Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
sociedad

“Podremos vivir 120 años pero el problema no es el tiempo, es la calidad”

Convencido de que el cariño es más eficaz que cualquier fármaco, Juan Ignacio Goiria aboga por una medicina humanista que prime la prevención

Una entrevista de Concha Lago. . Fotografía Jose Mª Martínez - Lunes, 28 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:10h

Juan Ignacio Goiria

Galería Noticia

Juan Ignacio Goiria

Donostia- Con el lema siempre presente de “Busca la excelencia y compártela”, nace la nueva Academia de Ciencias Médicas y de la Salud del País Vasco, una entidad sin ánimo de lucro e independiente de cualquier poder. Incluye a todas las ciencias de la salud, así como a especialidades como Enfermería, Fisioterapia, Óptica, Biología o Podología, además de incorporar otras disciplinas que tienen relación con la salud, como la Ingeniería Biomédica, Informática, Economía de la Salud, Gestión Sanitaria o el Derecho Sanitario.

¿Cuál es el mayor reto de salud actual?

-El envejecimiento es un logro pero también es un reto sanitario. Porque detrás aparecen un montón de patologías, enfermedades cardiovasculares, tumores y los problemas osteomusculares, artrosis y demás.

Ustedes han organizado alguna que otra conferencia sobre hasta cuándo podremos vivir. ¿Hay respuesta para eso?

-Se habla de 120 años como máximo. El problema no está en el tiempo sino en la calidad.

Vivimos más pero ¿vivimos peor?

-Hay gente con 80 años que es perfectamente autónoma y está bien. Pero otros no. No tiene que ver con que pongamos prótesis de cadera o con que operemos de cataratas. Hay algo que no se puede suplementar. El cariño o la escucha son tan terapéuticos o más que cualquier fármaco.

¿A cualquier edad?

-A cualquier edad. Se puede curar una infección o un tumor maligno. Pero las enfermedades crónicas no se curan, solo disminuimos sus efectos negativos. El aspecto humano es muy importante. La interacción con el enfermo es fundamental.

Ahora los médicos no dejan de hacer hincapié en la prevención y en adoptar hábitos saludables.

-Vivimos más gracias al control de enfermedades infecciosas, algo tan sencillo como la cloración de las aguas y el saneamiento y la eliminación de residuos han evitado las causas que mataban a la gente hace un siglo. La prevención, la alimentación... han hecho que aumente la esperanza de vida, por no hablar de las vacunas que son la salvación para evitar un montón de enfermedades.

¿Dónde hay que actuar?

-En una alimentación más equilibrada, en hacer más ejercicio para poder evitar las enfermedades cardiovasculares, para combatir la aparición de un cáncer... Por mucho que yo te ponga dos bypass si no interiorizas que no debes fumar, que tienes que hacer más deporte... no hacemos nada. No todo depende de que tengas un gran hospital al lado o de que dispongas de un montón de medicación o de una estupenda asistencia sanitaria. Además de eso, el paciente debe ser protagonista de su salud.

Pero no solo sufre el cuerpo, los trastornos psicológicos también han aumentado.

-En una sociedad avanzada como la nuestra las preocupaciones pasan a otro ámbito que tiene que ver más con las relaciones entre personas, y con trastornos adaptativos que vemos todos los días, estrés, depresión... Las familias ya no son como antes, hay movilidad geográfica, más inquietudes. Y tenemos que ser capaces de integrar todas estas variables.

Hablan continuamente del envejecimiento saludable pero habrá que adoptar los buenos hábitos antes de ser mayor.

-Justo a eso me refiero. Los programas tienen que estar en marcha desde que eres un niño. En EEUU, hay un programa de prevención de enfermedades cardiovasculares donde el doctor Fuster es uno más de los teleñecos que hacen pedagogía. Porque los impactos que tú hagas en los niños van a marcarle hasta el punto de pedir a sus padres que cambien la comida que se sirve en casa.

Recientemente se ha lanzado una campaña para evitar la sobremedicación. ¿La suscribe?

-Por supuesto que la comparto. Hoy en día nadie piensa que algo no puede tener tratamiento y por eso quiere siempre una pastilla. Pero a veces el tratamiento va sobre cuestiones de higiene, higiene en la alimentación, higiene en el sueño... y eso depende de ti, no de una pastilla. Por eso tenemos que poner más énfasis en la comunicación hacia los más jóvenes.

Quizá en el exceso de medicación, el facultativo tenga cierta responsabilidad. ¿Se sienten presionados a recetar?

-Hay mucha presión asistencial. Para educar a los pacientes hay que tener tiempo. Los médicos de atención primaria y también los farmacéuticos hacen mucha labor en ese campo. Es importante que la gente entienda para qué le das una medicación. Si tiene algo agudo, le das un antibiótico y ya está, pero hay que enseñar que para las cuestiones a medio o largo plazo no solo hay medidas farmacológicas. Si te duele la espalda igual tienes que reforzar más la musculatura o tienes que cambiar la postura al sentarte.

Gracias a los nuevos antivirales, la hepatitis C va a ser erradicada pronto. ¿Vamos a ver desaparecer más enfermedades? Y sobre todo ¿se van a poder pagar los nuevos fármacos?

-Cada vez se va a gastar más porque van a seguir saliendo más técnicas. Tenemos que ser conscientes de que la sanidad cuesta mucho dinero. Hay que racionalizar la asistencia sanitaria y hacer un buen uso de los recursos. Va a haber un encarecimiento importante de tecnologías. ¿Será asumible? Hasta ahora lo ha sido. Pero ni el mejor hospital ni el último fármaco ni ninguna técnica quirúrgica van a ser tan efectivos como la prevención. Nunca, nada.

Ébola, zika... parece que acechan las epidemias. ¿Seguirán apareciendo emergencias sanitarias cada dos por tres?

- Sí, va a ser una constante en nuestras vidas. Antes hacía falta mucho tiempo para que se propagase una enfermedad. Ahora un virus está en una punta del mundo y en 20 horas lo tienes en la otra punta. Los virus mutan muy rápidamente. Lo mejor, otra vez la prevención, como el lavado de manos, la protección... y luego la investigación en vacunas y el uso racional de antibióticos.

El cáncer ha sido tradicionalmente la enfermedad maldita. ¿Se ha conseguido normalizar?

-Antes el cáncer equivalía siempre a muerte. Hoy por hoy pasa a ser como una enfermedad crónica más. ¿Por qué? Porque hay una curación y una supervivencia muy elevada gracias a la detección precoz y a los programas de cribado.

las claves

Juan Ignacio Goiria

PTE. de la recién creada Academia de Ciencias Médicas y de la Salud del País Vasco

“El cariño y la escucha son más terapéuticos que el mejor fármaco y esa receta vale para cualquier edad”

“Las emergencias sanitarias serán una constante porque ahora los enfermedades se propagan en 20 horas”

“La salud no depende de que tengas un gran hospital ni del mejor médico ni de un montón de medicación”


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902