Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Javier Iraeta escultor

“La talla de madera me da vida;si me quitaran esto sería un hombre muerto”

La sala Torre Zuri de Azkoitia acoge desde el sábado y hasta el próximo 3 de abril la exposición ‘Emakumea eta Ama’;una muestra con la que el escultor azpeitiarra Javier Iraeta pretende reconocer “a todas las mujeres y, en especial, a todas las madres”

Jabi Leon - Martes, 22 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:11h

Javier Iraeta, escultor.

Javier Iraeta, escultor.

Galería Noticia

Javier Iraeta, escultor.

azkoitia- Nacido en 1941 en Azpeitia y residente desde hace 14 años en Gasteiz, el escultor Javier Iraeta es un apasionado de la talla de madera;una disciplina que empezó a practicar hace 25 años y que, asegura, le “llena de vida”. Fruto de esa pasión, de sus manos han surgido infinidad de obras de la temática más diversa. Una treintena de ellas, con las mujeres y las madres como protagonistas, pueden verse en la sala Torre Zuri de Azkoitia. La muestra, que no dejará indiferente a nadie, se podrá visitar los dos próximos fines de semana (los sábados y domingos de 12.00 a 14.00 y de 18.00 a 20.00 horas y los viernes en el horario de tarde).

¿Cómo y cuándo empezó a tallar la madera?

-Empecé en la Semana Santa del año 1991, después de que se cerrara el Centro de Arte y Diseño del Urola, donde había trabajado once años como profesor y director. Al quedarme sin empleo no lo estaba pasando nada bien y un compañero tallista, Gabino Aizpuru, me planteó que empezara a practicar la talla porque estaba convencido de que con mi capacidad para dibujar no tendría problemas para cogerle la mano. Sin decirle nada a nadie, le hice caso, me puse manos a la obra e hice mi primera talla.

De eso hace ya 25 años y desde entonces no ha parado de trabajar la madera...

-Así es. Me gustó la experiencia y al verme capaz empecé a formarme de manera autodidacta, fijándome en los libros de anatomía y viendo las esculturas de diversos autores, especialmente de Miguel Ángel, que para mí es el gran referente. Desde entonces no he parado de practicar la talla y de crear esculturas.

De hecho, hay obras suyas en calles y edificios de diversas localidades...

-Sí, y para mí eso es una gran satisfacción. En la parroquia Gure Aita de Gasteiz hay dos Cristos míos, en la iglesia de Jesuítas de Durango está mi obra Herriaren Ama, en el acceso a la sidrería Petritegi la escultura de una pareja de sidreros, junto al Frontoi Txiki de Azpeitia una escultura sobre la sokamuturra a tamaño natural y realizada en bronce...

Toca diversos palos pero, ¿hay algún tema que le motive especialmente?

-Me encanta crear figuras basadas en imágenes cotidianas de mi infancia que retengo en la memoria, muchas de ellas relacionadas con el modo de vida de arrantzales y baserritarras. Además, siento una gran admiración hacia las mujeres en general y las madres en particular y son las esculturas relativas a esa temática las que muestro ahora en Azkoitia.

¿Qué se encontrarán las personas que se acerquen hasta Torre Zuri?

-Una treintena de tallas de diferentes tamaños en las que pueden verse a mujeres y madres en diferentes facetas: en el proceso de educación de sus hijos, en el tiempo de ocio, trabajando, disfrutando de la naturales y de la vida amorosa y sexual... También hay una dura representación del bombardeo de Gernika con varias personas muertas, entre ellas algunas mujeres con sus hijos abrazados. La mayoría están realizadas en madera de cerezo o nogal pero también hay algunas en roble, olivo o sauce llorón.

¿Por qué las mujeres y las madres?

-Porque la experiencia me ha demostrado que la mujer es lo esencial en una familia;si falta se acabó. Las mujeres tienen mucha más capacidad que los hombres para afrontar los problemas y el sufrimiento.

¿Qué le aporta la talla de madera?

-Me da vida. Si me quitaran esto sería un hombre muerto. Durante muchos años dediqué ocho horas diarias, incluidos los sábados, a tallar. Pero la edad no perdona y ahora meto unas cuatro o cinco horas diarias.

¿Qué le gustaría decir?

-Me gustaría dar las gracias a la serrería Larrañaga de Azpeitia y al caserío Mendizabal de Ormaiztegi porque me han proporcionado mucha madera sin pedirme nada a cambio. Y a quienes tienen inquietudes por la escultura que lo intenten porque si son constantes acabarán obteniendo las figuras que buscan.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902