Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Barnealdea

La farsa de Montoro, Botín e Iglesias

José A. Diez Alday - Lunes, 4 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:15h

Galería Noticia

Cristóbal, Ana Patricia y Pablo. Tres protagonistas para la ópera bufa en la que se ha convertido la economía española. Tres personajes que, con lo que dicen, hacen o prometen, invitan a la hilaridad para evitar la indignación. Después de la crisis, el cuerpo pide, por el bien de la salud física y mental, un poco de humor y, créanme, el ministro en funciones, la banquera por herencia y el político podemista han tenido esta semana unas ocurrencias que ya las quisieran para sí los profesionales del monólogo y la comicidad que tratan de alegrarnos la vida con sus chistosas observaciones.

Pretendía homologarles como becarios de los cómicos, pero sería injusto para los profesionales de la comicidad que saldrían mal parados con esta similitud. Prefiero pensar que son tres extravagantes farsantes de humoristas para no sentir el escalofrío neuronal por el peligro que representan para el futuro de millones de personas. Sí, porque, como dijo el escritor francés Jean de la Bruyere (1645-1696): “La vida es una tragedia para los que sienten y una comedia para los que piensan”.

Así que, dejemos a un lado la tragedia del sentimiento indignado y pensemos que Montoro, Botín e Iglesias son bufones infiltrados, alumnos aventajados del sainete sarcástico, capaces de envolver sus palabras en la lírica del celofán patriotero, que siembran el desconcierto y la indignación entre quienes sienten sobre sus cabezas la espada de la injusticia, el desempleo y la demagogia.

He aquí sus tarjetas de visita:

MONTORO. Hace poco presumía porque el crecimiento económico y el cumplimiento del déficit habían alejado a los hombres de negro de la troika de España. Quiere pasar a la historia y, como no puede por la vía de una gestión responsable (la realidad es bien distinta a la pregonada), ha decidido largar todo tipo de ocurrencias, aunque perjudique a su jefe, Rajoy, como aspirante a inquilino de La Moncloa.

Así, cuando la última reforma fiscal electoralista ha disminuido en cerca de 8.000 millones los ingresos y cuando la mayor desviación del déficit ha sido en la Seguridad Social, al ministro en funciones solo se le ocurre responsabilizar a las autonomías del desaguisado contable que ya se anunció desde Bruselas hace meses y fue duramente criticado. Ahora el ajuste presupuestario se cifra en 25.000 millones de euros con cargo a los de siempre: la ciudadanía. Pero él sigue sonriendo.

BOTíN. La presidenta del Banco Santander anuncia el cierre de 450 sucursales con el consiguiente recorte de la plantilla. Según datos sindicales, entre 800 y 1.000 personas dejarán su puesto de trabajo, aunque no se verán perjudicados porque se acogerán a jugosas prejubilaciones. El verdadero problema reside en la destrucción de empleo de calidad. Es decir, se sigue reduciendo la financiación de la Seguridad Social o, dicho en otras palabras, las decisiones de Botín harán mayor, en el medio plazo, el agujero que deja Montoro.

El chiste de Ana Patricia llega con sus declaraciones hace unas semanas, cuando decía: “Confío en que la recuperación económica continúe. Se ha hecho mucho y queda mucho por hacer. España y los españoles somos mejores de lo que pensamos. Tenemos que creer más en nosotros mismos, en nuestras habilidades, logros y potencial”.

IGLESIAS. Ya saben que el líder de Podemos llevaba en su cuaderno de notas una serie de cesiones que no se trataron en la reunión con Sánchez pero sí se dejaron ver en la rueda de prensa como si fuera un robado, que dirían los famosos de la prensa rosa. En las notas se podía leer: “Reducir el déficit a un ritmo mayor del que señalamos en nuestro programa, aceptamos una reforma fiscal menos redistributiva de lo que nos gustaría, elevar el gasto en 60.000 y no en 90.000” millones de euros, derogar solo la última reforma laboral”. Para concluir: “Nadie podrá decir que no cedemos”.

No habló de las notas, pero dejó que se vieran, mientras sonreía.

Todo es una comedia vergonzosa y vergonzante y ya hemos sufrido en nuestras carnes sus consecuencias porque cuando la política es una comedia, la economía deriva en drama.

Homologares con los cómicos sería injusto para estos profesionales, que salen mal parados

Todo es una comedia, y cuando la política es una comedia, la economía deriva en drama


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902