Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

El tridente del renacimiento

El Museo Oteiza presentó ayer el proyecto expositivo ‘Oteiza, Lekuona, Balenciaga. El renacimiento incompleto, 1930-1936’, que hasta el próximo 8 de mayo muestra 60 obras de los tres artistas guipuzcoanos.

Un reportaje de Amaia Rodríguez Oroz. Fotografía Iban Aguinaga - Viernes, 18 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:15h

La escultura de yeso ‘Jesús en el Jordán’, que el creador oriotarra Jorge Oteiza realizó en el año 1933.

La escultura de yeso ‘Jesús en el Jordán’, que el creador oriotarra Jorge Oteiza realizó en el año 1933.

Galería Noticia

La escultura de yeso ‘Jesús en el Jordán’, que el creador oriotarra Jorge Oteiza realizó en el año 1933.Las 60 piezas de Oteiza, Balenciaga y Lekuona se entremezclan por las salas del museo.A la izquierda de la imagen, una ‘Menina’ de Balenciaga.

La intensa pasión del oriotarra Jorge Oteiza (1908-2003), el zestoarra Narkis Balenciaga (1905-1935) y el ordiziarra Nicolás Lekuona (1913-1937) por crear una nueva mentalidad en un mundo renovado les llevó a agruparse con la idea de estudiar las culturas primitivas, comenzando por las precolombinas, para elaborar una teoría de los renacimientos artísticos aplicable al arte vasco. Con estos objetivos, Oteiza y Balenciaga proyectaron un viaje a Latinoamérica, que iniciaron en 1935. Aunque en este viaje iniciático no participaron los tres artistas -Lekuona no viajó-, sí realizaron previamente una exposición conjunta en septiembre de 1934 en los bajos del Kursaal de Donostia, que constituyó la presentación de la obra de estos tres jóvenes autores, ávidos de experimentación y conocimiento. Este inicio de trayectoria, no obstante, quedó pronto parcialmente truncado: Balenciaga murió en México en 1936 y una bomba acabó con la vida de Lekuona un año más tarde, en el frente de Frúniz, durante la Guerra Civil.

Pintura, escultura, dibujos y documentación

El proyecto expositivo está comisariado por Gregorio Díaz Ereño, director del Museo Oteiza, y muestra la voluntad de integración de las enseñanzas de las vanguardias artísticas internacionales de principios del siglo XX en la obra de estos creadores, a través de la presencia de 60 pinturas, esculturas y dibujos, junto con numerosa documentación original procedente del archivo del Museo Oteiza. La muestra, además, se complementa con la edición de una publicación monográfica. En su presentación, que tuvo lugar ayer, estuvo presente el director de Cultura del Gobierno de Navarra, Fernando Pérez Gómez, para quien este proyecto “pone en valor la unión entre estos tres artistas que participaron activamente en esa renovación de los lenguajes plásticos”.

Los tres autores lucharon intensamente por la renovación de los valores plásticos en Euskadi durante la Segunda República

Por otro lado, Gregorio Díaz, comisario y director del Museo Oteiza, afirmó que la exposición tiene “un sentido sentimental por unir a estos tres artistas con una clara vocación de modernidad y de vanguardia, teniendo muy claro que esta vanguardia debía adecuarse a las formas artísticas locales, puesto que no se trataba de romper y acabar, sino de entrelazar”. Según destacó Díaz Ereño, los tres “tuvieron una vocación similar y, aunque fueran artistas muy distintos, tenían una idea común que era la del renacimiento y la vanguardia”.

El comisario, para quien Oteiza, Lekuona y Balenciaga tenían una “relación viva pero también epistolar, muy emocional, sarcástica e hiriente”, indicó además que de “ese tridente renovador”, tras el viaje a América de Oteiza y Balenciaga, “solo quedó Jorge Oteiza, para quien siempre existió un peso importante y una necesidad de recordar la relación que tuvo con estos artistas, tanto en Madrid y en Donostia como en todas las localidades en las que vivió con gran intensidad y pasión la relación con estos dos artistas”.

La obra de Nicolás de Lekuona, de la que se pueden ver piezas como Nace una diosa, Examen de conciencia o La calle de nadie, constituye una proyección de los lenguajes más experimentales de su tiempo y se acerca al surrealismo, combinándolo de modo muy singular con un tratamiento espacial propio del cubismo y el futurismo, si bien también se pueden establecer elementos de conexión con la pintura metafísica. El constructivismo ruso capta enseguida su atención y constituye una referencia clara en sus trabajos fotográficos y en sus fotomontajes.

Por su parte, Jorge Oteiza practicó, durante estos años, una figuración de carácter expresionista, bastante ecléctica, muy influida por Alberto Sánchez, con sus formas verticales, pero también deudora de Brancussi, Epstein, Tsaplin y Derain, en sus tanteos primitivistas. Más teórico que los otros dos, para él el arte nunca fue un fin, sino una práctica destinada a servir de instrumento para la realización de un proyecto personal y colectivo. En la muestra se exponen obras como San José y María en cinta, Adán y Eva, tangente, Ernesto Diehl o Jesús en el Jordán.

Por último, el eclecticismo de Balenciaga revela un amplio abanico de intereses e influencias que determinaron sus pasos en el ámbito de la pintura. De este, se exhiben piezas como Hombre que se debe al papel, Puerta de la justicia. Granada o Posada de la sangre. Toledo. Oteiza, en el artículo escrito sobre la exposición de Balenciaga en Buenos Aires en 1936, señaló que “su búsqueda de la luz puede ser impresionista. Su captura, que es en volumen, de las más variadas expresiones tonales;fiesta de color en la intimidad de nuestro paisaje y encuentro personal -y signo- en la unidad y pureza de nuestro renacimiento”.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902