Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Lorenzo Juarros, ‘Loren’ Director deportivo de la real entrevista a loren (I)

“No sé si gestionamos bien la victoria de San Mamés”

El director deportivo de la Real recibe a NOTICIAS DE GIPUZKOA en Zubieta para repasar por espacio de casi una hora toda la actualidad txuri-urdin.

Una entrevista de Marco Rodrigo Fotografía Ruben Plaza - Domingo, 27 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Loren Juarros

Galería Noticia

Loren Juarros

donostia.-El director deportivo de la Real recibe a NOTICIAS DE GIPUZKOA en Zubieta para repasar por espacio de casi una hora toda la actualidad txuri-urdin. En la entrega de hoy, la primera parte de la entrevista, Loren analiza la trayectoria del primer equipo esta temporada, mientras que en la de mañana se refiere al futuro. “Siempre teniendo presente que ahora lo más importante son los ocho partidos que restan”, puntualiza.

¿Preocupado por la marcha del equipo?

-Hasta hace muy poco, experimentó una recuperación importante. Luego, por el motivo que sea, ha dejado de hacer aquello que le permitió darle la vuelta a la situación tras la llegada de Eusebio. Si das por hecho que una racha de victorias tiene que continuar porque sí, pasa lo que pasa. Hoy en día, las diferencias en Primera División resultan mínimas. No es fácil ganar partidos. A nadie. Si te descuidas, puedes sufrir una racha como la que vivimos ahora.

¿Es de los que mira estos días a la zona baja de la tabla?

-Siempre hay que mirar abajo y arriba. Hay que controlarlo todo. Pero también te digo que somos muy dados a fijarnos demasiado en la zona de descenso. A mí me ilusiona hacerlo con la zona media-alta. No tengo miedo a ser ambicioso, más allá de que luego se cumplan o no los objetivos máximos.

¿Los objetivos máximos?

-Pienso que, para casi todos los equipos de Primera, la meta inicial es la permanencia, porque te permite seguir la temporada siguiente en la máxima categoría. A partir de ahí existen objetivos mayores. El primero, pelear por entrar en los puestos que dan acceso a las competiciones europeas. Y el segundo y final, conseguir ese billete continental. Reconocer esto último abiertamente no tiene por qué suponer un problema en cuanto a generar una mayor exigencia. Pero afrontar el asunto de los objetivos desde una perspectiva más general, tal y como te lo he explicado, a la larga te va a aportar más cosas buenas que malas.

Pero este pasado verano se habló de Europa, mientras que de la permanencia no se dijo nada...

-En verano dijimos que, a nuestro juicio, teníamos un equipo competitivo, un conjunto al que se le debe exigir estar peleando entre los aspirantes a entrar en Europa. A día de hoy, sigo pensando lo mismo. En la Liga suele haber un grupo de entre nueve y diez equipos que se distancian sobre el resto. Luego son pequeños detalles o su propia regularidad la que marca si obtienen o no el premio... De eso hablábamos en pretemporada, de estar en ese grupo. Pero no creo que nadie se refiriera a Europa como un logro seguro. Un logro para el que, por otra parte, veo a la Real plenamente capacitada.

¿La temporada va a ser mala pase lo que pase de aquí a su final?

-No. Está claro que no hemos sido capaces de mantener una regularidad. El inicio no fue nada bueno. Y luego, aunque el equipo se recuperó, esta última racha negativa nos ha hecho daño. Pero tampoco olvidemos que hace solo tres semanas nos colocamos a dos puntos de Europa. Quedan ocho partidos para reivindicar o para reafirmar esa recuperación de la que te hablaba.

Es inevitable preguntarle por la influencia de David Moyes en la trayectoria del equipo esta temporada.

-Lo que está claro es que el comienzo liguero no fue bueno. Se perdieron muchísimos puntos. Y luego hemos tenido que pelear con ese lastre.

