Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
José Luis Jiménez Brea Coordinador del Grupo Vasco del Club de Roma

“La calidad no es suficiente, la única posibilidad es la innovación”

Empresas inclusivas, sistemas humanistas, creatividad e innovación. Son las apuestas de José Luis Jiménez Brea para posicionar las compañías vascas

Aner Gondra Borja Guerrero - Lunes, 11 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Jiménez Brea: “La calidad no es suficiente, la única posibilidad es la innovación”

Jiménez Brea: “La calidad no es suficiente, la única posibilidad es la innovación” (Borja Guerrero)

Galería Noticia

Jiménez Brea: “La calidad no es suficiente, la única posibilidad es la innovación”

Donostia - A José Luis Jiménez Brea (Bilbao, 1946) le persigue su currículo en el Grupo Mondragon, su trabajo como director general en Formica Española, Grupo Arteche y en el área de Transformación Empresarial de Innobasque, pero él se presenta siempre destacando entre sus logros que tiene tres hijos y cinco nietos.

¿En qué consiste una dirección humanista de las empresas?

-Es un poco por contraposición con la dirección científica, que ha buscado siempre los beneficios a corto plazo, se ha fijado mucho en los costes y en la utilización de los recursos y ha considerado a la persona como un recurso. Esto estuvo bien, porque hubo unos beneficios y un desarrollo industrial determinado. Pero en estos momentos, con los niveles de cualificación que hay y con los trabajos de menos cualificación que están siendo sustituidos por mecanismos de automatización, no tiene sentido. Y lo que sí tiene cada vez más sentido es que las personas incorporen a su trabajo la creatividad, la capacidad relacional con otras personas y su capacidad de crear grupos. En definitiva, participar en proyectos compartidos con otros para ir introduciendo continuamente innovaciones.

¿Qué país es un referente en formación en base a la innovación?

-Yo creo que los países nórdicos están haciendo un esfuerzo muy importante en esto. Suecia, Noruega, Finlandia o la propia Alemania. En la medida en que tú concibes la empresa desde un punto de vista inclusivo y participativo, quiere decir que ese conjunto de personas que participan en la empresa, participan en un proyecto común. Al participar en un proyecto común quiere decir que vuelcan su deseo para mejorar, meter innovaciones, etcétera. Esto tiene que ver mucho también con quién toma las decisiones estratégicas de la empresa. Ahí hay que llegar a ciertos consensos. Si todo el poder de decisión estratégico está únicamente en manos del capital, a veces le va a interesar vender, porque consigue una plusvalía importante e igual le preocupa mucho menos cuál es el futuro de esa empresa. Los americanos con las ESOP han avanzado mucho en cómo conseguir una participación de los trabajadores en gestión, resultados y capital de la empresa.

¿Por qué es la innovación la llave para la salida de esta crisis?

-Nosotros ya no podemos competir en costos, la calidad no es elemento suficiente para distanciarte de otros países y la única posibilidad es la innovación. La innovación es introducir continuamente mejoras que hagan difícil para los demás copiarte. Porque en la dinámica tú siempre vas a ir unos pasos por delante. Pero generar dinámicas significa unos cambios culturales importantes y, además, una cooperación entre las distintas entidades que conforman nuestra sociedad. Si fuésemos capaces de crear esa dinámica, siendo un país de dos millones y medio de habitantes, donde las administraciones están muy próximas, tendríamos un recorrido. Me envidia que en Noruega, con cinco millones de habitantes, hayan sido capaces de llegar a pactos que les han permitido desarrollarse. Finlandia llegó a un acuerdo de innovación. Llegaron a la conclusión de que la innovación es clave. Lo pactaron diferentes agentes de la sociedad civil y de la administración y lo dejaron al margen del debate político.

Hoy sufre nuestro sector del acero. ¿Están a tiempo de reaccionar recurriendo a la innovación?

-Creo que tienen que hacer un esfuerzo para adecuarse a la innovación, pero también hay un tema de masas críticas. Ahí también creo que en Euskadi tenemos que pensar un poco en crear alianzas, eurorregiones que nos permitan conseguir una masa crítica para poder abordar problemas complejos como este.

Las empresas vascas han convertido la calidad en un sello de identidad. ¿Merece la pena alejarse de la calidad para ser competitivos?

-La calidad es un mínimo. No se puede renunciar a la calidad. Lo que pasa es que ahora hay que dar el siguiente paso: calidad más innovación. ¿Qué es innovación? Fijarte en el cliente, estar cerca del cliente, ver sus necesidades, ver elementos complementarios que puedes generar, implementarlo rápidamente en la empresa y dar ese servicio. Eso es innovación.

¿Es la crisis un buen momento para cambiar políticas empresariales?

-Depende de a dónde te llegue el agua: tienes que sobrevivir como puedas. Normalmente la crisis genera una serie de esfuerzos y una serie de medidas que te optimizan un poco la marcha de la empresa. Es difícil generar cambios innovadores fuertes porque normalmente necesitan inversión y tiempo para que maduren.

Usted apuesta por organizaciones inclusivas. ¿Cómo es ese modelo?

-Hay organizaciones extractivas y organizaciones inclusivas. Una organización extractiva es aquella en la que un conjunto obtiene las plusvalías de todas las demás. Lo tradicional es que los que ponen el capital obtienen la plusvalía del trabajo, del cliente, de los proveedores, etc. Y en la empresa inclusiva todos los subconjuntos, el capital, los trabajadores, los proveedores, los clientes, el sistema financiero y la universidad se ponen de acuerdo para desarrollar ese proyecto empresarial. Normalmente son proyectos a largo plazo, rentables y que permiten el desarrollo y la supervivencia de la sociedad.

¿Cómo convencer a los sindicatos para que apuesten por este modelo?

-El sindicato empieza a ser consciente de que el modelo de la confrontación no tiene mucho sentido. Ellos lo están sintiendo con los niveles de afiliación y se dan cuenta, además, de cómo han evolucionado en otros países, que es más fácil buscar estos modelos inclusivos y participativos donde el sindicato tiene un papel de formación de su gente, de evitar abusos, de caer en empresas extractivas. Pero también tienen el problema de capacitación de sus propios cuadros y sus propios afiliados.

¿La Administración y la ley vigente posibilitan este modelo?

-No favorece. Fundamentalmente hay un concepto que es el de buscar una sociedad intermedia que agrupe todas las participaciones de los empleados para que tengan una voz única en el consejo de administración. Eso se está buscando desde Amigos de Arizmendiarrieta y estamos haciendo propuestas al Gobierno Vasco para buscar este modelo.

Usted señala que estamos en la cuarta revolución industrial con la robotización y sensorización. ¿Es compatible con este modelo?

-Totalmente. La robotización y la inteligencia artificial, a nivel de empleo, van a reducir los empleos menos cualificados. También van a generar productos de unos servicios y unas prestaciones muy superiores al producto tradicional. Eso, a su vez, va a generar un tipo de empleos con un nivel de cualificación distinto. Esto exige, desde el punto de vista técnico, como desde el punto de vista de producción y medios productivos, como desde el punto de vista de asistencia técnica y comercialización técnica, perfiles distintos que los que ha habido hasta ahora. Esto se observa ya en la máquina herramienta.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902