Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Quosque tandem!

El futuro de Mondragon

Por Carlos Etxeberri - Domingo, 17 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:13h

aunque pueda parecer petulante el nombramiento de Iñigo Ucin como presidente de la Corporación Mondragon no me ha sorprendido porque su perfil profesional y su actuación en el desarrollo de DanobatGroup, que se conforma dentro del grupo cooperativo como un conjunto de empresas muy cohesionado por su proximidad geográfica y por su actividad en productos y en mercados muy similares lo que ha permitido mantener muy vivos los valores del movimiento fundado por el Padre Arizmendiarrieta, hacían de él uno de los mejores candidatos para afrontar de manera decidida el Mondragon del futuro.

De hecho, responsables de la Corporación Mondragon pueden decir de las innumerables veces que desde hace más de año me he expresado a favor de que Iñigo Ucin era la persona que estaba llamada a sustituir a Javier Sotil al frente del grupo, tras la jubilación de una persona que teniendo por ese motivo acotado su plazo de actuación, ha puesto a las cooperativas en la pista de despegue para afrontar un mejor futuro, tras gestionar un año y medio de una gran zozobra provocado por la quiebra de Fagor Electrodomésticos y la recolocación de sus 2.000 trabajadores, la demanda de exsocios de esa empresa y de Edesa que reclaman 47,8 millones de euros y las aportaciones subordinadas de esta cooperativa y Eroski. Y, todo ello, en medio de la mayor crisis económica nunca conocida hasta ahora.

El nombramiento de Iñigo Ucin al frente de la Corporación Mondragon pone de relieve la estrategia que va a desarrollar el grupo en el desarrollo de sus empresas, no ya porque el actual vicepresidente de la división de Máquina-Herramienta desde la dirección general DanobatGroup haya impulsado la internacionalización y la innovación como santo y seña de esta cooperativa situándola en uno de los líderes mundiales del sector, sino porque está aplicando ya un nuevo modelo de empresa más abierto y colaborativo tanto con los clientes como con los proveedores.

Ese modelo tiene mucho que ver con el de la industria 4.0 en donde no importa tanto la explotación del producto, sino la exploración en términos de dar soluciones precisas y al instante a los diferentes problemas que genera su utilización para lo que se requiere una perfecta sintonía y una transparencia en la información a la hora de compartir datos entre fabricante y cliente.

Precisamente, la procedencia de Ucin de un sector tan competitivo e internacionalizado como es el de la máquina-herramienta va a suponer también un cambio en la gestión de la Corporación Mondragon porque hasta ahora todo se hacía a imagen y semejanza del modelo que se estaba aplicando en el Grupo Fagor, sin tener en cuenta las realidades de otras cooperativas que por su actividad y estar en otros mercados presentaban otros problemas y necesidades.

Hay que tener en cuenta que a excepción de Antonio Cancelo, que venía de la división de distribución de Eroski, todos los demás presidentes de la Corporación Mondragon, comenzando por Javier Mongelos y terminando por Txema Gisasola, han procedido de Fagor, lo que pone de relieve la gran importancia que esta empresa tuvo dentro del grupo cooperativo y, como consecuencia de ello, el tsunami psicológico y social que supuso en ese mundo su quiebra. Fagor era la joya de la corona y marcaba pedigree respecto al conjunto de las cooperativas.

También es relevante el hecho de que Iñigo Ucin no es, ni vive en Arrasate lo que le da un perfil más abierto y menos condicionado a las presiones de un entorno que puede mostrarse más coincidente en la defensa de un determinado modelo de funcionamiento del grupo cooperativo.

Ucin, que es un hombre que sabe escuchar y busca el consenso, deberá afrontar de manera decidida la nueva etapa en la que entra el grupo de Mondragon, tras superar la crisis más importante de su historia y encarar ahora el futuro desde la experiencia de no repetir los errores del pasado que pudieron tener su origen en un cooperativismo acomodado muy centrado en los derechos y poco en las obligaciones que tienen los socios-trabajadores y que también forman parte de los principios que inspiraron el movimiento impulsado por el Padre Arizmendiarrieta.

