Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Colaboración

Consultas

Por Joxan Rekondo - Jueves, 17 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:09h

1. Ponencia de ‘estatus político’. Hace muy poco tiempo que, de la mano de los principales grupos políticos vascos, se han presentado diferentes propuestas de conclusión para el futuro estatus político vasco y el derecho a decidir. En el marco de la ponencia parlamentaria, los diferentes partidos PNV, EH Bildu, PSE y PP ya han puesto sus proyectos sobre la mesa. Formarán parte de los programas que someterán al debate político que se dilucidará con las cercanas elecciones al Parlamento Vasco que, según parece, van a celebrarse en el otoño de 2016.

Debe recordarse que las elecciones vascas son elecciones a instituciones cercanas, que cuentan con una legitimidad popular muy notable. Son elecciones, además, que se desarrollarán, como es costumbre, en un ambiente de neutralidad administrativa y alta participación electoral, lo que facilitará el contraste y la expresión de políticas alternativas, que a su vez son garantía de una diversidad de opciones para el voto ciudadano.

2. Consultas. Paralelamente, sin embargo, diferentes plataformas populares relacionadas con Gure Esku Dago han puesto en marcha en Gipuzkoa y Bizkaia diversas consultas locales y comarcales con preguntas más o menos cerradas sobre el mismo tema del derecho a decidir y el autogobierno. Digamos que a este movimiento no puede quitársele la legitimidad para desplegarse al margen del calendario institucional o para movilizar y comprometer en cuestiones de la agenda política a ciudadanos con intereses comunes.

Sin poner en duda esta legitimidad, sin embargo, hay varias características de estos movimientos que inducen a la inquietud y la desconfianza. El primero de ellos es precisamente el solapamiento del calendario de consultas populares con la agenda electoral. Cabe preguntarse si hay un interés específico en desplegar una contraprogramación que debilite la transparencia de un debate electoral en el que se manifieste la pluralidad real de opciones sobre el estatus político. Cabe preguntarse quién va a gestionar los resultados de estas consultas y si éstos van a utilizarse para rivalizar con el mandato popular que se emita en las próximas elecciones vascas. Cabe preguntarse si es compatible la unilateralidad bajo la que se han organizado dichas consultas con la necesidad de pacto y convivencia interna en el país. Y cabe preguntarse también si hay algún partido político vasco al que pueda interesar que se produzca ese escenario.

3. Abian. Basta leer la ponencia en curso de la izquierda abertzale (Abian) para encontrarse con expresiones que pueden alimentar esa desconfianza. Se dice que “Gure Esku Dago ha sido uno de los pocos ejemplos de generación de una dinámica de las dimensiones que exige la fase política actual” (pag. 9), definida bajo las palancas de unilateralidad y confrontación. “Se necesitan procesos que polaricen a la sociedad” (pag. 32), se añade en la misma ponencia en abierta contradicción con las claves de convivencia que, para la mayoría social vasca, definen el actual momento histórico.

El influjo de la izquierda abertzale en estas plataformas es una incógnita que solo podrá valorarse con el tiempo. Pero, se ha de saber que el citado texto Abian encomienda a su base social la realización de un “esfuerzo especial para activar(se)… en los proyectos y movimientos populares” como Gure Esku (pag. 47), por considerarlo ‘indispensable’ para el triunfo de su estrategia política.

4. Gure esku dagoena. Aportar a lo socio-político lo que está en nuestras manos es subsidiariedad y la subsidiariedad no tiene por qué ser conflictiva. Tras el periodo de guerras, el lehendakari Agirre convocó a ‘coordinar muchos pequeños esfuerzos’ en los ámbitos económico y educativo-cultural que contribuyeron a una importante integración social. Arizmendiarrieta, por su parte, habló de la cooperación como ‘revolución diaria en el ámbito de las posibilidades, sin renuncia a los ideales’. Sus mensajes son igualmente válidos para hoy. Más que técnicas de masas que prometen (con el previsible coste de la polarización social) la llegada de grandes acontecimientos históricos, necesitamos protagonizar muchas microhistorias de reconstrucción y convivencia social.

Nuestra capacidad de depender de nosotros mismos no se prueba solo en el ámbito político-institucional. Un país sin un músculo social es siempre dependiente, al margen de su grado de soberanía formal. Realizar una apuesta política expansiva sin afianzar el suelo social, nuestro ‘modus (con)vivendi’ diario, es muy peligroso. Muscular lo social comienza por cooperar en lo cotidiano, pudiendo servirnos de estímulo colaborar en torno a contenidos socio-económicos y socio-políticos concretos y explícitos, que sí dependen de nosotros y de nuestras propias actitudes en la vecindad, en la cultura y en la empresa. Primero la proximidad, rehabilitando la confianza en nuestros comunes, éticas y compromisos que debemos compartir para convivir. En todo caso, sin plantearse la confrontación como objetivo a perseguir, ya que puede llevarnos, más pronto o más tarde, a la traumática espiral que afortunadamente hemos dejado atrás y no queremos que vuelva.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902