Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Postales desde Aia

Mikel Landa emerge en la vuelta al país vasco, tal como hizo el pasado año: “ojalá este año se me dé tan bien”

Un reportaje de C. Ortuzar - Miércoles, 6 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Uno de los masajistas del Sky celebra con Mikel Landa el triunfo.

Uno de los masajistas del Sky celebra con Mikel Landa el triunfo.

Galería Noticia

Uno de los masajistas del Sky celebra con Mikel Landa el triunfo.

Muchas lunas atrás, todas las que caben en un año, Mikel Landa encontró la paz en una subida despiadada, en una aguja de brea. En Aia, el alto que es tan vertical que en Nueva York hubiera nacido rascacielos, el ciclista alavés se acodó en el gozo, en el alivio. Al fin ciclista. Vencedor en una cuesta cuyo nombre es un onomatopeya del dolor de piernas: Aia. Allí, en la Vuelta al País Vasco, Mikel Landa encapsuló un invierno redactado por la enfermedad. Citomegalovirus. Una palabra extraña que noqueó al alavés y le sumió en las dudas. Landa recompuso el puzle de su figuro. Desde Aia desató un año magnífico, estupendo en el Giro, donde cosió dos etapas a su pechera y cató el podio de Milán. Más tarde envolvió con papel de regalo la Vuelta a España que reposa en el estantería de Aru.

Aquel prodigioso año le lanzó al estrellato. El Sky, el equipo, que colecciona luminarias, lo pegó a su álbum de cromos. Su estreno en el equipo británico, sin embargo, resultó trompicado, nuevamente laminado por un físico que padeció los rigores del invierno. Las defensas bajas doblegaron a Mikel durante semanas y le desenfocaron el calendario. Tuvo que resetear. Volver a empezar. Déja vù. De nuevo en 2015, aunque el almanaque vibraba en 2016. El organismo le negó hasta que le dio un respiro y Landa se levantó de un respingo. Tiene facilidad en coger la forma. Eso le destaca. Amaneció Landa en la Settimana Coppi e Bartali el 24 de marzo. Cuatro días de competición. En Italia se mostró. En Garrastatxu, demostró.

“Muy feliz”Ganador y líder. El material de los sueños. “Es muy bonito. Nunca en mis sueños más salvajes hubiera pensado que podría ganar hoy (por ayer)”, dijo Mikel Landa, que reconoció estar “muy feliz” en la azotea de Baranbio, una subida próxima a su hogar en Murgia. Esa circunstancia, el conocimiento exacto del puerto, empujó aún más al alavés en su camino a la gloria. “Estaba muy cerca de mi casa, a sólo 15 kilómetros, y la conozco muy bien. Eso me ayudó a conseguir la victoria”, describió Mikel Landa, guardián del liderato en el Sky, que se encuentra en una situación inmejorable. “Sergio y yo estamos primero y tercero después de la primera etapa de montaña que es muy importante y eso es una gran motivación para nosotros. Vamos a luchar por la victoria en la general”, cerró Mikel Landa, que se retrató en Garrastatxu. Foto para el recuerdo y postales desde Aia.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902