Dio la sensación en verano de que el entrenador tenía un peso mayor que sus predecesores en la confección de la plantilla.

-No lo creo. Vinieron los futbolistas que el club estimó que tenían que llegar. Sí asistimos quizás a una pretemporada diferente, con un estilo diferente. Pero cuando traes a un entrenador con unos métodos distintos, debes dar por hecho que esto puede ocurrir. En cuanto a tu pregunta, en cuanto al funcionamiento en el club, no hubo muchas diferencias respecto a otras campañas, más allá de que Moyes manifestara su opinión sobre los jugadores que podían venir en base a su estilo y al fútbol que quería para el equipo.

Por lo tanto, Loren considera esta plantilla como plenamente ‘suya’.

-Esta es una plantilla del club, de la Real. Como siempre ha ocurrido desde que soy director deportivo. Aquí no ha venido ningún futbolista que no quisiera el entrenador. Eso no ha pasado nunca. A la hora de reforzar el equipo en un lugar concreto, se plantean tres o cuatro opciones, y la decisión final siempre atiende al perfil que busca el técnico, o al juego que este busca proponer.

En la presentación de Reyes, usted dio la plantilla por cerrada. Un día después, Moyes pidió tres fichajes más. ¿No hubo discrepancias?

-Es normal que los entrenadores tiren de esa cuerda. Se quieren proteger. Pero luego está lo que el club entiende que puede y debe hacer. No hubo problemas a raíz de la situación que comentas.

Le iba a preguntar también si Moyes fue un entrenador ‘suyo’. Me dirá usted que lo fue del club.

-Es que yo aquí no he tomado ninguna decisión de forma unilateral. Planteo cosas, alternativas, y luego la comisión deportiva de la Real decide qué opción es la mejor para el club y para ese momento.

Nombres como Lasarte, Montanier o Jagoba sí que parecen más de su cosecha. ¿Pero lo de Moyes no se decidió desde más arriba?

-No, no. El de Moyes fue un nombre más de los que surgió en aquella situación. Luego, los que decidimos, entre los que me incluyo, acordamos que entonces hacía falta un entrenador que le diese al equipo una vuelta de tuerca en algún sentido, y que aportase cosas nuevas.

¿Qué análisis futbolístico hace Loren de aquellas nueve primeras jornadas?

-El equipo no fue capaz de plasmar en el campo lo que Moyes quería. Pero tampoco hay que darle demasiadas vueltas a aquella mala racha. Además, siempre pueden coincidir un cúmulo de circunstancias que provocan malos resultados. No es solo un detalle o dos.

¿Estiraron mucho la situación? ¿Cuánto tiempo pasa desde que detectan que la idea de Moyes no cuaja hasta que le cesan?

-En la Real siempre hemos intentado mantener a los entrenadores hasta el límite, para ver si el equipo o los propios técnicos son capaces de darle la vuelta a la situación. Cuando acordamos prescindir de Moyes, el momento resultaba muy delicado. La plantilla ya no confiaba en ciertas cosas. Y tuvimos que tomar la decisión.

¿Desde cuándo estaba el nombre de Eusebio en la agenda de Loren?

-Siempre existe en cartera una serie de nombres en previsión de tener que hacer algo que no queremos, cambiar de entrenador. Eusebio era uno de los técnicos a los que tenía controlados. Primero, porque le conozco personalmente, sé cuál es su forma de ser y su forma de actuar. Y segundo porque pienso que puede encajar en el perfil futbolístico de la plantilla que tenemos actualmente. Cuando hubo que nombrar nuevo entrenador, la de Eusebio fue una de las opciones que con más fuerza defendí. Pero, como te explicaba antes, la decisión final la adoptó, como siempre, la comisión deportiva del club.

¿Qué balance hace del trabajo realizado hasta la fecha por el actual entrenador?

