Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Jesús ‘Chúo’ Torrealba Secretario Ejecutivo de la Mesa de Unidad Democrática de Venezuela

“El chavismo lleva 17 años hablando de los pobres, pero hoy hay más que en 1999”

Jesús Torrealba es un activista social, profesor y periodista venezolano. Se define de izquierdas y desde mediados de 2014 es la cabeza visible de la oposición al chavismo

Marta Martínez - Miércoles, 30 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:10h

Jesús 'Chúo'Torrealba

Galería Noticia

Jesús 'Chúo'Torrealba

donostia- Jesús Torrealba, más conocido como Chúo, asumió la secretaría ejecutiva de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) tras la crisis abierta en la oposición a raíz del llamamiento de un grupo de líderes opositores, encabezados por Leopoldo López, a tomar las calles para forzar la salida del poder de Nicolás Maduro, en contra de la opinión del excandidato presidencial Henrique Capriles y el entonces secretario ejecutivo de la MUD Ramón Guillermo Aveledo. La movilización desembocó en una oleada de violencia que se saldó con medio centenar de muertos, 80 encarcelados, entre ellos el propio López, y 3.000 estudiantes con procesos judiciales abiertos. La oposición no quiere repetir la historia y ha presentado una hoja de ruta para lograr la salida del poder de Maduro por vías pacíficas y constitucionales.

¿Por qué tiene que salir Maduro del poder?

-Esta urgencia de unas elecciones adelantadas no es un capricho. Venezuela es el único país petrolero que hoy no tiene ni alimentos en los operadores ni medicina en las farmacias. Es el único país petrolero en el que esta situación de baja en los precios internacionales del crudo no es un problema, sino una catástrofe. A nuestro país, en los últimos doce años, ingresaron un millón de billones de dólares solamente por concepto de renta de hidrocarburos y, a pesar de ello, la situación desde el punto de vista económico, desde el punto de vista social, es sencillamente insostenible. El pasado 6 de diciembre, el pueblo venezolano se expresó a través del voto dándole una amplísima mayoría a la Unidad Democrática, eso fue un reclamo del país por una rectificación y el Gobierno no solo no ha rectificado, sino que ha profundizado el error. Eso nos ha obligado a promover una salida política que se expresa en elecciones adelantadas.

El plan comenzó con una movilización nacional, ¿qué sigue ahora?

“Tenemos una estrategia democrática, constitucional, pacífica y electoral;por una razón fundamental: nadie construye paz con violencia”

-Lo que viene ahora es la extensión de esta movilización, pero no en convocatorias extraordinarias, sino en la realidad cotidiana venezolana. Al pueblo venezolano no hay necesidad de llamarlo a la calle, porque está en la calle, está haciendo colas frente a los mercados, frente a las farmacias, los hospitales e incluso haciendo cola frente a las morgues, porque Venezuela es uno de los países más inseguros del mundo. El reto para nosotros es convertir lo que hace cada día el venezolano por sobrevivir en parte del proceso de búsqueda de la solución política. Es decir, darle una connotación política positiva a toda esta situación que estamos viviendo. Esto es importante porque hay un malestar muy profundo desde el punto de vista económico que genera a su vez un impacto social muy grave. Si ese malestar no obtiene un cauce democrático, en Venezuela se pueden dar situaciones que nadie quiere.

¿Temen otro ciclo de violencia como el vivido hace dos años?

-Nosotros estamos trabajando para que esta movilización más bien genere una victoria política como hace un año. Nosotros pasamos la mitad de 2015 luchando en las calles, haciendo presión en el ámbito internacional y hasta una huelga de hambre de presos políticos tuvimos que hacer para lograr algo tan elemental como una fecha de elecciones. La segunda mitad del año la empleamos en ganar estas elecciones a pesar de la inequidad del sistema. Eso es lo que queremos hacer este año, queremos construir un momento social, un momento político que haga posible la activación de los mecanismos constitucionales que permitan una elección adelantada. Lo pertinente es promover una solución como esta, constitucional, electoral, pacífica y democrática antes que una convulsión.

Y después de Maduro, ¿qué proponen?

