliza la plataforma Batera en su campaña totalmente bilingüe.

Las tensiones se multiplican y los ánimos se vuelven susceptibles en un debate que se ramifica en multitud de discusiones en cada pleno municipal. Por ejemplo, la concejala conservadora en Baiona Sylvie Durruty considera una amenaza contra su persona que un semanario local califique su voto en contra de la nueva mancomunidad de error. Pero también se advierten cambios de dirección curiosos. Personas que salieron a la calle en 2013 para pedir una Colectividad Territorial Específica, un concepto más ambicioso que el de una simple mancomunidad, hacen ahora campaña por el no. Es el caso del senador centrista y presidente del Consejo Departamental de Pirineos Atlánticos, Jean Jacques Lasserre, que apoyaba el cambio cuando estaba en la oposición. Tras recuperar la presidencia del departamento en 2014, prefiere que todo se quede como está y que se abra una reflexión ya que, a su juicio, faltan garantías. El líder de los conservadores Max Brisson, por otro lado, ha llegado a denunciar haber sido apartado por Nicolas Sarkozy de la secretaría general del partido en Iparralde por su posicionamiento a favor de la mancomunidad propuesta por el gobierno socialista.

Los cargos electos hostiles a la propuesta lamentan que no haya un referéndum sobre esta cuestión, junto al hecho de que los ciudadanos no puedan elegir directamente a sus representantes. Aseguran, además, que se quiere imponer una nueva entidad que no respeta la igualdad entre hombres y mujeres. Y en un país entregado a la burocracia, los detractores critican que la nueva mancomunidad complique todavía más el entramado administrativo a unos ciudadanos ya perdidos en la maraña de instituciones que forman el Consejo Departamental de Pirineos Atlánticos y el Consejo Regional de Aquitania, pese a que la nueva entidad se limitaría a unir las actuales diez entidades supramunicipales que ya conviven ya con las demás instituciones.

El debate sobre el cambio de entidad en el Ayuntamiento de Biarritz ha llegado a un punto en el que el recurso a la identidad vasca, a los antepasados y a los fueros se utilizan, si hace falta, como argumentos a favor del no. Así, los concejales se enzarzan en ver quién sabe euskera y quien tiene más abuelos vascos para reforzar sus posicionamientos. Tanto es así que un concejal, François Amigorena, ha llegado a votar en contra del plan del Gobierno que preside François Hollande argumentando que puestos a hacer un cambio, él prefiere un País Vasco al que se devuelvan los fueros que fueron suprimidos en la Revolución Francesa.

alusiones a la violencia Entre los más exaltados no faltan las alusiones a la violencia. Concejales comunistas califican la propuesta del Ejecutivo francés en distintos plenos como “asesinato de la democracia en banda organizada”;mientras el presidente de la patronal de Iparralde y concejal en Baiona, Philippe Neys, considera que se trata de un proyecto que nace para satisfacer las aspiraciones de los nacionalistas y de los nostálgicos de mayo de 1968. A su juicio crear una mancomunidad dentro de la república francesa es, ni más ni menos, dar el primer paso hacia la creación de un estado vasco. El Frente Nacional de Marine Le Pen también es hostil a la creación de una institución única en Iparralde y el exministro de Interior, Jean Pierre Chevènement, conocido por ser una de las personalidades más jacobinas en Francia, ha aprovechado una entrevista sobre el futuro de Córcega para asegurar que crear una entidad propia equivale a ceder a la presión de ETA.

Algunos detractores lamentan que la nueva entidad se base en un antiguo concepto cultural y no en la realidad económica actual que debería de englobar el sur de las Landas. El alcalde de Tarnos, por ejemplo, aboga por crear puentes y no nuevas fronteras. Pero quienes usan este argumento se olvidan de que nada impide la colaboración entre distintas instituciones y regiones vecinas. Así ocurre en la actualidad en el puerto de Baiona, cuya margen izquierda se encuentra en el Departamento de los Pirineos Atlánticos, mientras que la derecha está en Las Landas. Y esa cuestión geográfica no impide una gestión armoniosa.

Condiciones para

el cambio

A favor y en contra. El cambio institucional propuesto por París requiere dos condiciones fundamentales: la mitad de los 158 municipios tienen que votar a favor y, al mismo tiempo, tienen que representar a la mitad de los cerca de 300.000 habitantes del territorio. Un total de 57 ayuntamientos, que representan a cerca de un 50% de la población han dado su beneplácito, mientras otros 15 han optado por el no.

Otro debate


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902