-Estoy contento, porque creo que, a pesar de esta última racha de cinco partidos, en la que el equipo ha perdido cierto rendimiento, Eusebio ha encontrado la fórmula y el equipo que necesitábamos. Siempre ha tenido una idea muy clara de lo que es esta plantilla y del estilo que le puede venir bien. Desde el primer día lo ha ido implantando, y así ha llegado a sumar cuatro victorias consecutivas. También ha recuperado desde el inicio a varios futbolistas que estaban en el ostracismo. Y ha sabido gestionar la plantilla para conseguir que todos los jugadores se sientan importantes.

¿Pero la racha de victorias no llegó precisamente cuando el equipo se apartó de ese estilo del que me habla?

-En el fútbol, las cosas se van construyendo poco a poco. Tras perder en Gijón, el equipo necesitaba seguridad, necesitaba puntos. Y, siempre dentro de la idea de lo que quiere Eusebio, se dio un momento en el que él prefirió asegurar un poquito más y no exponer tanto.

Tras las victorias llegó un momento en el que ya no hizo falta asegurar en tal medida. Y...

-Y el equipo ha dejado de mostrar rigor en algunos detalles. No creo que estemos ante una cuestión de estilo o de cómo afrontar los partidos. En el fútbol de elite, los detalles y el rigor en determinadas cosas son capitales. En lo táctico, en lo físico y en lo anímico. Si en cualquiera de esos aspectos hay algo que no está en orden, se te van los partidos.

¿Y en el caso de la Real qué es lo que no ha estado en orden?

-Le he dado muchas vueltas últimamente. La verdad es que no sé si hemos terminado de gestionar bien esa cuarta victoria en San Mamés. No sé si, en cierta medida, aquel triunfo supuso como un objetivo cumplido en sí mismo. Para mí no lo fue, desde luego. Pero igual el equipo sí lo entendió así. No lo sé. Igual el equipo entendió que ya habíamos salido de la zona baja, que nos habíamos colocado a dos puntos de Europa, y que ganar en Bilbao suponía el fin de algo. Quizás nos hemos confundido en esto. El míster siempre ha confiado mucho en esta plantilla. Pero creo también que, a raíz de lo que está sucediendo después de San Mamés, conoce ahora mucho mejor al equipo. Sus virtudes y sus defectos.

Por lo que me dice, uno de esos defectos es la falta de ambición.

-No, no. No lo creo. Un equipo que gana cuatro partidos consecutivos no es un equipo carente de ambición. Pero sí detecto en él pequeños excesos de confianza, cuando parece que da por hecho que ya ha cumplido un objetivo.

Da la sensación de que el ‘caso Vela’ también ha influido en la mala marcha reciente del equipo. ¿Está satisfecho con cómo se gestionó?

-Sí, porque se hizo lo que en aquel momento pienso que procedía. A toro pasado, todo se puede valorar en función de lo que ha sucedido luego. Pero las decisiones se tomaron cuando se dieron los hechos, como tiene que ser. Eusebio acordó indultarle en cierto modo, permitir que se reintegrara al grupo, y creo que acertó. A partir de ahí, llevarle a Vigo o no, ponerle a jugar o no, fue una cuestión solo suya.

¿No influyó usted?

-No. Él me consultó antes. Hablamos sobre la decisión que adoptó acerca de reintegrarle a la disciplina del grupo. A partir de ahí, todo lo que ocurrió es algo de lo que a mí se me fue informando, pero ante lo que dejé vía libre. Convocarle para Balaídos fue una decisión del entrenador que yo respeté, porque al final es Eusebio quien asume la gestión del grupo en el día a día.

-Por una cosa o por otra, Vela no despega.

-Se trata de un futbolista determinante que, en función de su rendimiento, puede marcar la pauta del rendimiento colectivo del equipo y de sus resultados. Cuando está bien, cuando está como tiene que estar, cuando se encuentra centrado, Carlos marca las diferencias. Y quizás no haya sido este su mejor año al respecto, aunque desde la llegada de Eusebio ha llegado a mostrar una importante mejoría.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902