-Creemos que es muy importante que haya un gobierno de unidad nacional. La crisis que vive Venezuela es de tal profundidad que la única manera de abordarlo con éxito es reuniendo las mejores capacidades, incluso si vienen del sector oficialista. Venezuela es, junto con Haití, el único país que no está construyendo bienestar, que no está construyendo calidad de vida. Hasta hace muy poco Venezuela era un escenario propicio para construir futuro. Eso ya no es así, estos 17 años de desgobierno transformaron el país en un exportador neto de capital humano. Hay dos millones de venezolanos en el exterior buscando las oportunidades que su país no les da. Eso tenemos que revertirlo. Lo que viene después de Maduro no es un salto al vacío, no viene la vendetta, lo que viene es la unidad nacional que haga posible la recuperación del país.

La oposición se ha unido con un objetivo común: sacar al chavismo del poder. Pero, ¿no cree que una vez en el Gobierno puedan aflorar las diferencias entre los diferentes partidos que componen la MUD?

-A partir del año 2015 se produjo un cambio muy importante en el campo democrático venezolano. Hasta el año 2014 estábamos prácticamente unidos contra el Gobierno, a partir del año 2015 estamos unidos a favor de un proceso de reconstrucción nacional. Nuestro objetivo es construir en Venezuela una economía libre, abierta, productiva que sea capaz de financiar una sociedad inclusiva y solidaria. Una sociedad solidaria no es una sociedad en la que el Gobierno le regale a los pobres bolsas de comida, es una sociedad en la que no haya pobres. Todo eso funcionando en el marco de una democracia eficiente, transparente, con instituciones llenas de pueblo. Nuestro objetivo es construir una Venezuela del primer mundo, una Venezuela con una alta calidad de vida, y para llegar a ese objetivo tenemos una estrategia clara, democrática, constitucional, pacífica y electoral. Por una razón fundamental, nadie construye paz con violencia.

Su objetivo es desmantelar el Estado chavista. ¿Hay algo que mantendrían?

-Nosotros vamos a desmantelar todo aquello que signifique agresión a la calidad de vida de los venezolanos, que signifique agresión a la democracia como forma de vida. En nuestro país el derecho a la vida está en entredicho, en nuestro país hubo el año pasado 27.000 muertos a manos del hampa impune, porque tenemos una impunidad del 99%. Si no hay derecho a la vida, todos los demás derechos son ilusorios. Nosotros vamos a respetar escrupulosamente todo derecho adquirido, pero vamos a trabajar para que tales derechos no sean solamente declaraciones.

En la práctica, ¿qué significa esto?

-En los últimos 17 años, el Gobierno planteó el tema de la visibilización de los pobres, de la reivindicación social. Esto debe ser preservado y extendido, pero debe trascender lo demagógico. El chavismo lleva 17 años hablando de los pobres, pero resulta que hoy hay más pobres que hace 17 años. En nuestro país, por primera vez en toda nuestra historia, la pobreza extrema es más grande que la pobreza relativa. Queremos transformar la demagogia a propósito de los pobres en acción consistente y sostenida.

¿Qué falló a su entender?

-Eso le corresponderá decirlo más bien a ellos. Tendrán que hacer un análisis autocrítico. Seguramente, el oficialismo en Venezuela tendrá que hacer una revisión exhaustiva, descarnada de por qué habiendo tenido durante 17 años no solamente todo el dinero del mundo, sino todo el poder, todo el control de las instituciones y la confianza de todo un pueblo, lo único que lograron entregarnos al final es una Venezuela convertida en escombros. Ojalá que ese análisis sea productivo, no solamente para ellos, sino para todos los venezolanos.

Leopoldo López se ha convertido en el preso político más conocido a nivel internacional. ¿Cómo avanza su caso?

-La situación de Leopoldo López, de Antonio Ledezma, de Manuel Rosales, de los otros 80 presos políticos y los casi 3.000 estudiantes que están sometidos a procesos judiciales, obligados a presentarse en los tribunales semanal, quincenal y mensualmente, sigue siendo la misma. No hay ningún intento de rectificación por parte del Gobierno. Nosotros estamos trabajado en la Asamblea Nacional para aprobar la ley de amnistía y reconciliación para poder liberar a los presos políticos, para poder avanzar en la reconciliación nacional.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902