Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Todos sufren del mismo mal

Las primarias de EEUU se acercan a Nueva York, ‘casa’ de tres de los candidatos. Un estado emblemático que es el cuarto en número de votos y en el que las encuestas encumbran tanto a Donald Trump como a Hillary Clinton

Domingo, 17 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:13h

La precampaña electoral norteamericana volverá a reanimarse esta próxima semana con las primarias de Nueva York, que generan una atención especial, no solo porque se trata de un estado emblemático en el que tres de los candidatos tienen raíces más o menos profundas, sino porque este próximo martes tan solo votarán los neoyorkinos que representan el cuarto estado del país en número de votos.

Hasta ahora, el espectaculo circense republicano ha retenido tanto la atencion, por las pataletas de Donald Trump, el fundamentalismo de Ted Cruz y el optimismo a ultranza de John Kasich, que se ha hablado mucho menos de los demócratas. Pero los dos candidatos de ese partido, a pesar de mostrarse mucho más dignos, siguen librando sus batallas para recoger la victoria final que ambos esperan recibir gracias a las divisiones de sus rivales republicanos.

En realidad, las divisiones entre la ex primera dama Hillary Clinton y su rival Bernie Sanders, senador de Vermont, son igualmente profundas por mucho que ambos traten de superarse mutuamente en la adopción de posturas cada vez más progresistas. Como si fueran un espejo de la situación republicana, Clinton y Sanders arrastran cada uno a un público entusiasta y totalmente opuesto al otro. Sanders, a pesar de sus 74 años, es el candidato de los jóvenes y de quienes desearían que Estados Unidos experimentara una transformación socialista, mientras que Clinton representa posiciones más tradicionales, por mucho que ambos arremetan con toda la fuerza de su dialéctica contra los “especuladores de Wall Street”.

Pero tanto uno como otro tienen sus propios problemas: La ex primera dama, porque no ha conseguido evitar la imagen personal negativa ante muchos norteamericanos que la consideran deshonesta y manipuladora, mientras que Sanders, por mucho entusiasmo que genere, los grupos que le apoyan no representan contingentes de voto importantes.

Por otra parte, el sistema peculiar del Partido Demócrata de asignar delegados a uno u otro candidato, por el sistema de superdelegados que no responden a los votos de las primarias, da una ventaja grande a Clinton, que tiene el apoyo de las élites del partido.

Las elecciones neoyorquinas no darán resultados sorprendentes y seguramente que tanto Donald Trump como Hillary Clinton ganarán la mayoría de los votos republicano y demócrata respectivamente, pues ambos tienen allí su base: Trump su principal residencia y sus oficinas;Clinton, como ex senadora del estado, aunque Sanders recuerde constantemente que nació y creció en Brooklin.

polarizaciónPero la carrera seguirá en otros estados y es muy posible que los demócratas mantengan la misma polarización registrada hasta ahora, con los votos divididos entre ambos candidatos. Las últimas encuestas ponían a Sanders a tan solo 2 puntos por detrás de Clinton (46 a 48%), aunque a causa del sistema de superdelegados estas cifras tengan pocas consecuencias.

Donde sí pueden reflejarse las diferencias entre ambos es en las elecciones generales de noviembre, cuando uno de los dos se enfrente a quien acabe por convertirse en candidato republicano. Irónicamente, los dos partidos sufrirán del mismo mal: sus electores están tan polarizados, que tal vez no voten por su propio partido, si no está representado por su candidato favorito.

En el caso republicano, tanto los medios informativos como los propios líderes del partido, advierten que van camino de perder en noviembre ya que si el candidato es Trump, muchos republicanos se abstendrán o incluso votarán demócrata. Esta misma situación se va perfilando para los demócratas: los seguidores de Sanders pueden sentirse tan decepcionados si su favorito pierde ante Clinton, que no participarán. Si ganase Sanders, igual harían los seguidores de Clinton, alarmados por las propuestas súper progresistas del senador de Vermont.

Para un país con la trayectoria económica de Estados Unidos, las promesas de Sanders de castigar las especulaciones bursátiles, disolver las instituciones financieras gigantescas y socializar la medicina de 330 millones de personas, no solamente espantan a los grandes empresarios, sino también a millones de pequeños inversores que tienen sus ahorros en las bolsas en las que participan tantísimos ciudadanos, y tan activamente que muchos consideran jugar a la bolsa casi un deporte nacional.

Las encuestas dan a Sanders más posibilidades que a Clinton de imponerse a cualquier candidato republicano, pero a medida que los perfiles se definen, las aguas se van enturbiando y hoy en día es tan lógico vaticinar una victoria demócrata como republicana. Es decir, que la Casa Blanca tanto podría tener como inquilino a un millonario fanfarrón, que abrir las puertas de nuevo a los Clinton...aunque esta vez Bill se convertiría en el primer “marido consorte” en la historia del país.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902