Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

La basura no se evapora, se la llevan ellos

Sasieta Mankomunitatea ha presentado recientemente su nueva flota de camiones. Aprovechamos la ocasión para conocer a los conductores de estos vehículos: las personas que se llevan la basura de las calles de nuestros pueblos.

Reportaje y fotografía de Asier Zaldua - Viernes, 25 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:11h

Los hermanos Justo y Andoni San Miguel, subidos a uno de los nuevos camiones de Sasieta.

Galería Noticia

Los hermanos Justo y Andoni San Miguel, subidos a uno de los nuevos camiones de Sasieta.

Compramos, consumimos y tiramos. Cada noche depositamos miles de bolsas de basura en los contenedores y en los colgadores del puerta a puerta. Y a la mañana siguiente no están. Pero no porque se han evaporado, sino porque hay unas personas que se las llevan. Son los del camión de la basura. Unos trabajadores que desempeñan una labor vital para la sociedad y cuya aportación no es lo suficientemente conocida ni reconocida. Dos legazpiarras, los hermanos Justo y Andoni San Miguel, han hablado para NOTICIAS DE GIPUZKOA sobre este oficio.

Los dos trabajan para la mancomunidad Sasieta. El primero se encarga de distribuir el trabajo y el segundo trabaja en la recogida de envases. Sale con su camión de carga lateral y vacía los contenedores amarillos en el remolque del camión utilizando un joystick que tiene en la cabina.

En Sasieta trabajan una veintena de personas: jefe de servicios, encargado, secretaria, mecánicos, chóferes, peones... “Todos somos parte de la recogida, pues necesitas de los mecánicos para arreglar las averías de los camiones y de la oficinista para tenerlo todo en regla. Además de recoger la basura de los hogares, hay que recoger los voluminosos y la basura de los polígonos industriales. También hay que llevar contenedores allá donde los necesitan y mantenerlos en buen estado”, explica Justo San Miguel.

El ir y venir de contenedores es continuo. “Los contenedores dan mucho trabajo. Hay que tener en cuenta que se levantan casi todos los días del año. Cuando no se estropea una tapa, se estropea un pedal. Los arreglos son continuos. Los hacemos nosotros mismos, in situ. Tenemos un operario para ello. Va con una furgoneta donde está el contenedor estropeado y lo arregla allí mismo. Cuando el problema es muy grave, lo cambiamos. Si no me equivoco, en Goierri y Urola Garaia hay instalados unos 1.700 contenedores”.

Los dos hermanos llevan catorce años trabajando en Sasieta. Dicen que los contenedores han mejorado mucho desde que ellos empezaron a trabajar en este oficio. “Los contenedores de la fracción resto tienen pedal y freno y ya no hace falta tocar la tapa para echar la basura. Además, ahora están preparados para ser cargados lateralmente y el chófer no necesita bajar del camión para vaciar los contenedores: el camión tiene sensores y, si el contenedor está bien colocado, basta con acercar el camión al mismo. El mecanismo de recogida agarra el contenedor, lo levanta, lo vacía y lo vuelve a depositar en el lugar exacto en el que estaba”, explican los dos hermanos legazpiarras.

Su trabajo se ha modernizado mucho y apenas tienen que tocar la basura, pero el oficio sigue estando estigmatizado. Justo San Miguel dice que no le dio ningún reparo empezar a trabajar en ello. “Antaño no había contenedores y todas las bolsas se echaban a mano, pero las cosas han cambiado como del agua al vino. Si las cosas se hacen como es debido, solo tocas el contenedor. Y con la recogida lateral, ni eso. Es un trabajo rutinario, pero yo diría que mis compañeros están contentos con su oficio. Este trabajo me gusta porque trabajas en la calle”.

Pero claro, todo tiene su lado malo. “Cuando toca recoger los cubos del puerta a puerta o trabajar con el camión que tiene sistema de recogida trasera y hace mal tiempo, toca mojarse. Afortunadamente, tenemos ropa de primera. Eso sí, después de ocho horas bajo el agua, acabas mojado”.

Actitudes irresponsables A veces, también acaban hartos de las actitudes incívicas de la gente. “Algunos están muy poco concienciados. Sacan la basura a la calle de cualquier manera y se olvidan de todo. Pero tenemos un problema enorme con los vertederos: ya no hay donde meter la basura. Hay que reciclar. Eso está clarísimo. Cuantos más kilos de basura tengamos que llevar a Cantabria, más tendremos que pagar todos”, comentan.

Dicen que el contenedor de los envases y el del cartón se utilizan ya muy bien, pero los otros no tanto. Además, hay gente que no saca los trastos los días que corresponde. “También hay gente que deja las bolsas en el suelo y por su culpa tenemos que mantener el servicio de prerrecogida: un camión hace el recorrido antes que el camión que vacía los contenedores para recoger solo lo que está fuera. He llegado a ver a gente echando la bolsa de basura desde el coche”, indica Justo. También se queja de la actitud de algunos hosteleros. “Algunos dejan las botellas en el suelo”.

Reciclar, innegociable Pide a la gente que tome conciencia del problema. “Mirando a otro lado no se soluciona nada. Podemos discutir sobre el sistema de recogida, pero el reciclaje es innegociable. Si no, la mierda que generamos nosotros mismos nos va a comer a todos. Reciclar, una vez que te acostumbras, no cuesta nada”.

También le preocupa la actitud de algunos jóvenes. “Que la gente mayor recicle o deje de reciclar no me preocupa tanto. Lo que me preocupa es que hay mucha gente joven que no recicla. El futuro es nuestro y de nuestros hijos y tenemos que trabajar para que reciclen”, concluye.

las claves

Los contenedores se estropean de tanto ser levantados y depositados en el suelo y un operario se encarga de su mantenimiento

Justo San Miguel comenta que ha llegado a ver

cómo echaban una bolsa

de basura por la ventanilla del coche


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902