Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
politika

Sánchez reflota la vía de izquierdas

Reactiva los encuentros con IU y Podemos tras ceder en sus posiciones iniciales y consentir que no esté presente C’s

Jueves, 17 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:09h

Albert Rivera, ayer, con Lilian Tintori, esposa del opositor venezolano Leopoldo López.

Galería Noticia

Albert Rivera, ayer, con Lilian Tintori, esposa del opositor venezolano Leopoldo López.

Donostia- El acuerdo de Pedro Sánchez con Ciudadanos parecía haber llevado a un callejón sin salida al candidato a la presidencia española. El pacto se presentó como un documento prácticamente intocable, con escaso margen para incorporar aportaciones de otros partidos o eliminar puntos polémicos, lo que ahuyentó en bloque a toda la izquierda por sus postulados económicos, y a los nacionalistas vascos y catalanes por el veto al derecho a decidir y su falta de ambición en materia territorial. El bloqueo se agudizó cuando Sánchez anunció que se llevaría a todas las reuniones a Ciudadanos. A la vista del escaso recorrido que estaba teniendo su planteamiento, los dos partidos comienzan a suavizar el esquema negociador: el socialista se ha prestado a tener encuentros con la izquierda sin la presencia de Ciudadanos. Un movimiento que ha resultado suficiente para que se reactiven las negociaciones por la izquierda, que habían quedado en suspenso tras la ruptura de la mesa a cuatro entre PSOE, Podemos, Compromís e IU.

Los equipos negociadores de PSOE e IU se reunirán hoy en el Congreso, y Sánchez ya ha hablado con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, para mantener un encuentro antes de Semana Santa. De momento, el único cambio que se ha registrado es que el socialismo accede a negociar sin Ciudadanos, pero no piensa arrojar a la papelera el acuerdo con la formación de Albert Rivera, de modo que el problema de fondo persiste: Sánchez se empeña en tejer un acuerdo plural a derecha e izquierda, con Ciudadanos y Podemos, una alianza que nadie salvo él mismo ve compatible, y un planteamiento con el que ya ha fracasado dos veces en las votaciones de investidura.

El clavo ardiendo al que se aferra el socialismo es Compromís, que ayer tomó parte en una cita a tres con el PSOE y Ciudadanos, y que Sánchez confía en que añada presión a toda la izquierda. Su portavoz en el Congreso, Joan Baldoví, ha sido uno de los representantes políticos más conciliadores en las conversaciones, y hace unas semanas llegó a amarrar un importante acuerdo con Sánchez para reconocer la deuda histórica con Valencia, cifrada en unos 16.000 millones. El pacto se daba por hecho, pero saltó por los aires en el último minuto cuando el PSOE acordó con Ciudadanos y se produjo la desbandada de la izquierda, a la que terminó sumándose Compromís. No obstante, la formación valenciana siempre ha tratado de preservar con celo su autonomía pese a su alianza con Podemos, y ayer Baldoví se abrió a explorar un acuerdo en los mismos parámetros que maneja el socialismo, con Podemos y Ciudadanos a la vez. Prefiere un gobierno puramente de izquierdas, pero cree que “no pasa nada” por intentar la otra vía y ver “a qué conduce”. “Nos sentaremos con dúos, tríos y con quien sea porque nuestra única línea roja es el PP”, destacó en una rueda de prensa tras el encuentro a tres. Lo contrario, dijo, sería “dejación de funciones”.

el papel de podemosEl socialismo aspira a lograr un acuerdo con Compromís que presione a toda la izquierda para que también IU y Podemos levanten el veto a Ciudadanos. Además, Compromís cuenta con cuatro escaños que, pese a no ser un número espectacular, son determinantes en el cálculo de Sánchez, que quiere un gobierno con el apoyo de ese partido, Ciudadanos, PNV, Izquierda Unida y Coalición Canaria. Suman 143 escaños, justamente uno más que los 142 votos en contra del PP, la izquierda abertzale y los nacionalistas catalanes. A Podemos le pide que se abstenga, y cree que podría hacerlo para hacer posible el desalojo de Rajoy, y para evitar unas elecciones que podrían pasarle factura por su dureza en el proceso negociador y sus crisis internas.

