Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Mal último cuarto

Un tiro en el pie

el retabet.es gbc domina durante muchos minutos al sevilla, pero cae tras un mal último cuarto, víctima de su habitual fragilidad defensiva y sus errores, y se hunde más en la clasificación

Néstor Rodríguez - Lunes, 11 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Jordi Grimau, autor de quince puntos ayer, en un lance del encuentro defendido por Bamforth.

Galería Noticia

Jordi Grimau, autor de quince puntos ayer, en un lance del encuentro defendido por Bamforth.

El Retabet.es GBC dio ayer un nuevo paso hacia el abismo. Perdió en Sevilla y ganó el penúltimo, el Estudiantes, con lo que sigue colista, pero ahora más hundido: a dos victorias del equipo madrileño, a tres de la salvación que marca el Obradoiro (dos más average) y a cuatro del Manresa. Eso, a siete jornadas del final. El panorama es terrible, consecuencia de la 22ª derrota de la temporada en 27 partidos. Un balance que le llevará a la LEB salvo reacción fulminante y hundimiento de algún rival directo en el tramo final del curso. Durante muchos minutos, el conjunto de Porfi Fisac pareció capaz de salir victorioso de San Pablo y aferrarse a sus escasas opciones de permanencia, pero cayó víctima de sus propios errores en el último cuarto y también debido a la mala fortuna, personificada en Txemi Urtasun, que se tuvo que retirar con 71-69 en el marcador al hacerse daño en la muñeca izquierda. Fue la puntilla para un equipo que no supo competir a la hora de la verdad y que acabó cayendo por 86-80.

El GBC volvió a exhibir la inconsistencia y la debilidad que le han lastrado en demasiadas ocasiones esta temporada. Son ya varios los partidos a los que ha llegado con opciones al último cuarto y se ha venido abajo a la hora de la verdad. Ayer mandó casi siempre, con ventajas interesantes: 5-10 en el minuto cuatro, 35-42 en el 18, 47-52 en el 25 y 60-64 en el 32. Pero esos cuatro puntos de ventaja se quedaron en anécdota debido al hundimiento total del equipo guipuzcoano, que encajó un parcial de 20-7 para verse 80-71 abajo a falta de un minuto y medio. Obligado a una de esas reacciones épicas que casi nunca funcionan. En el momento de dar el zarpazo, lo que hizo el GBC fue darse un tiro en el pie. En el último cuarto, encajó la friolera de 29 puntos. En diez minutos. Así es imposible ganar, y menos fuera de casa. Eso obliga a un acierto enorme en ataque, que no siempre tiene el cuadro de Fisac. Y eso que ayer tuvo un día inspirado desde fuera. Pero para ganar ayer debió haber metido 87 puntos. ¿Cuántos equipos de la ACB están capacitados para hacer eso? No muchos, pero desde luego difícilmente el colista.

La irregularidad del Retabet.es GBC ya es crónica. No es capaz de dominar desde la defensa. Lograr una mayor solidez atrás era una de las prioridades de Fisac cuando tomó el banquillo donostiarra. Pero no ha conseguido el objetivo, quizás porque varios jugadores de la plantilla, caso de Llompart, Wear o Landry, por citar algunos, no son especialmente buenos en estas labores. El equipo no está sobrado de físico ni de centímetros, lo que también le penaliza en el trabajo atrás. Sufre en el rebote, aunque ayer curiosamente dominó esta faceta. Por ello, los partidos muchas veces se convierten en un peligroso intercambio de canastas. Como vivir en el alambre, donde cualquier fallo te penaliza, y más si estás siempre con el agua al cuello por una necesidad imperiosa de triunfo, tal y como le ha sucedido al GBC desde que abrió la temporada con un balance de 0-10.

