Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
ACB

Ridículo rumbo a la LEB

El retabet.es gbc encaja la friolera de 121 puntos ante el valencia tras un pésimo partido del que se borró travis wear y se hunde más en el puesto de colista, casi condenado al descenso

Néstor Rodríguez Gorka Estrada - Lunes, 18 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:13h

Los jugadores del Retabet.es GBC, hundidos al término del partido ante el Valencia.

Los jugadores del Retabet.es GBC, hundidos al término del partido ante el Valencia. (Gorka Estrada)

Galería Noticia

Los jugadores del Retabet.es GBC, hundidos al término del partido ante el Valencia.

donostia- El domingo se presentaba peligroso, porque el Retabet.es GBC recibía al segundo de la tabla, el Valencia, y se medían entre sí el penúltimo y el antepenúltimo, Estudiantes y Obradoiro, pero no fue solo una jornada mala clasificatoriamente hablando, que eso ya cabía esperarse. Acabó siendo un día pésimo para el club guipuzcoano, en muchos aspectos, para rematar otra semana negra, que comenzó con la lesión de Txemi Urtasun en Sevilla y que acabó con un partido bochornoso y una paliza histórica frente al Valencia (79-121), a lo que hubo que añadir la espantada de un jugador, Travis Wear, que se negó a jugar. Peor imposible. El Gipuzkoa Basket ofreció, como equipo y como club, una imagen paupérrima. Pésima a todos los niveles. Digna de un colista hundido, sin apenas esperanzas de salvarse. Que va a la deriva. Si pone un circo, al GBC le crecen los enanos. Pero nada es casualidad. Lo que sucede en la cancha no es sino el reflejo del trabajo que se hace fuera de ella. Desde el verano, casi todo se ha hecho mal. Y eso se paga.

Empecemos por el principio, que el día fue intenso. Malo, pero intenso. Al llegar al pabellón, Travis Wear se negó a jugar al entender que con el fichaje de Taquan Dean -que es un hecho y se confirmará en las próximas horas-, él iba a ser el damnificado, ya que hay que dar de baja a un extracomunitario y el otro es Marcus Landry. Una deducción lógica, porque su nivel está siendo flojísimo últimamente, y una actitud poco profesional, difícil de justificar salvo que haya algo más porque esta es la versión del club y no la del jugador, que aún no ha ofrecido la suya y probablemente no lo hará porque ya no va a volver a entrenar con este equipo. Triste final para otro fichaje fallido, otro fichaje incomprensible y que ha estado demasiado tiempo en plantilla. En cualquier caso, una baja más, que unir a las de Urtasun y Rico y que dificultaba aún más la titánica empresa de superar al Valencia.

Tarea que pasó a convertirse en un suplicio desde el mismo salto inicial. Un ejercicio de impotencia absoluta por parte del Retabet.es GBC, tremendamente inferior en todas las facetas al Valencia. Técnica y físicamente. Pero peor que eso fue su actitud. El equipo de Porfi Fisac no defendió. Jugó sin tensión, poniendo la alfombra roja a un arrollador Valencia. La intensidad defensiva fue nula y la consecuencia, devastadora: el GBC encajó 121 puntos, más que en ningún otro partido durante sus nueve años en la ACB, y perdió por 42 puntos (79-121), su segunda derrota más abultada tras el 98-50 encajado hace ahora dos años y tres meses en el Palau, y su derrota más dura en Illunbe, mucho peor aún que el 61-94 que recibió este mismo curso ante el Real Madrid. Vaya temporada. De paliza en paliza.

