Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
‘‘Julieta’

Malditos silencios

Con su película número 20, Almodóvar regresa al universo femenino

ADRIANA UGARTE, EN SU JUVENTUD, Y EMMA SUÁREZ, EN SU EDAD MADURA, DAN VIDA A LA PROTAGONISTA DE ESTE DRAMA SECO Y SIN CONCESIONES AL HUMOR sobre LA CULPA

Julen Urmanol - Viernes, 8 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:13h

Almodóvar apuesta por dos actrices distintas, Emma Suárez y Adriana Ugarte, para interpretar a un mismo personaje: Julieta.

Almodóvar apuesta por dos actrices distintas, Emma Suárez y Adriana Ugarte, para interpretar a un mismo personaje: Julieta.

Galería Noticia

Almodóvar apuesta por dos actrices distintas, Emma Suárez y Adriana Ugarte, para interpretar a un mismo personaje: Julieta.

Almodóvar ha regresado al universo femeninoy a uno de sus temas estrellas, la familia, pero lo ha hecho con un enfoque totalmente nuevo. De una manera dramática, sin rastro de humor, con una historia contenida, dura y libre de excesos que conmociona, Julieta, el nuevo trabajo de Pedro Almodóvar, habla del destino inevitable, del complejo de culpa y de ese misterio insondable que nos hace abandonar a las personas que amamos, borrándolas de nuestra vida como si nunca hubieran significado nada. Y del dolor que ese abandono provoca en la víctima.

Basada en tres relatos de la escritora canadiense Alice Munro, la película narra 30 años de la vida de la protagonista, desde el año 1985 hasta 2015. O lo que es lo mismo, desde la mejor época de la vida de Julieta hasta su vida actual, una catástrofe sin solución que solo un milagro podrá salvar. Adriana Ugarte, en su juventud, y Emma Suárez, en su edad madura, interpretan al personaje central de este filme en el que Almodóvar se ha rodeado de rostros nuevos, como las propias protagonistas o el coro de secundarios que las acompañan (Inma Cuesta, Michelle Jenner, Daniel Grao o Nathalie Poza).

Tampoco faltan caras conocidas como la de Rossy de Palma, Darío Grandinetti o Susi Sánchez. “El universo femenino me parece inagotable. Yo me siento más cómodo cuando escribo sobre ellas, aunque cómodo no es la palabra exacta, porque cuando escribes nunca lo estás, estás muy solo cuando haces un guion. Sigue pareciéndome lleno de misterio y fascinante, así que creo que seguiré escribiendo para ellas”, señala el cineasta manchego.

agónico peso de la culpa Tomando como eje la maternidad, y en concreto, el abandono que sufre una madre por su hija, Almodóvar explora una serie de emociones, como el dolor, la soledad y la culpa, que, a pesar de su contención, dejan un poso profundo en el espectador. “Naturalmente si a una madre le abandona la hija tiene que preguntarse qué ha hecho. Pero a mí se me ha colado una culpa que pertenece a una educación distinta a las del personaje de Julieta, que es una mujer muy laica. Yo tuve una educación católica, de salesianos, y cuando salí del colegio me la quité. Y, sin embargo, reconozco que algo queda de ese sentimiento de culpa. Esa idea puramente judeocristiana ha contagiado al personaje y su gran drama”.

También el silencio está presente en Julieta. Porque buena parte del dolor que sufre su protagonista tiene que ver con el silencio que utiliza para afrontar los golpes más duros de su vida y que le sumergen en un pozo lleno de oscuridad. De hecho, el título inicial de la película iba a serSilencio, pero nada más conocer que Martin Scorsese iba a estrenar un largometraje con el mismo título el mismo año, decidió cambiarlo para evitar equívocos futuros.

El giro al drama seco y profundo se refleja en la estética del filme. La paleta de colores que lo acompañan es distinta a la que se muestran en sus anteriores trabajos. Aunque sigue inclinándose por tonos contrastados y vivos, en Julieta el amarillo es el color predominante y, por primera vez, el blanco se cuela en la pantalla. “Cuando el personaje decide irse para cortar con la memoria de la hija, se encuentra en un local impersonal en el que, por primera vez en mi filmografía, aparece el blanco, lo que habla de falta de actitud, de ausencia de detalles que implican una ausencia aún mayor”.

Es, además, la película más viajera de Almodóvar, ya que su acción se desarrolla en Madrid, Sevilla, Galicia y el Pirineo aragonés.

Donde no ha habido novedades ha sido en la presencia de cameos, una práctica a la que nos tiene acostumbrados el realizador. En esta ocasión, los elegidos han sido David Delfín, Bimba Bosé y su chico, Charli Centa, y una desenfocada Elena Benarroch, que da vida a una asistenta. En este selecto grupo de “amigos actores” tampoco podían faltar su hermano, Agustín Almodóvar, o su mano derecha, la directora de producción Esther García.

La banda sonora lleva la firma del compositor donostiarra Alberto Iglesias, otro habitual en el equipo de Almodóvar que puede presumir de haber trabajado en diez ocasiones con él.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902