Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

¿Ricos o pobres?

Trump dice que sin él habrá recesión pero las organizaciones financieras ven a EEUU como el país más pujante

diana negre - Lunes, 11 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Una mujer ‘sin techo’ y embarazada pide ayuda en Manhattan.

Una mujer ‘sin techo’ y embarazada pide ayuda en Manhattan. (Foto: Afp)

Galería Noticia

Una mujer ‘sin techo’ y embarazada pide ayuda en Manhattan.

Entre las promesas de un futuro brillante y las lamentaciones por las penurias económicas causadas por los rivales políticos, los norteamericanos tienen motivos más que suficientes para quejarse de la desorientación que causa la campaña electoral a la hora de prever su futuro bienestar.

Los demócratas cantan las alabanzas a la gestión del presidente Obama, al que felicitan por haber acabado la recesión de hace casi ocho años y por crear siete millones de puestos de trabajo, aunque aprovechan cualquier ocasión para advertir de la multitud de peligros que acechan al país si tiene la veleidad de cambiar el signo político. Por su parte, los republicanos no paran de señalar la incertidumbre que vive el país, la pobreza que aflige o amenaza a los sectores menos afortunados y las oportunidades perdidas para que EEUU disfrute de la riqueza que le brindan sus recursos. Es irónico que los mayores lamentos provengan del candidato republicano Donald Trump, un hombre tan rico que tiene hasta la puerta de entrada de su casa chapada en oro y que hizo su fortuna, valorada en miles de millones, a partir de una “modesta” contribución de un millón de dólares proporcionado por su padre.

Trump no solo expresa su indignación por la dura suerte de millones de sus compatriotas, sino que advierte que el país se encamina a una grave recesión... a no ser que él se convierta en el nuevo presidente.

pobreza relativaComo en tantas otras cosas, eso de la pobreza es algo relativo, tanto en comparación con otros países como en el seno de cada sociedad, así que merece la pena ver dónde se encuentra EEUU en el conjunto mundial y cuáles son las previsiones de los economistas internacionales. Y según las proyecciones de las grandes organizaciones financieras, los norteamericanos, además de ser una gran potencia económica, tienen el país de mayor pujanza del mundo en estos momentos. El año pasado, aunque la población del país representa tan solo el 4,38% del planeta, el 23% del crecimiento económico mundial correspondió a EEUU - el mayor de los últimos 12 años- y, si bien seguramente bajará en 2016, se predice un respetable 21% para este año.

Las cifras contrastan con el relativo estancamiento de otros países desarrollados como Alemania, Japón o el Reino Unido y adquieren aún mayor importancia ante el parón de naciones en vías de desarrollo que han quedado estancadas: el grupo BRIC (Brasil, Rusia, India y China), que hace tan solo un decenio se presentaban como los tigres de la coyuntura mundial, sufre un parón al que de momento no se le ve fin.

Especialmente China, que con un PSB de 11 billones de dólares está en segundo lugar del mundo tras los casi 18 billones norteamericanos, representa un peligro para el mundo desarrollado que ve disminuido su comercio, además de las pérdidas del Tercer Mundo por el desplome del precio de sus materias primas.

“empobrecimiento relativo”A pesar de la ventaja norteamericana con respecto al resto del mundo, no todo es de color de rosa. En primer lugar, porque su bonanza no es suficiente para impulsar una recuperación generalizada: “El mundo no puede depender de Estados Unidos”, asegura el secretario del Tesoro Jacob Lew, porque su motor no tiene fuerza suficiente. Y ciertamente, en los últimos 20 años, ha habido un “empobrecimiento relativo”, pues en 1998 la economía norteamericana representaba casi la mitad del crecimiento mundial, es decir, el doble que ahora.

Si hay relativamente menos ricos, no es porque sufran una desaceleración, sino porque otros han crecido y prosperado. Y esta diferencia relativa es un campo de batalla electoral, como se ve en los planteamientos de Trump, quien acusa a China, México o Japón de abusar de la generosidad de EEUU para inclinar peligrosamente la balanza comercial en su favor, o lamenta los grandes costos defensivos de alianzas como la OTAN, cubiertos principalmente desde Washington. Sus quejas no parecen muy justificadas, toda vez que las exportaciones tan solo influyen en el 12,5% de la economía norteamericana, y por ello está protegida de las crisis internacionales. Otro tanto ocurrió durante la crisis de 1999, cuando el país resultó inmune a la desaceleración de sus mercados de exportación.

Tanto los demócratas, que lamentan las estrecheces de las clases más pobres, como los republicanos, que temen por el futuro del país, parecen olvidar la ventaja de sus recursos naturales e infraestructura industrial, así como el alto nivel de vida de que disfrutan: tan solo pequeños paraísos fiscales como Lichtenstein o Mónaco tienen más coches per cápita que EEUU, el tamaño de la vivienda es en promedio casi el doble que en la Europa Occidental y lo mismo se aplica a otros indicadores de bienestar.

Pero el descontento que recogen los políticos existe y no le faltan razones: en parte, porque desde 2008 la economía apenas ha despegado y los ingresos de la clase trabajadora han retrocedido al nivel de 1995, la participación laboral es del 63% (un 5% menor), pero duele más la incertidumbre ante cambios socioeconómicos de consecuencias imprevisibles.

Lugares tradicionalmente prósperos sufren ahora un éxodo sin precedentes: en diez años, 9.000 empresas abandonaron California. Pero la situación es aún peor en Nueva York, que ha pasado de ser el estado más populoso en 1962, al cuarto lugar tras California, Texas y Florida. Es una erosión debida en parte a los jubilados que se retiran a mejores climas, pero también una consecuencia de políticas fiscales porque emigran a estados de impuestos más bajos.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902