Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Neure kabuz

Lo que en verdad preocupa a falta de un gobierno legítimo…

Por Jon Azua - Lunes, 18 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:13h

El presidente del Gobierno español en funciones, Mariano Rajoy

(Foto: Efe)

Galería Noticia

El presidente del Gobierno español en funciones, Mariano Rajoy

Cuando se publique este artículo, estaremos interpretando los resultados de la consulta popular de Podemos a sus seguidores inscritos, posicionándose sobre el eje de preferencia para un gobierno de la mano de un acuerdo PSOE-Ciudadanos (según su pregunta, con “Pedro y con Alberto”) o Podemos-PSOE, bajo “nuestro liderazgo”. Sea la que sea la respuesta, resultará inoperante y de escasa viabilidad ya que el uso del voto se convertirá en argumento para la decisión que la dirección de Podemos haya tomado con carácter previo y, por supuesto, volvería al punto original de partida, dependiendo de las decisiones de terceros para formar o no un gobierno.

En paralelo, los movimiento de última hora fijarán (si no lo han hecho ya) otras alianzas alternativas conformando un gobierno, o por el contrario, la convocatoria automática de nuevas elecciones a celebrar el próximo 26 de junio.

Pase lo que pase antes del 2 de mayo próximo, gobiernen o no los potenciales aliados, lo más destacable de este periodo poselectoral (desde el ya lejano 20 de diciembre), lo que en verdad ha resultado de interés, ha sido comprobar el comportamiento de los diferentes actores: desde la escasa o nula experiencia en la gestión de la complejidad y la formación de gobiernos a partir de acuerdos compartibles bien de gobernanza, legislatura o simple apoyo de investidura de los líderes de las diferentes formaciones;la teatralización y obsesión mediática obviando principios, contenidos y objetivos;el peso excesivo y prioritario de las posiciones personales y de partido respecto de los intereses generales;el divorcio entre los mensajes y proclamas electorales y los intereses por acordar casi cualquier cosa y con cualquiera;el tránsito desmemoriado del insulto y la descalificación hacia el abrazo de lo posible con el supuesto adversario político;hasta el objetivo centrado en la búsqueda de un culpable al que responsabilizar del fracaso democrático para dar paso a un nuevo ejercicio electoral. Todo un compendio de comportamientos desde un marco restringido que, lejos de facilitar soluciones, se diseñaba para profundizar en la diabólica aritmética electoral resultante el pasado diciembre.

Pero si todo lo anterior habría de ofrecer enseñanzas claves ante una nueva petición de confianza y voto en el caso de una repetición electoral, hemos podido observar algo especialmente grave de cara a futuros gobiernos en su periodo de actuación “en funciones”. Lo observado aconsejaría un auténtico cambio, inmediato, en la Ley de Gobierno y Administración, en el Reglamento del Congreso de los Diputados y en el sistema de gobernanza y toma de decisiones de la Unión Europea. Al menos estos tres importantes ámbitos de actuación, condicionantes de nuestra vida, deberían revisarse y adecuarse a potenciales periodos de desgobierno o interinidad.

Bien porque el Gobierno Rajoy llegase a verse respaldado por el Tribunal Constitucional justificando su no control por el Parlamento dado que “no les ha dado su confianza” o precisamente porque prime el sentido común que llevaría a pensar que todo gobierno -precisamente con más razón si está en funciones- ha de someterse al control legislativo y parlamentario: la relevancia de las decisiones y actuaciones de los gobiernos no pueden vivir en el limbo y facilitar el oscurantismo e irresponsabilidad demostrados.

En este espacio sin control, el Gobierno Rajoy ha hecho mucho más que obstaculizar la función del Parlamento y de las comunidades autónomas, mucho más que limitarse a “despachar asuntos ordinarios de la administración en curso”. Este gobierno ha hecho y deshecho presupuestos, ha cambiado las reglas del juego (financiación, criterios de déficit público, incumplimiento de los Tratados de la Unión…), ha recurrido (con la interpretación irresponsable y benevolente del Tribunal Constitucional) todo tipo de normativa de gobiernos y parlamentos autonómicos, ha regalado medallas y honoresa su antojo, ha indultado sin control, ha viajado representando al Estado a todo tipo de Foros y Organismos Internacionales hipotecando decisiones de futuro, ha condenado créditos país, ha movilizado fuerzas de intervención… Es decir, la mejor manera de gobernar, sin legitimidad, ni competencias para hacerlo, sin control democrático.

Cabe preguntarse, en consecuencia, si los diferentes ministros no han quedado democráticamente inhabilitados para desempeñar cargos públicos a futuro (en las últimas horas, además, para reforzar el desatino, asistimos a la rocambolesca salida-renuncia del cesado ministro en funciones Soria), si no debería modificarse la legislación vigente para garantizar un período poselectoral, transitorio, acorde con una gestión transparente y controlable, en la que el gobierno saliente (sus ministros, altos cargos y gabinetes de libre designación) ejerza sus compromisos de partido y facilite la formación del gobierno que legítimamente le apetezca sin interferir en las funciones que le corresponde. O se limitan y acatan las decisiones susceptibles de tomarse en periodo interino, se fijan los mecanismos de preconsulta y decisión, así como de control y/o se establece el cese automático de los ministros, cargos de confianza, asesores y personal de libre designación para dejar las cuestiones ordinarias en manos del alto funcionariado bajo la responsabilidad (real y exigible) del presidente y, por supuesto, se limitan determinadas decisiones esenciales en la Unión Europea cuando los gobiernos implicados están en funciones y no cuentan con el apoyo de sus parlamentos respectivos, o ha llegado el momento de entrar a fondo en la verdadera reforma de la Administración Pública y, por tanto, también, de las leyes de Gobierno.

Si adicionalmente, esta situación se da en el clima de corrupción, desgobierno, desafección y ausencia de propuestas claras sobre problemas reales, más allá de discursos y preocupaciones concretas e internas de los actores de la política público-institucional, como es el caso que nos ocupa, el resultado es, además de decepcionante y preocupante, absolutamente contrario a los intereses de la democracia, la sociedad y las propias instituciones.

¿Aprenderemos? ¿Se actuará en consecuencia o pasado el bache poselectoral se seguirá como si no hubiera pasado nada más allá de un juego teatral a la espera de nuevos protagonistas? Confiemos que en los próximos días, ya sea por el milagroso nuevo gobierno que se esté tejiendo en la sombra o bien por una nueva convocatoria electoral, los partidos políticos estén trabajando en el día después y tengan a punto una amplia batería de soluciones de aplicación inmediata que pase por derogar todo lo que han dicho que habría que eliminar de la actuación de estos últimos cuatro años, todas las nuevas iniciativas y propuestas creativas que han prometido o acordado parcialmente en el terreno de los principios… de modo que estos meses no sean perdidos. Que no nos pase como en la novela china del sueño con la prosperidad en el que “nos hayan robado los meses de la explotación creativa y positiva de la crisis”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902