Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Ni equipo ni afición

Un retabet.es GBC apático y desacertado pierde sin oponer la más mínima oposición al Barcelona (69-84) en un Illunbe con las gradas semivacías

Néstor Rodríguez - Lunes, 28 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:11h

Satoransky anota con comodidad ante la defensa de Llompart, ayer en Illunbe.

Galería Noticia

Satoransky anota con comodidad ante la defensa de Llompart, ayer en Illunbe.

donostia- La tristeza y la apatía se han instalado en Illunbe. Ni siquiera la visita de un grande como el FC Barcelona provoca un mayor ímpetu o ilusión. Ni en el equipo ni en la grada. El Retabet.es GBC volvió a perder y ya son 21 derrotas esta temporada en 25 partidos. Lo hizo con claridad, por 69-84, algo esperado por la enorme diferencia de calidad entre un plantel y otro. No en vano, se enfrentaban el colista y el líder de la Liga ACB. Peor que eso, sin embargo, fue la sensación que transmitió el equipo de Porfi Fisac: absolutamente entregado, sin chispa, blando, sin un solo arranque de carácter en ningún momento. Tan inferior que el Barcelona no tuvo que apretar lo más mínimo el acelerador. Los jugadores parecieron desganados, cuando en el fondo se están jugando la vida, es decir, la permanencia, en cada partido. Pero parece que ya nadie cree en la salvación, ni los propios protagonistas. Al menos eso es lo que transmiten en la cancha.

La afición parece también más que entregada. El silencio en Illunbe en los últimos partidos es significativo. Prácticamente no hay gritos de ánimo, apenas los de la peña Omnes Uni, incansable. Pero tampoco pitos. La indiferencia se ha apoderado de unas gradas semivacías. Algo lógico teniendo en cuenta lo que transmiten tanto el equipo como el club. ¿Cuánta gente había ayer en Illunbe? Según la cifra oficial facilitada por el GBC, 3.801 espectadores. Sinceramente, ¿alguien se cree este número? Apenas podía haber más de 2.000 en un pabellón que presentaba un aspecto desértico. Si un club de la ACB no es capaz de lograr una buena asistencia en su cancha con la visita del Barcelona, es que tiene un problema serio. Se puede poner la excusa de la Semana Santa, como hace mes y medio se puso la de los carnavales o la coincidencia de un partido con la Copa de la Reina de basket femenino. Pero la realidad es que los aficionados están abandonando poco a poco un proyecto que cae en picado y que es incapaz de generar ilusión. Tienen hasta mérito todos los que fueron ayer a Illunbe teniendo en cuenta que este equipo solo ha ganado cinco de sus últimos 35 partidos oficiales. Que se dice pronto. Todo resulta desolador. Esto hace aguas por los cuatro costados.

Para el FC Barcelona, inmerso en dos competiciones, lo de ayer fue un entrenamiento con público. Bueno, con poco público. Ni el más mínimo apuro pasó el coloso blaugrana. Vale, es muy superior, pero es que su rival ni siquiera lo inquietó un poquito. Al menos uno esperaba ayer una defensa intensa, dura, apretar al rival. Pues nada. El GBC es un equipo blando, lo que resulta increíble teniendo en cuenta su situación, que le obliga a pelear cada balón como si fuera el último. ¿Dónde ha quedado ese impulso provocado por la llegada de Fisac a principios de diciembre? La plantilla ha bajado por completo los brazos y el balance con el técnico segoviano es de 4-13 cuando ha cumplido una vuelta entera al frente del equipo, marca que es incluso peor (1-9) en las diez últimas jornadas. Por cierto que el anterior entrenador, Jaume Ponsarnau, fue cesado con un 0-8. Claro que el club ni se plantea otro relevo en el banquillo, quizás porque eso supondría reconocer que ha habido bastantes más errores y que el único responsable no es Ponsarnau. Queda bien decir cosas como “Jaume no sacó rendimiento a la plantilla”, pero la realidad es que ahora el equipo está como al principio: pierde y no compite. Y eso que desde diciembre ha fichado a tres jugadores.

29-47 al descansoUn 0-6 inicial para el Barcelona dio paso a unos cuantos minutos de cierta igualdad, consumidos a base de un intercambio de canastas que a la postre solo podía resultar perjudicial para el Retabet.es GBC, como así sucedió, ya que del 21-26 al inicio del segundo cuarto se pasó al 29-47 al descanso después de unas cuantas acciones sin acierto por parte de los locales, que además tampoco supieron nunca cómo detener la ofensiva azulgrana. Al descanso, únicamente figuraban cuatro asistencias en las estadísticas de los de Fisac, dato muy significativo. Este equipo apenas mueve el balón. Casi todo se reduce a jugadas individuales, con Grimau, Urtasun o Landry buscando continuamente las acciones de uno contra uno

Fueron estos tres los únicos que en cierta manera se salvaron dentro del desastre generalizado. El problema es que prácticamente todos los jugadores están muy por debajo del nivel esperado. Llompart volvió a cuajar otro flojo partido, saldado con seis puntos y una asistencia, mientras que Doblas tuvo un día para olvidar: dos puntos, dos rebotes, cuatro faltas y valoración negativa en solo 16 minutos en cancha. El capitán vive su peor temporada con diferencia en Donostia. El bajo momento de ambos es un lastre difícil de superar, porque son el base y el pívot titulares, dos de los hombres sobre los que debe girar el juego del GBC. Tampoco está, ni se le espera, un Travis Wear cada día más desconectado del juego. Defiende poco y en ataque se limita a jugarse unos pocos tiros en cada partido. Nada más. Es increíble que siga en plantilla. Otro al que apenas se le vio ayer fue Vrkic. En el último partido en casa fue el mejor, pero ayer aportó tres puntos en once minutos. Su inconsistencia es ya irremediable. Y los Rico, Agbelese, Motos y Olaizola tienen un papel demasiado secundario. Vamos, que la plantilla tiene carencias de todo tipo. Ni los resultados ni la clasificación engañan.

En la segunda parte, por tanto, el GBC se siguió aferrando a sus tres jugadores más entonados para al menos mantener el tipo, cosa que dependió más de la intensidad que le ponía el Barcelona que al propio empeño de los locales. Cuando los de Xavi Pascual apretaron el acelerador, se fueron de 22 puntos (42-64). En cambio, cuando bajaban el pistón, los de Porfi Fisac lo aprovechaban para acercarse en el marcador y al menos tratar de maquillar la derrota, porque solo pensar en la remontada era utópico. Porque con su nivel actual no es que el Retabet.es GBC no pueda ganar al líder, es que ha perdido los seis últimos partidos contra todo tipo de rivales.

Landry, con 25 puntos, acabó como el más destacado por parte local, con Urtasun y Grimau también por encima de los diez puntos, aunque con porcentajes de tiro bastante más pobres que el americano. Eso fue el GBC: jugadas individuales de estos tres jugadores, los únicos que parecen tener calidad y arrojo suficientes como para tirar del carro. Pocos, muy pocos argumentos para pensar en una salvación cada vez más difícil. Sigue a dos triunfos del Estudiantes y a tres del Manresa, pero con una jornada menos. Lo peor ya no es que el objetivo sea tremendamente complicado, es que nadie parece creer en ello: ni la plantilla ni la afición. Ahora mismo hay muy poco a lo que aferrarse para evitar un descenso que pondría en jaque este proyecto.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902