Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

El Beverly Hills de Zumarraga

Si Los Ángeles tiene Beverly Hills, Zumarraga tiene Hiri Lorategia. 19 casas bifamiliares con jardines que se construyeron hace 60 años en el centro del pueblo. Un pequeño pulmón verde, al lado de Arcelor Mittal, la carretera y el ferrocarril.

Un reportaje de Asier Zaldua - Domingo, 10 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:13h

Los chalets y los jardines de Hiri Lorategia, desde el balcón de la casa de Joxe Mari Gabiria.

Los chalets y los jardines de Hiri Lorategia, desde el balcón de la casa de Joxe Mari Gabiria. (Foto: A.Z.)

Galería Noticia

Los chalets y los jardines de Hiri Lorategia, desde el balcón de la casa de Joxe Mari Gabiria.

Beverly Hills, en Los Angeles, es la urbanización de lujo por excelencia. Zumarraga también tiene un pequeño Beverly Hills: Hiri Lorategia. Esta urbanización se construyó hace casi 60 años, cuando Zumarraga estaba creciendo de la mano de la industria y se estaban edificando los primeros barrios obreros. Los 19 chalets bifamiliares y sus jardines, situados en el centro del pueblo, rodeados de bloques de viviendas y cerca de la fábrica Arcelor Mittal, la antigua GI-632 y el ferrocarril, son un pequeño pulmón verde y una alegría para la vista.

Beverly Hills es famoso por acoger las mansiones de los actores y los cantantes, pero en Zumarraga fueron vecinos de toda la vida los que tuvieron el honor de poblar Hiri Lorategia. La urbanización la impulsó el Ayuntamiento, que contó con la financiación del Instituto Nacional de la Vivienda. Según la información facilitada por el archivero municipal Antonio Prada, la construcción de las casas se adjudicó a la empresa de Martín Txurruka Egurrola por 3,2 millones de pesetas (19 casas bifamiliares por 3,2 millones de pesetas, se cuenta y no se cree). Los chalets los diseñó el arquitecto municipal: José Antonio Ponte.

Una de las parejas jóvenes que se trasladó allí fue la formada por Keperin Etxeberria y Tere Muguruza. “Mi marido trabajaba en la empresa Riza, que entonces tenía su taller aquí mismo: en la calle Urdaneta. Por eso decidimos venir aquí”.

Un barrizal Muguruza añade que se trasladaron a Hiri Lorategia o Ciudad Jardín en septiembre de 1958, al poco de casarse. “Nos casamos en 1957 y durante un año vivimos en Urretxu. Les costó mucho acabar la urbanización. Se hicieron todas las casas a la vez y al principio eran como chabolas. Les llamaban cajas de cerillas. Había huertas y había que pisar encima de las piedras para no ensuciarse con el barro”.

Ella y sus hijas Amaia y Miren comentan que los vecinos han invertido mucho dinero en sus casas, hasta darle al barrio el aspecto tan bonito que tiene hoy en día. “Al poco de venir a vivir aquí compré un mueble y el chico que vino a traérmelo me dijo que tendríamos problemas, pues él había trabajado en la construcción de estas casas y sabía que estaban mal hechas”. Como bien dice su hija Miren, a aquel joven quizá no le habían pagado por el trabajo realizado y estaba un poco resentido.

Los vecinos, además de ir adecentando las casas, se hicieron con los terrenos colindantes y los convirtieron en jardines. “Las casas las hizo el Ayuntamiento y un trabajador municipal, Mariano Gabilondo, solía venir a cobrarnos la mensualidad. Tuvimos problemas, pues no estaba claro si los terrenos colindantes eran de propiedad pública o privada. A los años, se determinó que el terreno era de propiedad privada y se distribuyó entre los vecinos. Costó mucho organizar esto. Al principio todo era abierto y luego se delimitó. Además, hemos tenido que instalar la calefacción, colocar aislantes...”.

Comidas al aire libre Tere y sus hijas dicen que han sido muy felices en Hiri Lorategia. “Casi todos los que vinieron aquí eran matrimonios jóvenes, por lo que esto se llenó de niños. Las puertas de las casas estaban abiertas e íbamos de una a otra”. Además, ellas tuvieron la suerte de compartir chalet con sus primos, pues su tío Joxemari compró la vivienda contigua a la suya. “La de comidas y cenas que hemos hecho en el jardín...”, rememoran. “Siempre hemos sido una piña”, añade su madre.

Consideran que es un sitio “fabuloso” para vivir. “Estamos orgullosas de ser de Ciudad Jardín. Cuando vinimos a vivir aquí, parecía que esta zona estaba alejada del centro. Después el pueblo creció y este se ha convertido en un lugar céntrico. Tener un chalet en el centro del pueblo es un lujo”, reconocen las dos hermanas. “Cuando hemos ido de vacaciones a algún pisito, he acabado deseando volver a casa. Mejor que esto no hay nada”, añade su madre.

Los jóvenes del barrio En la mayoría de las casas siguen viviendo las mismas familias que al principio, pero a algunas se han trasladado parejas jóvenes. Por ejemplo, la formada por Miren Arboníes y Ekain Aseginolaza. Viven en Hiri Lorategia desde enero de 2015 y ella dice que están encantados. “En invierno no podemos aprovechar mucho todo lo que ofrece la casa, pero en verano sí lo hicimos: pusimos una pequeña huerta y pasamos muchas horas al aire libre. Siempre he querido vivir en una casa con un pequeño terreno, en contacto con la tierra, y lo hemos conseguido”.

Son la envidia de los vecinos de la zona. Joxe Mari Gabiria vive en el número 15 de la calle Urdaneta y desde su balcón tiene una vista privilegiada de Hiri Lorategia. “Esas casas y esos jardines tan bonitos son un lujo, sobre todo para los propietarios, pero también para el resto de los zumarragarras. En los jardines de Hiri Lorategia hay robles, pájaros que alegran nuestros oídos con sus cantos... Hace poco salí al balcón a fumar el último cigarro del día y fui testigo de los juegos amorosos de dos gatos. Poder ver algo así desde el balcón de casa es un lujo. Además, en Hiri Lorategia hay un poco de oxígeno y a Zumarraga no le viene nada mal”, comenta.

Gabiria reconoce que le da un poco de envidia no poder disfrutar de Hiri Lorategia desde dentro. “Algunos propietarios han fallecido y están viniendo parejas jóvenes al barrio. Lo hacen encantados, claro. Están renovando las casas, algunos han construido garajes...”, explica.

Nada de zafiedades Por cierto, quizá alguna de estas parejas jóvenes no sepa todavía que en Hiri Lorategia está prohibido tender la ropa en los lugares que se ven desde la calle. La ropa tendida no puede estar a la vista de todo el mundo. Es una de las condiciones que puso el Ayuntamiento de Zumarraga a los compradores de las casas. ¿O es que alguien se imagina a los ilustres vecinos de Beverly Hills tendiendo la ropa en el balcón de la fachada principal de sus mansiones? Seguro que los criados de Victoria Beckham lo tienen terminantemente prohibido.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902