Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Crítica

Justos premiados

Por Asier Vallejo Ugarte - Lunes, 4 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:16h

los ICMA (International Classical Music Awards), los premios más importantes que se conceden en el mundo de la música clásica, celebraron el viernes su concierto de gala en Donostia con la Sinfónica de Euskadi -dirigida por su titular, Jun Märkl- como anfitriona y la participación de los premiados en sus distintas categorías. Abrió fuego Pablo Ferrández (Joven artista del año) con el primer movimiento del Concierto para violonchelo de Dvorák, al que se entregó con toda su alma. Impresionante el sonido de su Stradivarius, que antes fue de Gregor Piatigorsky y de Janos Starker, dos nombres de leyenda. Para Nikolai Song (Premio Descubrimiento) el Concertino para flauta y orquesta en re mayor, opus 107 de Cécile Chaminade pareció un paseo, pero bien está recordar a la que fue una de las primeras compositoras de la historia en desarrollar una carrera propia y de éxito. Al trombón, Christian Lindberg (Artista del año) dejó en shock al público, aplausos entrecortados y murmullos de “¿qué hace?” incluidos, con una de esas piezas de John Cage que hacen del silencio un elemento constitutivo y estructural. Penderecki es también bastante exótico en nuestras salas de conciertos y a Lukasz Duglosz (Premio Música Contemporánea) le costó ganarse a la audiencia, todo lo contrario que a Felicity Lott (Premio a una carrera), que aún retiene tras mucho tener, sobre todo clase, presencia y estilo, luciendo en las dos escenas de Offenbach y Halévy la incomparable elegancia de las grandes de siempre.

Tras la pausa, Michala Petri y Mahan Esfahani (Música barroca instrumental) cambiaron completamente el ambiente con un Corelli volador y de trazo fino. Marie Jäell fue alumna de Saint-Saëns y acaso absorbiese en exceso su lenguaje, por lo que suConcierto para piano y orquesta número 2 carece de una voz auténticamente propia, por más que David Violi (Premio especial del jurado) lo abordase con garra y pasión. Ravel también se dejó llevar en su Concierto en sol por el “espíritu Saint-Saëns”, pero la distancia entre ambas obras es sideral, y aún se agrandó más por la presencia de Javier Perianes, que representaba a Harmonia Mundi como discográfica del año: líneas diáfanas, ritmos bien marcados y un sonido diamantino que posee la fórmula del matiz exacto, todo ello sin eludir el clasicismo (que lo es) del movimiento central ni el ánimo festivo, gozoso, de los extremos.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902