Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
politika

Las discrepancias dejan en el aire la ponencia del estatus

Los partidos la convocarán solo si pactan las bases en reuniones a dos, pero PSE y PP no ven opciones

Míriam Vázquez - Jueves, 7 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:11h

Donostia- Los partidos ya habían llegado a la conclusión de que en esta legislatura no daría tiempo a escribir el articulado completo del nuevo estatus de autogobierno para Euskadi. Pero ahora comienzan a tomar conciencia de la dificultad que entrañará acordar siquiera unas bases mínimas para ir cimentando el debate. Las posturas están tan alejadas que quizás no dé tiempo a cerrar un mínimo común denominador antes de convocar las elecciones vascas, en principio previstas para octubre pero pendientes de una eventual repetición de los comicios en el Estado. Ese clima preelectoral, además, se presenta poco propicio para el pacto. El PNV intentará consensuar unas bases, y vuelve a proponer ir desbrozando el camino en reuniones a dos, al margen de la ponencia, que solo se volverá a convocar si dos o más partidos logran alumbrar un documento que quieran someter a la consideración del resto. A pesar de la voluntad de los jeltzales, el balance es por ahora limitado. Solo se han reunido con EH Bildu, y el socialismo parece subir el listón asegurando que los jeltzales pretenden traspasar los límites de la legalidad. Dicen que no han sido convocados a ningún encuentro bilateral. Con esos mimbres, podría darse el caso de que la ponencia no vuelva a reunirse antes de los comicios.

Aunque las propuestas de cada partido sobre el nuevo estatus son conocidas, la ponencia continuó ayer con los trámites y presentó la última que quedaba pendiente, la del PNV. A partir de ahí, los partidos estaban llamados a imprimir velocidad al debate comenzando a buscar puntos en común. El PNV cree que hay margen para llegar a un acuerdo, aunque admite que será difícil en un tiempo marcado por la incertidumbre estatal y con elecciones en el horizonte. “Nos quedan meses por delante, y el PNV pondrá todo de su parte para que esos contactos fructifiquen en un acuerdo de mínimos. Sabemos de las complejidades del momento, de las incertidumbres que hay en la gobernabilidad en el Estado, pero seguiremos empeñados en ese trabajo”, dijo la coordinadora de la ponencia, la jeltzale Jone Berriozabal.

El problema radica en que las posiciones están muy enfrentadas y ya hay partidos, como el PSE, que no ven opciones de pacto en esta legislatura. La otra pata con la que pretendía sujetar el acuerdo el PNV, EH Bildu, está inmerso en su proceso de debate interno y en algunas comparecencias se muestra más flexible, y en otras aboga por la independencia unilateral. Todo apunta a que el debate quedará pendiente para la próxima legislatura, con un gobierno español ya afincado en Madrid, y con una nueva fuerza en el Parlamento Vasco, Podemos, que defiende el derecho a decidir.

las posicionesAunque el PNV recalca su apuesta por las vías legales y puntualiza que no está planteando la independencia, fuentes socialistas consultadas por este diario ven en su documento elementos que “exceden el respeto a la legalidad”. Creen que no busca desarrollar el autogobierno, sino directamente superar el marco y tomar como enganche los derechos históricos, partiendo de cero. Isabel Celaá llegó a decir que el documento le “trae a la memoria el Plan Ibarretxe”, una comparación que suelen utilizar los constitucionalistas para avisar al PNV de que no tiene nada que hacer y está pinchando en hueso. A su juicio, los jeltzales plantean el derecho a decidir “como eufemismo del derecho a la autodeterminación”.

El PNV pide que Euskadi cuente con un ámbito de acción exclusiva, sin intromisiones del Estado, en un amplio catálogo de materias económicas y sociales. Quiere que sea reconocida como nación, y que el estatus pueda ser sometido a consulta entre la ciudadanía vasca antes de pasar por el Congreso para reflejar su apoyo social y obligar al Estado a negociar. El PSE coincide en que Euskadi debe gestionar las competencias que le encomienda el Estatuto, pero discrepa al bajar a la letra pequeña y concretar hasta dónde abarca cada una. No comparte tampoco el derecho a decidir. Desde el PP, Borja Sémper sentenció que la ponencia “está muerta”. “Las posiciones son las conocidas, y el debate es el mismo que hace décadas”, dijo.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902