Los récords negativos se acumulan en un curso insufrible, que acabará, salvo milagro en este último mes y poco de competición, con la pérdida de categoría. Porque mientras el Retabet.es GBC hacía el ridículo ante su gente, el Estudiantes ganaba al Obradoiro, lo que deja al conjunto guipuzcoano absolutamente hundido en el puesto de colista. A dos victorias más average del Obradoiro y a tres del Estudiantes, que visita Illunbe en la última jornada. Es decir, si quiere dejarlos atrás a final de temporada, deberá ganar tres partidos más que ellos en las seis últimas jornadas. O al menos tres más que Estudiantes u Obradoiro si quiere quedar penúltimo, lo que le concedería más opciones de permanencia en los despachos. Porque, un año más, ese parece el destino del Gipuzkoa Basket: salvarse en los despachos, por renuncias ajenas. Algo que el club da por bueno, sin querer ver la realidad de que cada temporada va menos gente a Illunbe y el proyecto se desmorona porque lo que quiere la afición es victorias en la cancha, no permanencias en pleno verano por maniobras en los despachos. Ayer, el club facilitó una asistencia oficial de 3.823 espectadores. Al menos la cifra está menos inflada que en otras ocasiones, quizás por el reportaje publicado por este periódico. Pero ayer no había tanta gente en las gradas. Y eso es lo más triste de todo: que ante el segundo de la ACB y con la permanencia en juego, no vayan ni 3.000 personas al pabellón. El proyecto se va a pique, pero aquí no pasa nada. Ni una voz más alta que la otra, ni atisbo de autocrítica, al menos en público. Cabe pensar que de puertas adentro sí la hacen. Esperemos.

28-48 en el minuto catorceEl equipo tampoco ayuda. Su naufragio fue total desde el 5-14 en el minuto cuatro. El Valencia, acertadísimo, no tuvo piedad frente a un rival blando, apático, que directamente se olvidó de defender. Para el equipo de Pedro Martínez fue un entrenamiento con público. Difícil de imaginar una victoria tan plácida, tan poca resistencia. Solo Marcus Landry mantenía el tipo dentro del bajísimo nivel del equipo local, que en el minuto catorce de partido ya perdía por 20 (28-48). Al descanso la desventaja era algo menor (45-60), pero lo peor vino tras el descanso. En el tercer cuarto, en lugar de apretar los dientes y al menos mostrar algo de orgullo, el GBC encajó nada más y nada menos que 36 puntos, por lo que en el minuto 30 el marcador era ya bochornoso: 66-96. A un lado, un inspirado e intenso Valencia;al otro, un GBC que aguantaba el chaparrón como podía con los destellos de Landry y los demás jugadores desaparecidos. ¿Doblas? ¿Llompart? ¿Grimau? ¿Así piensa salvarse este equipo? El nivel fue tan bajo que Fisac tuvo que dar entrada muchos minutos a Olaizola y Motos, habitualmente relegados a lo más profundo del banquillo. Pero con ellos no mejoró la imagen general, más bien empeoró. El empeño no se les puede negar, pero hay que preguntarse, de una vez por todas, si los dos guipuzcoanos tienen el nivel exigido para estar en la Liga ACB. Por cierto que en las gradas había un pasaitarra que juega bastante bien...

Lejos de maquillar el marcador, el GBC veía como la desventaja aumentaba con el paso de los minutos. De hecho, su máxima diferencia fue el +42 del final. Los taronjas metieron 21 triples y se fueron hasta los 164 de valoración. La del GBC fue de 64. Solo Landry, con 27 puntos, dio la talla. Los demás parecieron rendidos a la evidencia desde el comienzo. Lo mínimo que se puede exigir a un equipo que está jugándose la salvación cada semana es una intensidad y una lucha que ayer no aparecieron en ningún momento. Tan pésimo era el espectáculo, que el público fue abandonando las gradas y para el bocinazo final apenas habría mil y pico personas que mostraron una indiferencia total por su equipo. Ese es el ambiente.

En resumen, que la 23ª derrota de la campaña deja al Retabet.es GBC obligado a ganar cuatro o incluso cinco de los seis últimos encuentros si quiere salvarse en la cancha. Mucho tendrá que mejorar para hacerlo. Habrá que ver cuándo llega Taquan Dean, cómo le recibe un vestuario al que su marcha el año pasado no le sentó nada bien y qué puede aportar. Pero, además de Dean, son muchos los jugadores los que deben dar un paso adelante, porque con su nivel actual el equipo tiene más de pie y medio en la LEB. El próximo partido, contra el CAI en Illunbe, se presenta como otra final. Ganar serviría para mantener una tibia esperanza. Perder sería la puntilla para un equipo que se aferra más a las matemáticas que al juego para no caer a la LEB.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902