Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Pedro Ruiz ‘Showman’

“No acepto normas de un modo sumiso, pero ser libre tiene un precio”

Pedro Ruiz presenta a partir de hoy y hasta el próximo domingo su espectáculo ‘Eterno’ en la Sala BBK de Bilbao. La cita es a las 20.00 horas

Una entrevista de. Rosana Lakunza - Viernes, 15 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Pedro Ruiz, ‘Showman’.

Pedro Ruiz, ‘Showman’.

Galería Noticia

Pedro Ruiz, ‘Showman’.

bilbao- Irónico, mordaz y directo, no deja pasar la oportunidad de criticar el sistema de vida que lleva la humanidad desde sus orígenes hasta ahora. Cree que Octavio Augusto podía evadir capital a Galilea y otros, a los paraísos fiscales del siglo XXI: Panamá, Suiza, Bahamas... En medio, los ciudadanos convertidos en fallas o monigotes en manos de los políticos de turno.

¿Cómo va a ser su espectáculo en Bilbao?

-Un espejo de nosotros…

¿Un espejo roto?

“La popularidad es una limosna que los poderosos nos dan a los vanidosos para entretener a los demás”

-Es un espectáculo para aligerarnos y tener sentido de la relatividad. Para olvidarnos un poco de los periódicos y…

Diga que nos olvidemos de la televisión hombre, pero de los periódicos, no.

-Ja, ja, ja… Que tienen ustedes que comer, ¿no?

Por ejemplo.

-Quería decir de la obligación que tienen los periódicos de publicar tanto sinsentido. Es un espectáculo que nos convierte durante un rato en los protagonistas de nuestras tonterías.

“Cuanto más sencillo es uno, más libertad tiene;hay que aprenderlo pronto, pero en las escuelas no se enseña”

¿Y en qué se convertirá el espectador?

-Asistirá a una falla valenciana donde todos somos monigotes, todos somos puestos en cuestión y nos reímos de todas las tonterías, que son muchas, y al final se genera una catarsis.

¿Son los políticos de turno quienes han convertido a los ciudadanos en fallas o monigotes?

-Ellos siempre han hecho lo mismo, creo que vivimos en el día de la marmota. Si ahora mismo yo me pusiera una túnica y presentara con usted un telediario de cuarenta años antes de Cristo, estaríamos informando que se ha descubierto que Octavio Augusto tenía dinero en Galilea;trasladado a tiempo real, estaríamos hablando de Pujol. Todo se va repitiendo. Es reafirmarnos que nuestro paso por el planeta es eternamente efímero.

¿Y usted es eterno, como el título de su espectáculo?

“La libertad se aprende diciéndose a uno mismo que es un ‘morituri’ y que en el ataúd no cabe nada”

-Ja, ja, ja… Es un título que no está puesto por mí, ni por mi vida, ni por mi trayectoria. Está puesto porque el show de la humanidad siempre es el mismo.

En tiempos de Octavio Augusto el dinero podía estar en Galilea;ahora, en cualquier parte;sobre todo en Panamá. ¿Vamos a ver su nombre en estos famosos papeles?

-No, seguro que no. Absolutamente, no. Mi guerra con Hacienda fue hace 25 años cuando salí a defender a Lola Flores y a continuación me hicieron lo mismo que a ella. Fue una cuestión política que terminó archivada.

Según usted hemos asimilado la corrupción desde la antigüedad.

-La condición humana admite ese tipo de conducta, el gran cáncer de la humanidad es la ambición.

¿Siempre es mala la ambición?

-Proviene de la inseguridad, y a partir de ahí el ser humano inventa trampas para justificarse.

¡Vaya retrato que pinta de los humanos!

-También está la gente buena. Afortunadamente la hay, y es la que sostiene realmente la sociedad: el que se levanta a las 7.00 de la mañana, paga impuestos, va a la tienda o donde sea a trabajar. Los listísimos, entre comillas, hacen grandes piruetas. Solo hay que saber que un financiero es el que hace grandes planes con el dinero de los demás.

Nos están esquilmando.

-¿Qué esperaba? Esto es la vida. Desde que uno nace tiene las cartas marcadas. Solo hay dos formas de ausentarse: por la vía de muy arriba, significa saber mucho de cómo violar leyes y traspasar fronteras, o por la vía de la sabiduría, que es aislándose y hacer lo que hizo Diógenes.

¿No hay un término medio?

-Contemplar cómo pasa el río de la vanidad y la ambición al que yo pertenezco.

¿Es Pedro Ruiz vanidoso y ambicioso?

-Como todo el mundo que estamos metidos en este asunto del figurar. ¿Sabe una cosa? Cuanto más sencillo es uno, más libertad tiene. Hay que aprenderlo pronto, pero en las escuelas no se enseña.

¿Dónde se aprende esa premisa de libertad?

-En la observación de las personas que lo hacen y en el decirse todos los días a uno mismo que es un morituri y que en el ataúd no cabe nada. Ir ligero de equipaje te hace mucho más feliz y más libre. Pero eso lo dice un intoxicado como yo a otros intoxicados que posiblemente leerán el periódico.

Dale con el periódico. Está bien que lo lea la gente, ¿no cree?

-Por supuesto que sí. Es importante e interesante leer los periódicos, pero me refería a la gente que quiere tener una tablet mayor que la anterior y un montón de cosas que el sistema utiliza para intoxicarnos. Digo una cosa, informarse está muy bien.

¿Se ha sentido usted maltratado?

-No. Vivo en este planeta y el planeta tiene todo esto. Últimamente me he sentido arrinconado, pero ha sido con consciencia plena. Durante doce años estuve ausente y dedicado al cuidado de mi madre. En la primera función en Bilbao (hoy) en la Sala BBK se cumplen siete años que ella no está, me dolerá, lo sentiré mucho.

Doce años de ausencia en el mundo del espectáculo son demasiados, ¿se arrepiente?

-Ni por un segundo. Pero es cierto que son doce años de no pelear. Imagínate a Williams, del Athletic, con un pie atado a un poste, no podría regatear. Eso me pasó a mí. También está que soy de las personas que tienen bolitas negras. Llevo doce años sin poder trabajar en la televisión pública. Pero no me quejo.

¿Resignación cristiana?

-No lo llamaría así. Soy un hombre libre, tengo la vida solucionada, tengo salud. Esto va por ciclos y tengo muy claro que la popularidad es una limosna que los poderosos nos dan a los vanidosos para entretener a los demás. Aquí los que manejan el cotarro están muy por encima de Panamá. Hay cuarenta o cincuenta familias, el resto colabora con ellos.

¿Es cómodo ser incómodo?

-Por fuera no, pero por dentro mucho. Prefiero no tener ningún problema interior. Conflictos conmigo mismo tengo cero, pero conflictos exteriores, sí. Yo no acepto las normas de un modo sumiso. Ser libre tiene un precio, equivocarse tiene un precio, pero respirar sin colesterol es maravilloso.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902