Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
politika

Podemos se enroca en las diferencias en su reunión con el PNV

Alba solo detecta coincidencias a la hora de identificar problemas, pero no en las políticas a aplicar como solución

Míriam Vázquez - Miércoles, 30 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:09h

Las delegaciones del PNV y Podemos, reunidas ayer en Sabin Etxea.

Las delegaciones del PNV y Podemos, reunidas ayer en Sabin Etxea. (Foto: Juan Lazkano)

Galería Noticia

Las delegaciones del PNV y Podemos, reunidas ayer en Sabin Etxea.

bilbao- La ronda de contactos abierta por la nueva dirección de Podemos Euskadi arrancó ayer con una primera cita con el PNV, un encuentro presidido por el buen tono y centrado en los asuntos que más afectan al bolsillo de los ciudadanos, como las ayudas sociales o la crisis del acero que afecta a varias empresas como Arcelor Mittal Zumarraga. Nadie esperaba nada más allá, gestos de acercamiento o guiños para trabajar conjuntamente en el futuro. Y no los hubo. Podemos acudió al encuentro con la intención declarada de desalojar al PNV del Gobierno Vasco en las elecciones autonómicas previstas para octubre, si es que la inestabilidad en el Estado no altera el calendario. La reunión no sirvió para suavizar ese mensaje, y su líder, Nagua Alba, argumentó que coinciden en el listado de cuestiones prioritarias que deben abordarse, pero no en las soluciones a esos problemas.

Como partido concebido para sustituir a las formaciones tradicionales, en el caso vasco Podemos centra sus dardos en el PNV, ya que es el partido que se ha situado al frente del Gobierno de manera casi ininterrumpida, con la excepción del mandato socialista de López. Esa determinación parece inalterable y viene espoleada, además, por unas encuestas que sitúan a Podemos en la segunda plaza, por delante de EH Bildu y en condiciones de explorar una alianza que descabalgue al lehendakari Urkullu. Todo apunta a que tratará de polarizar la campaña entre sus siglas y las del PNV que, por su parte, acudirá a las elecciones con la apuesta por la estabilidad frente a quienes aún no habrían demostrado su capacidad de gestión. Con esos parámetros, no se esperan mensajes conciliadores en las próximas semanas.

La asunción del papel antagonista por parte de Podemos deja en el aire alguna contradicción como, por ejemplo, que a nivel estatal Pablo Iglesias apele al PNV como partido “sensato” para apuntalar un gobierno de izquierdas en Madrid, que algunas voces hayan puesto como modelo la protección social vasca y la renta de garantía de ingresos, o que ambas formaciones coincidan en la defensa del derecho a decidir y el carácter plurinacional del Estado. Esas coincidencias no han propiciado acuerdos ni acercamientos, tampoco en las Juntas Generales de los tres territorios, donde Podemos ya cuenta con representación institucional. Ha votado en contra de los presupuestos de los ejecutivos del PNV, a modo de avanzadilla de sus mensajes a favor del desalojo jeltzale. Antes del encuentro, la presidenta de la ejecutiva vizcaina del PNV, Itxaso Atutxa, había augurado en Radio Euskadi que la cita se desarrollaría desde la cortesía, pero desde la discrepancia porque Podemos no quiere negociar con ellos.

La reunión duró una hora y cuatro. Por parte de Podemos, acudieron la propia Alba, y los secretarios de Organización y Política, Lander Martínez y Eduardo Maura. Desde el PNV, asistieron su presidente, Andoni Ortuzar, Itxaso Atutxa, y el burukide responsable del área institucional, Koldo Mediavilla. Alba no mudó su postura y constató coincidencias a la hora de identificar problemas, pero no en las soluciones. Avisó de que su partido desea “también el cambio en Euskadi” y “quitar del Gobierno” al PNV. A modo de única concesión, reconoció que las políticas vascas son “más avanzadas”, pero lo atribuyó a que el mapa político ha sido más plural y ha obligado a llegar a acuerdos. También reconoció que será necesario pactar en las próximas legislaturas, y que los socios variarán en función de las medidas a abordar, pero siempre dejando claro que la vocación es desalojar a los jeltzales.

El PNV no quiso valorar el encuentro, aunque fuentes jeltzales precisaron a este diario que el ambiente fue cordial. Fue una primera toma de contacto y, en buena lógica, no llegaron a debatir sobre las políticas a implantar. Se limitaron a intercambiar impresiones sobre las prioridades del país, dando gran protagonismo a la crisis económica, el entramado de ayudas sociales, el desempleo juvenil y de larga duración, y la crisis del acero. El PNV se mostró muy preocupado por el futuro de la planta de Arcelor en Zumarraga, pero quiso puntualizar que se enmarca en una crisis que afecta a todo el acero europeo por los bajos precios de China, mientras que el resto de la industria vasca estaría progresando adecuadamente. También hablaron de las negociaciones de investidura, donde coincidieron en la necesidad de evitar nuevas elecciones. Asimismo, el PNV le entregó sus bases para un nuevo estatus de autogobierno, porque entiende que Podemos tendrá un peso notable en el Parlamento en la próxima legislatura.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902