Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Gizartea

“Era una persona mayor, pero sientes que te lo han quitado”

jon tejería, ordiziarra de 43 años, sufrió la pérdida de su suegro en 2010, quien fue atropellado por un vecino. ahora, cuenta su experiencia para concienciar

Un reportaje de Alicia Zulueta. Fotografía Ainara Garcia - Martes, 5 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:09h

A raíz de la experiencia, como afectados por un accidente de tráfico, Jon Tejería y su cuñada se unieron a la asociación Stop Accidentes

Galería Noticia

A raíz de la experiencia, como afectados por un accidente de tráfico, Jon Tejería y su cuñada se unieron a la asociación Stop Accidentes

al ordiziarra Jon Tejería y a su familia les arrebataron a un familiar, un acontecimiento que cambió sus vidas. El accidente fue el día de Santa Lucía, 13 de septiembre de 2010. “Mis cuñados viven en Urretxu, que es donde se celebra la fiesta, y solemos ir allí a comer. Hacia las 19.30 bajamos a Ordizia y fui a llevar a mis suegros su casa”, recuerda. Cuando su suegro, Miguel, bajó del coche para ir al garaje, vino un vehículo de frente y lo atropelló. “Mi suegra estaba sentada detrás, con mi hija, que entonces tenía 8 meses”, completa.

Ocurrió en un barrio pequeño, de dos o tres calles, en el que suele haber txikiteros y niños por los alrededores. Se trata de una zona “en la que tienes que ir despacio porque siempre hay gente”, explica, y el límite de velocidad son 30 kilómetros por hora. “Cuando mi suegro se bajó, giré a la derecha y vimos un coche que venía de frente”, menciona. En ese momento, vio cómo el vehículo, que iba a 70 por hora, se ladeó al dar la curva, y lo comentó con su suegra. “No relacioné que mi suegro estaba cruzando. Cuando oímos el frenazo ya sabíamos lo que había pasado”, se apena.

El conductor, de 28 años en aquel momento, no paró y continuó su marcha. Y Miguel falleció al día siguiente. Su muerte atrajo una vorágine de consternación para esta familia. “Era una persona mayor, pero tienes la sensación de que te lo han quitado”, revela. Tenía 70 años, pero estaba lleno de vitalidad. Superó un cáncer de colon, y andaba todos los días en bicicleta.

Además del exceso de velocidad del conductor, iba sin seguro, los neumáticos del coche eran distintos, y estaba de baja laboral porque había tenido un accidente en una mano. Jon opina que estando lesionado “debería tener todavía más precaución”. Cuando llamó a su mujer para contarle la pésima noticia, ella le preguntó si era un coche verde oscuro. Efectivamente, se trataba “del típico del barrio” conocido por conducir de esa forma.

“Para nosotros no es un accidente. Porque en esas condiciones tienes todas las papeletas para tener un accidente o provocar uno”, lamenta y lo considera “homicidio por imprudencia”. Además, que fuera un vecino fue un hecho “bastante sangrante” porque a día de hoy, apenas se ha disculpado. De hecho, tuvieron algún encontronazo en Ordizia. Su suegra necesitó sesiones de electroshock, y su mujer y su cuñada acudieron a terapia durante más de dos años.

Cuando sucedió el accidente, la familia se puso en contacto con la asociación Stop Accidentes, que les orientó para denunciar. “En esas situaciones tienes muy poco tiempo, unos 15 días para hacer todo y no estás para esas cosas”, apunta. Así que la asociación les ayudó a preparar el juicio, pues según aclara Jon, “la víctima tiene menos tiempo que el acusado, que puede tener meses para prepararlo”.

EL JUICIO"Salió muy barato"

Concienciar en Stop Accidentes

El juicio comenzó cuatro años después, en 2014, y la sentencia salió el año pasado. Por un lado, tuvo una sanción administrativa por las diversas multas. Las tres mujeres de la familia pidieron una orden de alejamiento a causa de “la poca sensibilidad” del conductor, y consiguieron cinco años a una distancia mínima de 300 metros. La tercera parte de la pena fueron 20 meses de cárcel, pero les pareció “muy barato” y que el culpable salió “bastante bien parado”. El individuo finalmente volvió a su país de origen, Ecuador, lo que permitió “pasar página” a esta familia. Por fin, este año han vuelto a celebrar el día de Santa Lucía y ya recuerdan los momentos felices cuando piensan en Miguel, y no el accidente.

A raíz de esta trágica experiencia, tanto Jon como su cuñada se hicieron socios de Stop Accidentes. Él es el secretario general de la CAV, donde hay unos 40 socios, y ella la delegada de Gipuzkoa. Es una asociación de víctimas de accidentes de tráfico, mayoritariamente de fallecidos. Aparte del apoyo que ofrece, el objetivo principal es concienciar para que los accidentes se reduzcan hasta cero. Se reúnen con delegaciones de tráfico, con jueces y políticos. Desde hace dos años, “suelo ir al juzgado de Donostia a dar charlas a la gente que tiene el carné retirado”, cuenta Jon y destaca que son una media de 70 personas al año en el territorio. Él les plantea su caso y las consecuencias que quedan. Y hace lo mismo con ertzainas, médicos, agentes municipales y en colegios. “Todos hemos oído: Que sea la última vez”, apunta Jon, que intenta transmitir a los ertzainas que “con una es suficiente”.

En los centros educativos, recrean un accidente y muestran imágenes de siniestros a jóvenes de entre 16 y 18 años, que están en la edad de empezar conducir motos y coches. Además, todos los agentes que toman parte de un accidente ofrecen su versión, desde un sanitario, un bombero, un ertzaina, un médico de lesionados medulares, y una persona que se ha quedado en silla de ruedas, explica.

Desde Stop Accidentes intentan poner “las mayores trabas para que no haya accidentes”, porque un siniestro “no termina con el fallecido, quedan más víctimas”, sentencia.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902