Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Oh lá lá!

EL FRANCÉS | Arnaud Démare conquista la milán-San Remo por delante de ben Swift y jurgen Roelandts en un sprint accidentado en la vía roma

César Ortuzar - Domingo, 20 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:10h

Arnaud Démare celebra el triunfo en la Milán-San Remo, uno de los cinco monumentos del ciclismo.

Arnaud Démare celebra el triunfo en la Milán-San Remo, uno de los cinco monumentos del ciclismo. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Arnaud Démare celebra el triunfo en la Milán-San Remo, uno de los cinco monumentos del ciclismo.

donostia- Ciego el oráculo, apagada la lógica, apareció el destino, con sus dados, sus requiebros, sus caprichos y demás facturas en la Milán-San Remo, una cábala. Arnaud Démare, que se cayó y después saltó de alegría, feliz, la mirada azul, con La Marsellesa sonando a la italiana en San Remo, donde las canciones son ligeras y los martinis saben deliciosos en un día de sol. La interpretación del himno que saludó a Démare tenía ese aire de las bandas municipales, más festivo que solemne. “Un día de gracia”, recitó Démare, abrumado, incrédulo, un punto ruborizado por su laurel, inalcanzable para Swift y Roelandts, vecinos en el podio. Hablaba su euforia, su mejor victoria, un monumento para la vitrina: la Classicissima. Gaviria, las lágrimas inundándole el interior, aplastándole el corazón, el hombro arañado por una caída en el encierro de los velocistas, masticó la desgracia. La euforia de Démare el lamento de Gaviria y la furia de Buhanni, el esprinter que boxea, noqueado en el ring de la velocidad por un desajuste del cambio, se cruzaron en Vía Roma, a la que conducen todos los caminos, la calle que emboca la Milán-San Remo, una vida entera pedaleando para la historia, para un capítulo en el incunable de los vieja carrera, 107 ediciones. Arnaud Démare estampó la última.

El velocista francés, lánguido el pasado curso, en el diván, porque se le agujereó la confianza;fortachón sin embargo en 2016, se catapultó en un sprint alborotado, caótico, anunciado por un ataque de Kwiatkowski en los posos del Poggio. El polaco, obstinado, provocó un sismo después de la aparición de Visconti y Stannard en la Cipressa. Aceleró el polaco el biorritmo de la clásica, asotto voce en la ascensión del Poggio hasta su violento despertar. El fogonazo del polaco, sin paracaídas en el descenso, alumbró la estancia en la que reunía en el chester de la aristocracia: Nibali, Sagan, Van Avermaet, Cancellara, Valverde, Gallopin... Colmillos afilados y orejas tiesas. Los esprinters siguieron el compás. El metrónomo de la Milán-San Remo se había impacientado.

La Classicissima, que asistió a una fuga eterna, de 270 kilómetros, en la que se entrelazaron Kluge, Tjallingii, Bono, Bagdonas, Coledan, Peron, Barta, Maestri, Tvetcov, Conti y Kurek, recuperó su aire mitológico bajo el dobladillo de la Cipressa, donde se evaporó la gran cabalgada. En el Poggio, la carrera se colocó su traje de gala para la alfombra roja y los flashes. Lluvia de estrellas, cola de cometas y meteoros. El frontispicio de la Milán-San Remo invocaba al sprint aunque Cancellara y Boasson Hagen trataron de girarle la cara al destino, que se presentó en toda su crudeza, o su grandeza para mover los hilos y desarrollar su gran obra. Todo lo alteró.

reacción en cadenaFernando Gaviria, el escarabajo bala, el colombiano campeón del mundo de pista, se situó en el centro de la escena. Tenía piernas de gran día, de fiesta, hasta que se destensó por un instante. Hizo el afilador y se fue al suelo. “Ha sido mi culpa, estaba en una posición perfecta pero me he descentrado durante dos segundos porque estaba empezando a pensar en cómo afrontar el sprint. Tengo sentimientos contradictorio”, dijo Gaviria. Su caída destempló a Sagan, que también perdió foco. Otro dorsal descontado. Buhanni, el sprinter intenso, el que decora su casco con un guante de púgil, se perfilaba hacia una de sus refriegas cuando el cambio le negó. Se quedó sin potencia un par de segundos. Borrado. Démare, que se recompuso de una caída en la Cipressa, -lo rescató su equipo para que entrara al Poggio - cayó de pie, en gracia, sobre la gloria de vía Roma. “Es de esos días en que todo sale bien, y lo normal es que con la caída hubiera sido al revés”. Oh là là!

Milán-San Remo

Clasificación

1. Arnaud Démare (FDJ) 6h.54:45

2. Ben Swift (Sky) m.t.

3. Jurgen Roelandts (Lotto Soudal) m.t.

4. Nacer Bouhanni (Cofidis) m.t.

.5. Greg Van Avermaet (BMC) m.t.

6. Alexander Kristoff (Katusha) m.t.

7. Heinrich Haussler (IAM) m.t.

8. Filippo Pozzato (Southeast) m.t.

9. Sonny Colbrelli (Bardiani) m.t.

10. Matteo Trentin (Etixx) m.t.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902