Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Donostia

La cúpula del Bellas Artes volverá a ser de pizarra, con nervios y cristaleras

El arquitecto Alfonso Encío, bisnieto de Cortázar, trabaja en el proyecto de reposición encargado por el Consistorio
La nueva bóveda imitará la que se construyó en 1914, diferente a la proyectada en un inicio

Arantzazu Zabaleta - Domingo, 20 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:09h

Postal en la que se ve el palacio Bellas Artes con la cúpula original.

Postal en la que se ve el palacio Bellas Artes con la cúpula original.

Galería Noticia

Postal en la que se ve el palacio Bellas Artes con la cúpula original.Un grupo ante las cristaleras de la cúpula que ahora se recuperarán.

donostia- La nueva cúpula del Bellas Artes volverá a estar cubierta de pizarra, tendrá los nervios con aspecto de piedra al descubierto y recuperará su ornamentación. Será una imitación a la que se construyó en 1914 para coronar el cinematógrafo, que en realidad era diferente a la que se proyectó en un inicio y aparece dibujada en algunos planos.

A la espera de qué sucederá en la polémica abierta entre las instituciones y la propietaria, la empresa Sade, el Consistorio ha encargado al arquitecto Alfonso Encío, casualmente bisnieto de Ramón Cortázar, la elaboración del proyecto para crear la nueva bóveda para el centenario teatro que sustituirá a la que se derribó el pasado mes de octubre.

Al ser diferente a la que se proyectó y no aparecer en los planos, Encío y su equipo han tenido que basarse en fotografías de la primera mitad del siglo XX para conocer los detalles de la cúpula original y su decoración y ser rigurosos. También tienen que seguir las indicaciones dadas por la Diputación cuando permitió el derribo, en las que establecía que debía abordarse una reconstrucción filológica y concretaba, incluso, la dimensión que tienen que tener los nervios.

Concretamente, son cinco grandes nervios los que sujetarán la estructura de la cúpula (la planta es pentagonal) y quedarán a la vista, ayudados por otros diez que llegan solo hasta media altura. En 1914 se utilizó un material que imitaba a la piedra y Encío y su equipo estudian ahora cuál puede ser el más idóneo, siempre imitando la piedra como hace 100 años. “Será un material noble”, apunta Encío. La estructura será de hormigón, sí han decidido que recuperarán la pizarra para el exterior y la ornamentación de la parte superior será de zinc.

Aunque lo cierto es que no habrá pizarra alrededor de toda la cúpula. Los donostiarras más jóvenes lo desconocen, pero durante sus primeras décadas la bóveda tuvo dos grandes cristaleras en las dos caras del pentágono que dan a la cubierta del resto del edificio y esas cristaleras se recuperarán en la nueva construcción. Antiguamente, como se observa en la imagen de la izquierda, era posible subir a esa cubierta y observar el interior del teatro desde los cristales de la cúpula, que permitían, a su vez, la entrada de la luz al interior.

reformaTanto las cristaleras como los nervios exteriores y la ornamentación de la parte superior de la cúpula desaparecieron en la reforma que se hizo del teatro alrededor de los años 70, presumiblemente, por problemas de impermeabilización. También la pizarra que la cubría desapareció. Así es como llegó la cúpula hasta octubre de 2015, cuando se permitió su derribo al observar las instituciones que estaba en estado de ruina y que suponía un riesgo para la seguridad de las personas.

Tras el derribo se colocó una cobertura metálica y su retirada será el primer paso para construir la nueva cúpula. El proyecto en el que trabaja Encío prevé que antes de construir, tendrán que acabar de derribar el arranque de la bóveda que queda aún en pie hasta llegar a las vigas desde las que parten los nervios. Habrá que verificar el estado de esas vigas que supondrán el punto de arranque para los nervios y la obra empezará, precisamente, por ahí.

El arquitecto explica que existe la posibilidad de prefabricar los nervios y colocar después las piezas enteras o se pueden levantar in situ, por lo que se estudiarán las dos posibilidades. Una vez colocados, se acometerá el forjado y la cubierta, rematada con pizarra. La última fase comprenderá la ornamentación, en previsión de que si hubiera problemas de financiación pudiera construirse el resto y dejar la decoración para una fase posterior.

Encío prevé entregar el proyecto este mismo mes al Consistorio y, a partir de ahí, estará en manos de las instituciones y la Sade encargar su ejecución, que deberá correr a cargo de una empresa especializada.

El Bellas Artes es un edificio catalogado como monumento desde el año pasado y como tal, corresponde a la Diputación velar por su mantenimiento. Por eso fue la Diputación quien ordenó a la Sade que mejorara los problemas de la impermeabilización en el resto de la cubierta, tras comprobar que las filtraciones estaban deteriorando más el edificio, vacío desde hace más de 30 años. La Sade ha recurrido la orden y la Diputación encargará esos trabajos de manera subsidiaria.

Queda por ver si ocurrirá lo mismo con la cúpula: las instituciones han ordenado su recolocación pero no han puesto una fecha límite y, de momento, la Sade ya se ha mostrado contraria a emprender esa obra. Tanto el Ayuntamiento como la Diputación afirman que, si la Sade no actúa, serán ellos quienes ejecuten la obra de manera subsidiaria aunque, de momento, no se ponen plazos.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902