Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Koldo Almandoz Cineasta

“La labor del director de cine es vampirizar”

En ‘Sîpo Phantasma’, su primer largometraje, el azar guía a Almandoz (Donostia, 1973) en un viaje a que incluye historias de barcos, cine, naufragios, fantasmas, amores y vampiros

Juan G. Andrés Ainara Garcia - Domingo, 20 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:10h

Koldo Almandoz

Galería Noticia

Koldo Almandoz

Pasai san Pedro- La idea inicial era dirigir “un documental observacional” sobre los cruceros pero su barcono tardó en virar el rumbo 180 grados. El resultado es una película híbrida y original producida por Txintxua Films (Amama) que se estrenó en enero en el prestigioso Festival de Rotterdam y que pronto viajará a Montevideo y al Bafici de Argentina.

¿Cuál era su idea de los cruceros?

-Yo iba con esa visión de mirar por encima del hombro a quienes van a un crucero, a Marina d’Or o a Benidorm. A veces puedes llegar a creerte mejor por disfrutar de cosas más sofisticadas pero cuando estás allí, te das cuenta de que hay miles de personas que se lo están pasando muy bien. ¿Cómo puedes estar en contra de eso? Es cierto que en los cruceros hay cosas tremendas: las condiciones laborales de los trabajadores, el sexismo de los shows nocturnos... Es como un engranaje de consumo, entretenimiento y lujo mal entendido. Pero luego hay cosas que me gustan a mí y que son supuestamente más elevadas que no dejan de ser otro tipo de cruceros: cine, teatro, música o danza para listitos. Por eso, la película igual no ha cambiado mi percepción de los cruceros, pero no volveré a juzgarlos desde un punto de vista de superioridad.

La película comienza con escenas reales y cotidianas captadas en un crucero pero la acción pronto navega hacia otras latitudes...

-Mi idea era documentar un crucero masivo pero pronto me di cuenta -y de ahí el título- que aquello era una especie de barco fantasma en el que viajan miles de personas que no viven la experiencia del mar ni de navegar: van metidos en una ciudad flotante. Por las tardes y noches, no había ni un alma en la cubierta. Ese elemento fantasmagórico me hizo empezar a grabar fragmentos en los que la protagonista recorre solitaria el barco.

¿Entonces ya sabía que esa mujer, interpretada por Maider Intxauspe, terminaría siendo el personaje de Florence Balcombe, la mujer de Bram Stoker, autor de ‘Drácula’?

-No, yo solo sabía que era un vampiro, un fantasma que recorre la cubierta. Había leído algo de la novela de Stoker, pero no conocía a su esposa. Son cosas que he ido hilvanando según me documentaba.

En distintos capítulos narra historias interconectadas en las que también salen Oscar Wilde, el director F.W. Murnau y su película ‘Nosferatu’ (1922), inspirada en ‘Drácula’...

-Son conexiones extrañas... Recordé la parte de Nosferatu en la que aparece una goleta surcando el mar y luego descubrí que Stoker escribió ese episodio inspirado en un naufragio real que sufrió su mujer, Florence. Ese personaje ganó protagonismo: supe que era hija de un militar importante de Dublín, que era muy bella y que fue la primera novia de Oscar Wilde... Cuantas más cosas leía, más conexiones se iban estableciendo. Toda la película se ha ido componiendo de ese tipo de azares y casualidades. De hecho, en julio de 2015 la teníamos terminada pero tuvimos noticia de la profanación de la tumba de Murnau, cuya cabeza fue robada de su mausoleo de Berlín. Entonces tuvimos que ir a Alemania para rodar un epílogo.

Así que ‘Sîpo Phantasma’ fue creciendo a medida que se rodaba...

-Sí, hay cosas que surgen sin que las provoques, y otras las buscas o provocas de algún modo. Cuando descubrí que Prana Films, productora de Nosferatu, significa “fluido vital” y que Murnau estaba metido en el mundo esotérico como Stoker y su mujer, me vino a la cabeza Servet y el descubrimiento de la circulación sanguínea.

...y lo plasmó en un capítulo en el que filma las entrañas de un barco como si fuera el cuerpo humano.

-El motor de un barco es como un corazón que bombea, con válvulas y arterias de diferentes colores... En mis películas intento sugerir imágenes e ideas para que las complete el espectador en una especie de juego.

No hay diálogos, todo se explica con textos escritos e imágenes...

-Al principio iba a usar una voz en off que decidí quitar al percatarme de que tenía la solución delante de mis narices: utilizar la estructura del Dráculade Stoker, que es indirecta y se compone de cartas, diarios, grabaciones, noticias de periódicos, telegramas...

Hay un capítulo en el que usa el teatro de papel, en otros rescata documentos sobre el origen de los cruceros, habla de barcos a la deriva, de las películas mudas tintadas... ‘Sîpo Phantasma’ es tan híbrida, juega con tantos elementos y formas de narrar, que cuesta definirla...

