Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Aztertuz

La ‘revuelta Errejón’ altera a Iglesias

La mano militar del líder venerado de Podemos envía un nítido aviso al resto de la tropa, ante quien se atreva a cuestionar su línea, pero así no se resuelve la revuelta

Juan Mari Gastaca - Sábado, 19 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Pablo Iglesias ha descendido un peldaño y se ha hecho humano. Le ha valido una acusada escenificación de los primeros contestatarios a su estrategia refractaria al acuerdo de gobierno con el PSOE para que fluya desde sus entrañas políticas un instinto fumigador como si se tratara del aparatero más tenebroso de la casta más rancia. Las reglas de la ortodoxia leninista anidan también en los partidos emergentes: la disidencia se sigue pagando con una purga. También en Podemos.

Con tan semejante crudeza se explica el apresurado relevo forzoso del número 3 de esta populosa formación provocado por el estallido de la revuelta Errejón, el embrión de una crisis interna que debe entenderse como símbolo sólido de la discrepancia en un tiempo de especial inestabilidad institucional y, sobre todo, de reconocida trascendencia política.

Las urgencias se están apoderando de Podemos porque transita directamente concernido por la suerte del próximo Gobierno español. Ahí precisamente radica el estallido de su actual crisis al colisionar dos conceptos -el de Iglesias enfrentado a Errejón-Bescansa- de entender la viabilidad de la acción política del partido a corto y medio plazo y, en paralelo, cómo proteger su vida orgánica sin verse sacudido por el efecto tentador de la acumulación de poder.

Una vez más -y van dos, después de la huida del decepcionado Juan Carlos Monedero-, Iglesias demuestra que tiene inoculado el germen del autoritarismo. Asistido de su mano firme implacable, el líder venerado de Podemos acaba de enviar con la fulminante destitución de Sergio Pascual el aviso más nítido que cualquier dirigente puede dirigir a su tropa cuando se trata de advertirle del precio de futuras discrepancias. Eso sí, con el marketing desplegado en su personal libro, ha sido capaz de convertir una fulminante y polémica destitución en una apasionada apuesta por acrisolar la belleza del proyecto que lidera. Es decir, la crisis profunda que arrastraría a cualquier partido a desangrarse por las cuchilladas entre dos bandos a partir del cese de un secretario de Organización queda reducida en Podemos a una mera cuestión estética.

Pero el líder de Podemos sabe que la profunda herida abierta por el entorno de Errejón no se cura con la rápida elección de Pablo Echenique, otro estratega incorporado con entusiasmo a la causa de Iglesias tras superar sus iniciales recelos. El silencio de Errejón no es símbolo en absoluto de derrota sino un gesto intencionado que gana adeptos y, de paso, el respeto de una organización todavía convulsa y donde conviven sensibilidades opuestas sobre el rumbo a seguir en uno de los escenarios más poliédricos de la historia reciente de España.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902