Ucin dirigirá la Corporación Mondragon después de que el congreso anual del grupo cooperativo apruebe el próximo 20 de julio las ponencias “Mondragon del futuro” y la Política Socio Empresarial para el cuatrienio 2017-2020. En esta última se fijará el desarrollo de los negocios desde la competitividad y la sostenibilidad a partir de unas determinadas estrategias vinculadas a la internacionalización, innovación y emprendizaje. De hecho, Mondragon, aparte de los sectores tradicionales como automoción o bienes de equipo, está trabajando ya en energía, sostenibilidad y ciudades inteligentes, salud, bienestar y envejecimiento y desarrollo de capital humano.

La hoja de ruta que deberá aplicar se completa también con el contenido de la ponencia “Mondragon del futuro” que, en sus tres apartados, plantea la vigencia de los valores cooperativos desde la autoexigencia y corresponsabilidad, es decir, que se aplicará un mayor nivel de control en los mecanismos de solidaridad de los fondos cooperativos que se nutren de los beneficios de sus empresas, para evitar situaciones como la de Fagor Electrodomésticos, que al final se convirtió en un saco sin fondo donde se enterró una cantidad ingente de dinero.

La nueva Mondragon tendrá una estructura organizativa diferente donde las divisiones sectoriales adquirirán un mayor dinamismo y poder, incluso se prevé la creación de nuevos grupos si las circunstancias lo requieren para responder a los retos y desafíos de la economía y la puesta en marcha de nuevos fondos e instrumentos de financiación para mejorar la capitalización de las cooperativas que, por su condición de empresas de economía social, no pueden acceder al mercado de la renta variable. Este asunto es importante, tras la mala experiencia de las aportaciones financieras subordinadas de Fagor Electrodomésticos y Eroski.

En estos cuatro años de mandato al frente de la Corporación Mondragon y que se renueva habitualmente hasta la jubilación, -a pesar de que ya hay voces que se muestran favorables a limitar la permanencia en el cargo a ocho años-, Iñigo Ucin deberá tener como reto proyectar de la mejor manera posible al conjunto de la sociedad lo que es el grupo cooperativo y los valores que defiende como es, entre otros, la redistribución de la riqueza a través de la creación de empleo. Un desconocimiento social que quedó al descubierto con la quiebra de Fagor Electrodomésticos y del que se quejaban curiosamente sus principales responsables.

No puede ser que el principal grupo empresarial de Euskadi, compuesto por 250 compañías, que emplea a 74.000 personas, de ellas el 42,9% en la CAV y Navarra, que factura 11.875 millones de euros y que genera el 3% del PIB vasco, según datos de 2014, siga practicando una política de permanente falta de proyección social como si lo que ocurriera en su seno no afectara e interesara al conjunto de los vascos. La crisis de Fagor Electrodomésticos es una clara muestra de ello y el mejor ejemplo para enmendar determinadas actitudes.

Hay que volver a reivindicar los valores que han hecho posible no solo que el movimiento cooperativo perviva tras más de 50 años de existencia y siga siendo un referente mundial, sino también el buen funcionamiento de la generalidad de las empresas que han hecho que este país haya podido superar de la mejor de las maneras posibles una crisis económica dura y profunda. Eso es lo que hizo el consejero de Bankoa-Crèdit Agricole, Juan José Etxeberria, al recibir de manos del director general de Eurogap, Enrique Larumbe, el premio con el que esta empresa reconoce su larga trayectoria profesional con motivo de la celebración del 14º Foro Eurogap Marketing, que se celebró el pasado jueves en el Kursaal de Donostia.

Etxeberria fue claro al destacar que las actuaciones y decisiones empresariales deben realizarse desde el equilibrio, centrarse en el humanismo en donde la persona es el sujeto y la coherencia entre la razón y la acción, es decir, entre el pensamiento y el discurso, desde la existencia de una consecuencia lógica. Asimismo hay que tener una actitud abierta a reconocer y aceptar las cualidades de los demás. “Cuando estos valores están en armonía se produce una sensación de serenidad, fortaleza y tranquilidad. En cambio, si se introduce una gota de corrupción, se convierte en una pócima venenosa”, dijo. Todo un consejo digno de aplicación.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902