Por encima de todas las razones, la que verdaderamente podría preocupar a Podemos es la posibilidad de que, si hay comicios, tenga que presentarse en solitario, sin las confluencias catalana, gallega y valenciana. En las elecciones de diciembre, acudió en coalición con En Comú, las mareas gallegas y Compromís, pero comienzan a demandar un espacio propio, sobre todo después de haberse frustrado la demanda de contar con un grupo parlamentario para cada una. Si acudiera en solitario, Podemos vería mermados sus escaños en el Congreso y, con ello, su fuerza negociadora, por más que cupiera pensar que coincidirán en la inmensa mayoría de las votaciones y criterios.

Sánchez e Iglesias tuvieron ayer una conversación telefónica en la que se mostraron de acuerdo en “normalizar el diálogo entre ambos”. Cabe recordar que Podemos planteó un gobierno de coalición al socialismo con unas condiciones que varios barones consideraron exorbitadas y humillantes. Iglesias volvió a tocar fibra sensible en el pleno de investidura, cuando relacionó a Felipe González con los GAL. Ayer hablaron durante quince minutos y constataron coincidencias en política europea y refugiados. En un comunicado conjunto, anunciaron su intención de reunirse ellos dos, sin Ciudadanos, y antes de Semana Santa.

C’s trató de hacer ver que no le concede mayor relevancia, aunque por momentos pareció despechado al asegurar que la cita no llevará “a nada”. “Son dos líderes que se reúnen para solucionar problemas de desacuerdos que han tenido, escenificar desacuerdos o hablar de sillas y vicepresidencias”, despachó el diputado Miguel Gutiérrez. C’s había dejado claro su deseo de que el acuerdo se ensanchara por la derecha, con el PP, y no con la izquierda. Ayer lanzó una campaña en Twitter donde contrapone en letras de color naranja lo que ofrece Rivera y, en letras de color morado, lo que cree que oferta Iglesias, bajo el lema Tú eliges. Para calmar cualquier suspicacia, Sánchez se reunió ayer con Rivera en una cita donde dejó clara la vigencia del pacto entre ambos, que será la base de los próximos contactos. Por lo visto, C’s acepta las explicaciones y no ve extravagante que el PSOE se cite por separado con la izquierda, en vista de que los intentos por atraer al PP han sido vanos.

Podemos prefiere una alianza estrictamente de izquierdas que cuente con el apoyo del PNV y la abstención del nacionalismo catalán, una última puerta a la que Sánchez se resiste a llamar a pesar de su reunión con el president Puigdemont. Podemos ve complicado, “por no decir imposible”, un acuerdo con C’s.

Los equipos negociadores de PSOE e IU se reunirán hoy sin Ciudadanos, tal y como explicó Alberto Garzón. Según dijo, IU “no le ve ningún sentido político” a hablar con C’s porque el propósito de los contactos es construir un gobierno progresista. “La relación tiene que ser con el PSOE”, recalcó. Aun así, no descartó un acuerdo entre la izquierda que pueda contar con la abstención de C’s.


Carta del PP Mientras tanto, el portavoz del grupo parlamentario Popular, Rafael Hernando, envió ayer una carta a Ciudadanos en la que considera que es el momento de “abandonar definitivamente las exhibiciones mediáticas”;de abordar un “diálogo verdadero, discreto y sincero” y de mantener un encuentro para desbloquear la situación.

En la misiva, Hernando insistió en “la necesidad de generar las condiciones necesarias para que al máximo nivel, el Sr. Rajoy y vuestro socio, el Sr. Sánchez, puedan mantener un encuentro que sea capaz de desbloquear la situación y que posibilite, más pronto que tarde, que nuestro país tenga un Gobierno que cumpla con las expectativas de la mayoría de los ciudadanos y al que, como sabes, queremos que se incorpore Ciudadanos”. - M. Vázquez/Efe


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902