Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

El GBC aún cree

el equipo de fisac logra un agónico triunfo frente al andorra gracias al acierto de llompart, landry, urtasun y grimau y se mantiene con opciones en la pelea por la salvación

Néstor Rodríguez Gorka Estrada - Lunes, 4 de Abril de 2016 - Actualizado a las 06:15h

Los jugadores del Retabet.es GBC, felices tras su triunfo de ayer ante el Andorra en Illunbe.

Galería Noticia

Los jugadores del Retabet.es GBC, felices tras su triunfo de ayer ante el Andorra en Illunbe.

donostia- Sigue siendo muy complicado, pero el Retabet.es GBC demostró ayer que aún cree en la salvación. El equipo de Porfi Fisac se mantiene con vida en su lucha por la remontada clasificatoria gracias a un meritorio ejercicio de supervivencia ante el Andorra, en un partido que por momentos controló, pero que en otras fases se le complicó enormemente. Sin embargo, supo aferrarse a veces a la defensa, otras a la calidad de algunos de sus jugadores, para ganar por 83-80 y sumar su quinta victoria del curso, tercera en casa. En un escenario complicadísimo, en el que una derrota prácticamente hubiera supuesto el descenso virtual, los jugadores locales demostraron carácter y fe para volver ganar casi dos meses después de haber saboreado por última vez una victoria. Fue tan agónico como valioso.

Pese al triunfo, el GBC sigue ocupando el puesto de colista y se encuentra a tres victorias de la permanencia que marcan el Manresa y el Obradoiro. El conjunto gallego está a dos triunfos, aunque el average a su favor eleva la desventaja a las citadas tres victorias. Un margen considerable, muy difícil de recuperar, en las ocho jornadas que restan hasta el final del curso. Pero ganar ayer hace que haya un poco de luz en este oscuro panorama. Por un lado, el penúltimo, el Estudiantes, está a una sola victoria, con un duelo directo en la última jornada en Illunbe y la perspectiva de que el penúltimo puesto pueda tener premio en los despachos -tal y como ha sucedido los últimos años-. Y, por otro, el Manresa y el Obradoiro también dan claras señales de debilidad. Acompañadas en el caso de los gallegos de una importante dosis de mala fortuna con la lesión hasta final de temporada de su estrella, Waczynski. Si el GBC es capaz de sumar cuatro o cinco triunfos en las últimas ocho citas del curso, podría tener bastantes opciones de permanencia. Lo difícil es hacerlo, claro.

Quizás si juega como ayer tenga posibilidades. No es que el conjunto de Fisac hiciera un partidazo, pero mejoró mucho respecto a las últimas semanas, en la que los jugadores parecían abatidos, entregados. Ayer lo desmintieron. Varios de ellos dieron el reclamado paso adelante. Pedro Llompart, Txemi Urtasun y Marcus Landry se echaron el equipo a la espalda en los momentos más difíciles, con Jordi Grimau y Zoran Vrkic como necesarios acompañantes y Danny Agbelese como invitado sorpresa a la fiesta. No puede decirse lo mismo de David Doblas, negado en las últimas semanas, y Travis Wear, que si bien metió un par de triples en los dos primeros cuartos a partir de ahí desapareció del mapa. Qué pobre aportación para un jugador que viene de la NBA y que apuntaba a marcar diferencias. En definitiva, hasta seis jugadores a buen nivel, bastantes más que otros días y suficiente ayer para superar a un equipo que aspira a meterse en los play-off por el título. No está nada mal.

Lo peor del día fue la puesta en escena, de nuevo temerosa, con una defensa blanda y muchos fallos en ataque. La consecuencia fue un 8-18 en el minuto siete. La entrada de Vrkic y Agbelese cambió por completo el rumbo del duelo, hasta el punto de que el Retabet.es GBC completó una furibunda reacción gracias a sus mejores minutos de los últimos dos meses. Puede que de toda la temporada. Los jugadores se soltaron en ataque y desarbolaron al Andorra para situarse mediado el segundo cuarto con nueve de ventaja (37-28). El acierto exterior de Vrkic, Urtasun y Wear, y la presencia en la zona de Agbelese, que cubrió de maravilla el hueco dejado por Doblas a base de defensa y rebotes, hizo posible un cambio tan radical de panorama. El Andorra remontó después y prácticamente igualó el marcador al descanso (46-44), pero desde luego el GBC parecía más que capacitado para ganar. No era un equipo a merced de su rival.

El tercer cuarto fue un tira y afloja constante, en el que sobresalió la figura de Pedro Llompart. El base, tan apagado últimamente, anotó ocho puntos consecutivos. Ante la baja por lesión de Rico, tenía que multiplicarse y lo hizo. Se vació. Si no jugó más que 27 minutos fue porque el físico no le da para más y en un par de ocasiones tuvo que pedir el cambio. El problema es que el relevo ayer -Lawrence también está fuera de combate- era Mo Soluade, que no jugaba desde el 30 de enero y que está muy verde para la ACB. Cumplió en defensa, pero en ataque prácticamente se limitó a subir el balón. Con uno u otro base en cancha, la diferencia era evidente.

El 61-57 tras un 2+1 de Jordi Grimau, que se ha convertido en el chico para todo, en el jugador que combina bien con Urtasun o con Vrkic y que siempre aporta tanto en ataque como en defensa, dio paso a unos momentos de zozobra saldados con un parcial de 0-8 en contra nada más comenzar el último cuarto (61-65), que podían traer viejos fantasmas a un equipo que no está precisamente sobrado de confianza. Evitaron daños mayores Urtasun, Agbelese y Llompart, así que las espadas estaban en todo lo alto (70-71) a cinco minutos del fin.

triples de grimau y landryUna canasta de Doblas, de lo poco bueno que hizo el capitán en un nuevo día para olvidar, situó el 72-71 a cuatro minutos de la conclusión, pero Stojanovski metió dos canastas seguidas (72-75) tras unos malos ataques del GBC: pérdida de Grimau, pérdida de Landry y pasos del ala-pívot estadounidense. Menos mal que el Andorra también desperdició un par de acciones ofensivas. A un minuto y medio del final, en cualquier caso, la situación era límite. Hacía falta que surgieran los buenos, los que marcan diferencias. Hacía falta meterla, mostrar esa calidad de la que habla Fisac cuando se refiere a sus hombres. “No somos tan malos”, ha defendido contra viento y marea el técnico segoviano. Ayer, por fin, sus hombres le dieron la razón. Primero Grimau, con un triple que puso el 75-75. Y después Landry, con otro tiro de tres. 78-75 a 30 segundos del final. A partir de ahí fue una batalla de nervios desde la línea de personal, donde Landry, Llompart y Urtasun mostraron una destacable sangre fría. No faltó la incertidumbre cuando a tres segundos del final los árbitros dudaron sobre un balón que se marchó fuera con 82-80. Quedaban tres segundos. Tras mucho discutir, decidieron que la posesión era para el Retabet.es GBC.

Fue el sello a un triunfo tan sufrido, merecido y peleado como valioso. El equipo de Fisac se aferró con uñas y dientes a un partido que necesitaba ganar sí o sí. Una derrota hubiera supuesto prácticamente el descenso virtual, pero ganando los guipuzcoanos siguen vivos. La esperanza regresó a Illunbe, que por cierto ofreció de nuevo una pobre entrada pero que animó de lo lindo en los últimos minutos. Eso sí, todavía la exigencia de victorias es máxima y solo ganando el próximo domingo al Sevilla a domicilio servirá para engancharse de verdad a la pelea.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902