Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Federico Gutiérrez Alcalde de medellín

“Frente a la violencia, hay que prevenir el delito y luchar contra la desigualdad social”

El regidor de esta ciudad colombiana ha entregado esta semana el relevo a Donostia en la presidencia de la red de ciudades iberoamericanas

Aitor Anuncibay Ruben Plaza - Domingo, 20 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:08h

Federico Gutierrez

Galería Noticia

Federico Gutierrez

donostia- Gutiérrez está al frente de una ciudad que sufrió duramente la violencia del narcotráfico y, ahora, está en un proceso de regeneración urbana y social, reconocido internacionalmente. Medellín fue fundada en 1675 por el eibartarra Miguel de Aguinaga.

¿Qué opinión tiene de Donostia?

- Es una ciudad espectacular. No había tenido la oportunidad de estar en Euskadi, pero ayer pude caminar por Donostia y vi el orden existente y el respeto que hay por el peatón. Tuve la posibilidad de ver también la forma en que se respeta al ciclista y eso habla bien de Donostia. Realmente es una ciudad que me gusta mucho. También he conocido Bilbao, una ciudad ordenada y bonita, en la que se ha hecho un gran trabajo. Pienso que tenemos un ejemplo de cuáles deberían de ser nuestras prioridades.

¿Qué aspectos implantaría en Medellín?

- Siempre he dicho que nunca se trata de copiar y pegar. Cada región es diferente en términos culturales, pero si hay algo que tengo muy claro es el papel que juegan los diferentes gobiernos en la definición de los usos del suelo y los sistemas de transporte. Y, repito, el tema del respeto por el peatón y el ciclista. Es uno de esos asuntos importantes que me llevaré de aquí.

Medellín es un ejemplo mundial de regeneración urbana. Esta misma semana ha recibido el premio Lee Kuan Yew World City Prize -considerado el Nobel de las ciudades-. ¿Qué destacaría de esa proceso de renovación?

- Hay que recordar qué fue lo que nosotros llegamos a sufrir en Medellín. Lo peor que puede soportar cualquier sociedad: la violencia. En 1991 fuimos la ciudad más violenta del mundo. Llegamos a tener 381 homicidios por cada 100.000 habitantes. Nadie había vivido lo que padecimos nosotros. Y tocamos fondo. Eso hizo que nos levantáramos como sociedad y tomáramos decisiones. Esa es la gran transformación de Medellín, que muchas veces se siente reflejada en obras públicas, en urbanismo, pero el gran cambio ha sido social. Y es como sociedad que entendimos que teníamos que mirar hacia el futuro. Somos una ciudad muy diferente de la que éramos en la década de los 90. Miramos con orgullo hacia adelante, hacia el mundo y, por supuesto, todo esto ha ido de la mano de una transformación cultural y también urbana.

¿Cómo ha cambiado la sociedad?

- Lo que a nosotros nos reconocen hoy es como una ciudad definitivamente resiliente. Somos una sociedad emprendedora, que ha hecho que Medellín hoy sea realmente un destino para turismo, negocios y, sobre todo, para que nosotros podamos vivir. Eso sí, dejo muy claro que en Medellín se ha avanzado mucho pero tiene un largo camino por recorrer. No podemos morir de éxito, tenemos que seguir trabajando. Todavía tenemos muchas desigualdades sociales y en eso estamos concentrados. Medellín tiene una identidad propia, especial, y lo mejor es la gente. Marca la diferencia. La forma con que afrontamos los problemas, la resiliencia que tenemos, el optimismo que se mantiene hacia el futuro. Eso es lo mejor que tiene Medellín y es lo que ha permitido que sigamos estando en transformación. Pero no hay que olvidar que hay que seguir dando lucha contra el crimen organizado

El índice de homicidios ha descendido notablemente pero aún es alto con 20 muertes cada 100.000 habitantes. ¿De qué manera incide esa criminalidad en el proceso de regeneración?

- La seguridad no es de izquierda ni de derecha, es un derecho que hay que garantizar. Necesitamos tener acciones de control fuerte contra la criminalidad. Siempre he reclamado un Estado fuerte que proteja al ciudadano con acciones concretas, pero al mismo tiempo que brinde oportunidades. Por eso se equivocan quienes solo creen que esto es cuestión de control y fuerza o represión o quien crea que solo es inversión social. Se necesitan las dos al mismo tiempo. Y eso es lo que nosotros estamos haciendo. Es decir, luchar decididamente por debilitar las estructuras criminales. Ir detrás de sus finanzas, detrás del lavado de activos... Pero todo esto debe ir acompañado también de inversiones sociales.

En ese sentido, Euskadi también ha sufrido la violencia...

- Frente a la violencia, es necesaria la lucha contra las desigualdades sociales y la prevención del delito, pero también tener un Estado que proteja al ciudadano. Pienso que es uno de esos temas que reclama la ciudadanía. Nosotros durante muchos años hemos sufrido la violencia. Tengo 41 años y no he vivido un solo día en paz ni en mi país ni en mi ciudad, pero, definitivamente, estamos haciendo la tarea y sé que vamos por el camino correcto. Cuando llegué a la alcaldía de Medellín tomé la decisión de que llegar allá implicaba una gran responsabilidad y que nosotros no queremos mostrar cifras que convengan políticamente. Queremos exponer la realidad y trabajarla para entregar una mejor ciudad a nuestros hijos y a las generaciones siguientes.

En ese proceso de transformación, la cultura es uno de los factores de determinantes...

- Tengo muy claro que tenemos que lograr un cambio cultural, pero no necesariamente solo a través de las expresiones artísticas. Cuando hablo de cultura ciudadana, se trata de sacar lo mejor de cada uno de los habitantes. Y eso es lo que tenemos que hacer. Somos una ciudad de 2,5 millones de habitantes y permanentemente digo que en Medellín tenemos que unirnos como sociedad. Eso es para mí la cultura ciudadana en todo su contexto, un eje transversal. Estoy seguro de que esa será la forma y el vehículo para poder seguir transformando Medellín.

En ese aspecto, ¿qué pueden aplicar de lo que ha observado en Euskadi?

- No he podido conocer mucho la cultura vasca y lo poco que he visto lo he disfrutado. Pero yo diría que el civismo. Creo que si hay un tema importante acá en el que definitivamente se ha avanzado a lo largo de muchos años es en el civismo. Pero nosotros tenemos que tomar lo bueno de los demás y mostrarle al mundo lo bueno nuestro.

¿Y qué podría tomar como ejemplo Gipuzkoa de Medellín?

- Más bien nosotros hemos venido a contar una experiencia de lo vivido. Y cómo tuvimos que ir saliendo adelante en el momento más duro que llegamos a vivir como sociedad. Pero, insisto, el camino continúa. Medellín gana muchos premios en el mundo pero no podemos vivir de eso. Los reconocimientos tienen que servir como un estímulo pero no como un fin.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902