-A mí me cuesta porque parece que todas las posibles definiciones que pueda ofrecer suenan un poco pedantes, pero creo que tiene algo de documental de creación y algo de ensayo de creación. Me pasa con todas las cosas que hago: son demasiado experimentales para un cine convencional y demasiado convencionales para un cine experimental. En el ámbito experimental me dirán que se entiende demasiado -porque no es una película abstracta- y en el comercial, que todo está poco atado. Me muevo siempre en ese territorio pero es así como me salen las películas y así es como me gustan también como espectador.

Es una película de vampiros y usted ha vampirizado muchos elementos... Por ejemplo, ha reproducido secuencias íntegras de ‘Nosferatu’...

-Florence Balcombe se pasó la vida luchando para destruir todas las copias del Nosferatude Murnau por el tema de los derechos de la novela, pero a su vez, Stoker había utilizado todos los cuentos eslavos y el mito de Carmilla, muy previos a Drácula. Sí que hemos vampirizado eso, pero la labor de un director de cine es precisamente esa: vampirizar el trabajo del productor, del director de fotografía, del montador, del técnico sonido, de los músicos... No es que les estés chupando la sangre pero te alimentas de su trabajo en un oficio en el que el director es una especie de coordinador. No me voy a poner en plan Iván Zulueta (autor de Arrebato, célebre filme de cine y vampirismo), pero este oficio tiene bastante de vampirismo, igual que la creación en general.

¿Está sobrevalorada la originalidad?

-Desde Altamira, no sé si alguien puede decir que ha hecho algo completamente original porque todo el mundo se ha educado en algo y crea a partir de lo que conoce: todo termina influenciándote. Es curioso, pero al hacer la película me di cuenta de que muchos de los planos que he grabado ahora son iguales a los de hace cien años. El lenguaje del cine ha variado, sí, pero la base sigue siendo la misma, y copiar tiene muy mala prensa.

No parece una película fácil de ‘vender’... ¿Cuál es su público objetivo?

-Sinceramente, creo que es una película para un público general. He hecho pelis bastante más majaras... El sitio natural de esta película son los festivales y al haber sido estrenada en uno tan importante como el de Rotterdam, irá a muchos sitios. Estrenar en una sala es imposible porque hay que entrar en el negocio de la distribución pero cada vez hay más espacios que pueden proyectar cine de este tipo: centros culturales, filmotecas, lugares como Tabakalera... Con un solo pase en un sitio así puedes reunir a 200 personas, muchísimas más de las que podría tener la misma película en dos semanas de vida comercial en una sala normal.

¿Cómo ha sido su tránsito del corto al largometraje?

-No tengo la percepción de haber hecho algo más extraordinario que antes: la única diferencia es la duración (67 minutos). Hay películas maravillosas de 35 minutos y tostones de cuatro horas. No me parece más elevada una ópera que un tema de los Beatles de dos minutos y medio.

Rueda cortos desde 1998: últimamente ha dirigido ‘Ttarttalo’ para ‘Euskal Harriaren ABD-ak’ y ‘Narciso’ para el proyecto ‘Kalebegiak’ de Donostia 2016. ¿Cómo ve el sector?

-El circuito del corto ha cambiado o quizá yo he perdido un poco el interés, pero no le encuentro el atractivo de antaño. Me interesan propuestas distintas a las que se hacen en España, que suelen ser los típicos cortos de festival de cortos: una comedia con actores de teleserie que gana tres o cuatro premios entregados por el concejal de turno... No veo nuevos lenguajes, no se corren riesgos... Echo en falta a tíos de 20 años que nos manden a tomar por saco a todos, que sean superpunkis, que quieran cambiar o maten al padre. Siguen metidos en una industria igual de llorona que la de hace 20 años, quejándose de lo mismo: que no ponen cortos antes de las pelis, que las teles no compran cortos... Si la gente no va al cine a ver largos, ¿cómo va a ir a ver cortos? Afortunadamente, hay un magma de gente haciendo cosas interesantes como Las chicas de Pasaik, Aitor Gametxo, Jesús Palacios, David Aguilar y Peio Gutiérrez... Es cuestión de gustos pero buscan provocar algo nuevo, sorprender, desafiar... Tienen mucha más verdad y te permiten aprender.

‘Sîpo Phantasma’

Sinopsis. “Embarcamos en un crucero y viajamos a través de una historia de barcos, cine, naufragios, fantasmas, amores y vampiros”.

Duración. 67 minutos.Ficha artística. Maider Intxauspe (Florence Balcombe), Itsaso Azkarate y Karlos Odriozola (teatro de papel).

Ficha técnica. Koldo Almandoz (guión y dirección), Marian Fernández (producción), Javier Agirre y K. Almandoz (cámaras), Laurent Dufreche (montaje), L. Dufreche y Haimar Olaskoaga (diseño de sonido), Angel Aldarondo (efectos especiales), Joserra Senperena e Ignacio Bilbao (música).


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902