Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
1-1

Un buen punto que sabe a poco

SUPERIORES | El eibar firma un notable partido y domina al getafe a domicilio, pero fallos en ambas áreas reducen su botín a un empate tardío gracias a bastón

Marco Rodrigo - Sábado, 19 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:13h

Borja Bastón encara a Guaita en una acción desbaratada por el meta del Getafe, en una de las numerosas ocasiones desperdiciadas ayer por el Eibar.

Borja Bastón encara a Guaita en una acción desbaratada por el meta del Getafe, en una de las numerosas ocasiones desperdiciadas ayer por el Eibar.

Galería Noticia

Borja Bastón encara a Guaita en una acción desbaratada por el meta del Getafe, en una de las numerosas ocasiones desperdiciadas ayer por el Eibar.

Un punto sumado en el minuto 86, fuera de casa, tras jugar casi todo el partido en desventaja, casi siempre debe considerarse positivo. No lo es por regla general por culpa de encuentros como el de ayer en Getafe, un duelo del que el Eibar salió con un botín tan positivo como escaso si nos atenemos a sus merecimientos. Los guipuzcoanos fueron muy superiores a su rival, y desperdiciaron una buena oportunidad de dar carpetazo con dos meses de antelación al objetivo prioritario de la temporada, la permanencia. Se escapó la victoria por accidente, uno de esos accidentes que viene sufriendo este equipo de un tiempo a esta parte. Lejos de sufrir la caída libre que vivió el año pasado, ahora compite todos los fines de semana. Pero siempre termina pasándole algo. Menos mal que anoche minimizó los efectos negativos.

En Getafe, como en el Calderón o como en Vallecas, fue el balón parado. Una falta lateral, pésimamente defendida, que se saldó con remate del azulón Velázquez, tardío en su marca David Juncá. Gol en el minuto siete, y a remar contra corriente. Esto último no lo hizo mal el Eibar. Lo hizo bien, muy bien, pero falló la puntería. Así que un partido que durante su mayor parte ofreció una nítida impresión de superioridad visitante se decidió en las áreas para desgracia guipuzcoana. La metió el rival. No las aprovecharon ni Inui, ni Keko (su buena reaparición, la mejor noticia de la noche), ni Adrián... Tampoco había estado fino ante la puerta rival Borja Bastón. Pero lo arregló casi sobre la bocina.

Los de Mendilibar dispusieron de ocasiones muy claras que fallaron, y encajaron el enésimo gol de la campaña a balón parado

superioridad en la medularEl partido del Coliseum se entiende mejor desde la pizarra, y desde las alineaciones de ambos técnicos. Enfrente, el Getafe de Fran Escribá salió al campo con un equipo ofensivo, dibujando un 4-4-2 de escaso músculo y mayor talento. Mendilibar, mientras, pobló la zona ancha con tres centrocampistas como Dani García, Escalante y Adrián, con el de Zumarraga como pivote único y sus compañeros actuando como interiores. La superioridad numérica del Eibar en la zona sirvió para dejar enseguida atrás el potente arranque madrileño (lástima que se tradujera en un gol), y para poner cerco a la portería de Guaita. Desde posiciones centradas, el hombre libre del que siempre disfrutaba el Eibar buscaba a Keko y a Inui, en funciones de escorados puñales, y así llegaron numerosas oportunidades de gol.

La falta de acierto de los guipuzcoanos desesperó desde un primer momento, sobre todo porque daba la sensación de que, en el banquillo de al lado, Escribá no iba a tardar en mover ficha ante lo evidente de la situación. El preparador azulón, sin embargo, insistió en una idea que le costó constantes acercamientos visitantes y a la que tardó en renunciar.

Lo hizo, concretamente, en el minuto 60. Un punta fuera (Scepovic), Sarabia como tercer centrocampista, y Víctor Rodríguez a la banda. El partido cambió.

No es que el Getafe pasara a controlarlo. No. Simplemente la cosa se igualó. Y a las ocasiones armeras se le sumaron esta vez oportunidades locales para sentenciar. El 2-0 pudo llegar en una falta (otra vez la estrategia) mal despejada por Dos Santos. Y el 1-1, en un disparo lejano de Inui estrellado en el palo, preludio del gol de Bastón a centro del japonés. Faltaban solo cuatro minutos para el 90, y el Eibar pudo ganar. La tuvo Sergi Enrich. No habría sido injusto. Pero al menos el Eibar sigue avanzando. Tiene 38 puntos, una cifra de las que ya invitan a la duda. Así podría ser hasta suficiente.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902