hasta siete de ventajaAyer en Sevilla la táctica le funcionó durante buena parte del duelo. Los triples le entraron y tuvo la delantera casi siempre. Primero acertaron Landry, Grimau y Urtasun. En el inicio del segundo cuarto apareció Vrkic -que tan pronto mete cinco puntos seguidos como pierde dos balones, personificando esa inconsistencia general- y antes del descanso surgió, de forma inesperada, Lawrence. Tras un mes de baja, el base-escolta británico saltó a la cancha y metió ocho puntos seguidos que pusieron un 35-42 que se quedó en 39-42 al descanso. La irrupción del base sirvió para tapar un día negado de Llompart, que tras brillar una semana antes, ayer naufragó por completo. Tres puntos (con un 1/7 en tiros de campo), cuatro asistencias y dos pérdidas es el pobre bagaje del base titular. Su temporada está siendo de lo más decepcionante dentro del bajo tono general.

Nada más volver del descanso el Sevilla empató, pero de nuevo el GBC tomó la delantera, esta vez con el acierto de Grimau -un día más el mejor, aportando en distintas facetas del juego- y cuatro puntos seguidos de Doblas (47-52). Sin embargo, ahí se quedó el pívot, que dio la sensación de ser superior a sus pares pero estar desaprovechado en la cita de ayer. Lanzó dos tiros y metió los dos, pero sus compañeros apenas lo buscaron. La sensación es que el equipo de Fisac vive y muere del triple y, cuando este recurso no funciona, no tiene un plan B, como puede ser, por ejemplo, meter algún balón de vez en cuando a su capitán. Por muy bajo de forma que haya estado últimamente. La consecuencia es que el Sevilla cogió la delantera (57-56) en el minuto 30.

Se rehizo el GBC con dos acciones de Vrkic y la única canasta del día de Llompart (60-64), pero a partir de ahí llegó la debacle: un terrible parcial de 20-7 que decantó el encuentro: 80-71. Entre medias, pasaron muchas cosas, casi todas malas. Primero tres ataques seguidos fallados que significaron un parcial en contra de 8-0 (68-64). Luego una canasta de Grimau y un triple de Urtasun, que no anotaba desde el primer cuarto, poniendo el 71-69 antes de la fatídica lesión del escolta navarro.

hakanson-soluadeEl obligado cambio de Lawrence por Urtasun fue la puntilla para un GBC que ya empezaba a venirse abajo y que remató su caída con un 9-2 que remató el citado parcial de 20-7. Dos tiros fallados por el británico, una pérdida de Landry, un ataque sin tiro tras los 24 segundos permitidos... en el intercambio de canastas en el que se ha convertido cada partido del cuadro de Fisac, volvió a salir cruz. Mientras los visitantes fallaban a la hora de la verdad, los locales acertaban, especialmente sus estrellas, Nachbar y Bamforth, acompañados esta vez por el joven base Hakanson, cedido por el FC Barcelona. Sirva este jugador para hablar de nuevo de los fichajes del GBC. El 25 de enero, el club guipuzcoano anunció la cesión de Mo Soluade;dos días después, el Sevilla hizo lo propio con Ludde Hakanson. Ayer, Soluade jugó ocho minutos, con cero puntos y dos asistencias como balance, mientras que Hakanson actuó 34 minutos, aportando trece puntos y tres asistencias. Las comparaciones son odiosas.

Hubo un postrero intento de reacción gracias a dos canastas de Landry y otra de Lawrence (80-77), pero el Sevilla se puso las pilas y evitó una remontada imposible. Los errores ofensivos y la fragilidad defensiva en el último cuarto habían echado por la borda el buen trabajo anterior, con la consecuencia de casi siempre: derrota. Son ya tantas que cada día la permanencia es más y más complicada. Incluso el penúltimo puesto se aleja. Feo panorama, agravado por la lesión de Urtasun, a las puertas de una jornada muy peligrosa, con el GBC-Valencia y el Estudiantes-Obradoiro. Un partido muy difícil y un duelo directo entre penúltimo y antepenúltimo. Las opciones se agotan...


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902