Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

Incapaz de reaccionar (80-71)

LIGA ACB | Un Retabet.es GBC blando, inconsistente y con demasiados jugadores a un nivel muy bajo apenas opone resistencia al
Bilbao Basket y pierde por 80-71

Néstor Rodríguez - Domingo, 20 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:10h

Doblas lanza en suspensión a canasta ante Bogris, con Travis Wear y Raül López esperando por si hay rebote, en una jugada del partido disputado anoche en Miribilla.

Doblas lanza en suspensión a canasta ante Bogris, con Travis Wear y Raül López esperando por si hay rebote, en una jugada del partido disputado anoche en Miribilla.

Galería Noticia

Doblas lanza en suspensión a canasta ante Bogris, con Travis Wear y Raül López esperando por si hay rebote, en una jugada del partido disputado anoche en Miribilla.

bilbao- En el derbi tampoco. La ansiada reacción no llegó en Miribilla, donde el Retabet.es GBC volvió a ofrecer una pobrísima impresión y encajó su 20ª derrota del curso en 24 jornadas. Un nuevo revés que lo hunde un poco más si cabe en la clasificación y mengua sus ya escasísimas opciones de permanencia. Ayer el GBC fue un equipo absolutamente inconsistente, blando en defensa, sin referencias ofensivas más allá de Txemi Urtasun. A merced de un rival que en cuanto apretaba el acelerador lo pasaba por encima. Con jugadores a años luz del nivel que se esperaba de ellos y con un entrenador sin ideas para reconducir al situación. El equipo de Porfi Fisac lleva una victoria en sus últimas nueve comparecencias. La clasificación dice que es el peor de la ACB, sensación que se confirma semana tras semana en la cancha. Ese es el nivel.

Apelaba Fisac el jueves a la heroica, al carácter como manera de reconducir una situación ya demasiado torcida. Pero el problema es mucho más grave, no solo de actitud, que por cierto tampoco parece la mejor en las últimas semanas. La plantilla simplemente no da la talla. La reacción mostrada con la llegada del técnico segoviano en diciembre se ha quedado en nada. Son cuatro victorias y doce derrotas con él al frente, números con los que es imposible recuperar una temporada que comenzó ya muy cuesta arriba con el 0-8. Hay tantas carencias que son imposibles de solucionar en esta recta final de curso: rebote defensivo, defensa poco intensa, un ataque caótico y con recursos cada vez más agotados... el problema comenzó en verano con una equivocada composición de plantilla y ni los fichajes de mitad de curso ni el cambio en el banquillo lo han solucionado. Cuando todo o casi todo se hace mal, es difícil solucionarlo sobre la marcha. Por cierto que Ponsarnau fue cesado con un balance de 0-8 y ahora Fisac acumula un 1-8.

Quedan diez jornadas y hay que ganar muchos partidos para salvarse. El descenso parece cada día más inevitable

Los problemas en el juego vienen de que la gran mayoría de los jugadores está muy lejos del nivel que se les presupone por experiencia, trayectoria o caché en el mercado. Dejando a un lado a Urtasun, con 18 puntos y una cierta consistencia en ataque, ningún jugador dio la talla ayer en Miribilla ante un Bilbao Basket que tampoco atraviesa su mejor momento de la temporada pero que simplemente a ráfagas fue capaz de hacer valer su intensidad. Los dificultades empezaron en el puesto de base, con un Llompart que tuvo que jugar 34 minutos por las molestias de Rico y que tuvo un día muy desacertado, con un 3/14 en tiros de campo que lastraron al equipo. El base, que no acaba de encontrar la consistencia en su juego, volvió a ser superado, un día más, por sus pares. Pero no es el único cuyo rendimiento está por debajo del exigido. Vrkic y Grimau apenas pudieron ofrecer un par de destellos en ataque -aunque también es cierto que arrastraban molestias-, Wear sigue a lo suyo, es decir, metiendo algún tiro y poco más, y Landry está lejos de ser ese jugador que marcó diferencias en los partidos posteriores a su llegada. Ahora parece que está pensando más en dar carpetazo a la temporada cuanto antes y marcharse en verano a otro lado. Incluso Doblas, un valor seguro durante una década, está a su nivel más bajo desde que llegó a Donostia. Sus problemas con el rebote, como los de todo el equipo en general, empiezan a ser una rémora importante. Es decir, mucha medianía, muchos jugadores que no marcan las diferencias ni por físico ni por calidad. Y que no son los más intensos y duros sobre la cancha.

16 abajo en el tercer cuarto El resumen es que el Bilbao Basket ganó sin despeinarse. El 30-22 en el primer cuarto fue significativo. Se esperaba un Retabet.es GBC que saltara a Miribilla con el ánimo de comerse la cancha, de ir a por el rival, de demostrar que aún confía en la salvación. Pero encajó 30 puntos en diez minutos y 47 al descanso. Con esas cifras es imposible ganar salvo que seas uno de los tres o cuatro grandes de la ACB. El GBC ha convertido los partidos en un intercambio de canastas, algo incomprensible cuando tiene menos calidad que la mayoría de equipos de la liga. El 47-39 al descanso dio paso a una reanudación en la que el Bilbao Basket puso la directa y se marchó de 16 (62-46). Momento en el que llegó una de esas reacciones ya habituales del GBC, reacciones que no confirma luego. Del 62-46 se pasó al 64-58 al término del tercer cuarto, lo que daba opciones teóricas de remontada, pero en realidad nadie confiaba en ello. Puede que ni siquiera los que estaban en la cancha, porque era el momento de apretar y en lugar de eso jugaron unos minutos pésimos y se pusieron de nuevo doce abajo (72-60).

Fisac llegó a jugar sin base un par de jugadas, pero ya no había solución. Ni con Llompart, ni sin él. El partido ya estaba decidido con varios minutos de antelación porque el GBC es incapaz de reaccionar. Una situación que se repite en las últimas semanas. El equipo está hundido anímicamente, por mucho que el técnico segoviano intente reanimarlos de mil maneras distintas, hasta con discursos épicos en sus ruedas de prensa. La falta de argumentos es alarmante, quizás porque no hay nada a lo que agarrarse. Los últimos minutos sobraron, para regocijo de Miribilla, que nunca vio peligrar el triunfo. El detalle fue el mate fallado por Landry, el colofón a un partido para olvidar del ala-pívot, cada vez más preocupado por engordar sus números que por otra cosa. Quedan diez jornadas y hay que ganar muchos partidos para salvarse. El descenso parece cada día más inevitable, en el fondo un desenlace lógico para un proyecto que se tambalea por todos lados. Los últimos dos meses de Liga pueden ser muy duros.

calendario gbc


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902