Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Ana María de Izaskun Ruiz García Hija de la Primera reportera de guerra, La tolosarra Cecilia G. de Guilarte

“Mi madre era valiente y muy trabajadora. La recuerdo siempre delante de la máquina de escribir”

Dentro de la Semana Republicana, el Palacio Aranburu dedica una exposición a la tolosarra Cecilia G. de Guilarte, primera reportera de guerra. Su hija, Ana María, recuerda la figura de su madre, una mujer, ante todo, luchadora

Marta San Sebastián - Jueves, 14 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:19h

Ana María de Izaskun Ruiz García, hija de la primera reportera de guerra, la tolosarra Cecilia G. de Guilarte.

Ana María de Izaskun Ruiz García, hija de la primera reportera de guerra, la tolosarra Cecilia G. de Guilarte.

Galería Noticia

Ana María de Izaskun Ruiz García, hija de la primera reportera de guerra, la tolosarra Cecilia G. de Guilarte.

Tolosa- ¿Qué podemos ver en la exposición del Palacio Aranburu?

-En diciembre se cumplió el centenario del nacimiento de mi madre y es bonito que los tolosarras la conozcan a través de esta exposición. La gente mayor sí la recordará, porque escribió durante quince años la crítica literaria en La Voz de España, pero la gente joven no. La exposición retrata su vida en Tolosa, Madrid y México, y se pueden consultar artículos que publicó, fotografías, crónicas de guerra...

¿Bebió en casa de la ideología anarquista?

-De joven era anarquista, como su padre y sus hermanos. En su casa había mucha política y se leía mucho. Después fue cambiando hacia el republicanismo.

¿Cómo se decidió a dejar Tolosa e irse a Madrid con tan solo 18 años?

-Ella desde pequeñita tenía claro que quería ser escritora y con 17 años ya publicaba novelas cortas. Con 18 años se fue a Madrid y trabajó para Estampa, pero volvió a Tolosa porque el ambiente se estaba poniendo muy negro. Estalló la Guerra Civil y se fue con su entonces novio, mi padre, que era comandante del Batallón Disciplinario de Euskadi, a Portugalete. También fueron mis abuelos y mi tía. Se casaron en 1937 y allí cubrió para el periódico CNT Norte los frentes de Gipuzkoa, Bizkaia, Santander y Asturias. Las crónicas están recogidas en un libro que se puede ver en la exposición.

¿Vivió alguna situación dura o de riesgo?

-Tuvo la oportunidad de entrevistar en la celda al único piloto alemán derribado en tierras vascas, pero la verdad es que no era de contar batallitas. Yo he ido conociendo a mi madre por lo que he ido encontrando después.

Y llegó el exilio en México...

-Se fue con 25 años, casada y con una hija, Marina. Allí nacimos las otras dos, Esther y yo. Se dedicó a la actividad cultural desde el primer día que llegó y, en ese sentido, creo que fue mimada, porque nunca tuvo que pedir trabajo, siempre venían a buscarla. Fue profesora y directora de la revista Universidad de Sonora,e impartió clases de Historia del Arte e Historia del Teatro.

¿Fue duro el exilio?

-A veces se piensa en un exilio dorado, pero no es así. Sobre todo para las mujeres no fue fácil y muchas se dedicaron a poner pensiones, vender calcetines, tejer para almacenes... Mi madre nunca quiso irse, ni de Francia ni de España. Sin embargo, llegó a México y no le faltó trabajo. Cuando llegó a México DF sabían que llegaba una escritora y cuando llegó a la estación de tren ya le ofrecieron trabajo. Trabajó mucho como periodista, pero su verdadera vocación era ser novelista.

¿Por qué decidió volver?

-Tuvo un accidente grave y estuvo a punto de morir, y se planteó muchas cosas. A pesar de que en México se integró mucho y era muy amiga de los mexicanos, ella siempre quiso volver, porque tenía mucha nostalgia. Desde que solicitó volver hasta que se lo permitieron pasaron dos años, y llegó a Tolosa seis meses antes de que muriera su padre.

¿Cómo recuerda a su madre?

-Era valiente y muy trabajadora. Creo que no pasó un solo día de su vida sin trabajar;siempre la recuerdo sentada delante de la máquina de escribir. En muchos sitios era la única mujer y nunca tuvo problemas con los hombres. Y no era feminista, porque se hacía valer por lo que era, no por su condición de mujer.

Ahora es usted la que custodia toda su producción escrita...

-Vivo con el fantasma de mi madre. Siempre la acompañé a todos los sitios y mis hermanas decidieron que yo me hiciera cargo de toda su producción. Siempre tengo a alguien en casa consultando papeles, investigando... La gente cree que es algo bonito, pero no lo es, para mí es triste, porque la añoro mucho.

¿Cree que no ha sido suficientemente reconocida la figura de su madre?

-Ha recibido premios importantes, como el Premio Águilas y muchos otros, pero el tiempo pasa... Quizá en Tolosa sí se le debería reconocer más. Lo que sí creo es que puede ser un ejemplo a seguir para las chicas jóvenes, que crean en ellas y luchen si quieren conseguir algo.

Gipuzkoando

Su txoko guipuzcoano favorito. Tolosa, siempre me he sentido muy arropada por la gente.

Un paisaje idílico. La zona de Bidania me encanta porque tiene unos paisajes maravillosos.

Una fiesta o un evento. El Carnaval de Tolosa. Me gusta vivirlo como participante, no como espectadora.

Un monte. Uzturre.

Una playa. La de Zarautz.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902