Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Colaboración

Problemas y soluciones

Por Javier Otazu Ojer - Miércoles, 16 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:11h

Recuerdo unos alumnos que se quejaban de un ejercicio de un examen que no se podía resolver con los datos dados. Es decir, la solución del problema planteado era que no tenía solución. La protesta era razonable: ¿cómo nos pueden plantear un problema así?

Desde los tiempos de la escuela, la mayoría de los problemas que nos plantean tienen una única solución. Es como si un enunciado A nos llevase a una respuesta directa B. Sin embargo, eso no siempre es así. En la vida real, muchos problemas no tienen solución. Nos lo recuerda aquel sabio al cual cuando le pedimos que nos aconseje sobre los problemas existentes en nuestra vida nos contesta así: “si tu problema tiene solución, ¿de qué te quejas? Si tu problema no tiene solución, ¿de qué te quejas?”. Eso sí, a nuestro querido sabio le pediríamos una última ayuda: distinguir los problemas que tienen solución de los que no la tienen.

Sin embargo, no es suficiente con todo ello. Existen cuestiones que tienen más de una solución. Además, según se apliquen una serie de personas van a salir más favorecidas que otras. Podemos afirmar que aquí es donde está la clave de toda esta historia. Y en ello radican los problemas de los que tanto se habla ahora: los problemas económicos. ¿Cómo solucionar el paro, la educación, las listas de espera, y tantas otras cosas que tanto nos preocupan?

Por desgracia, muchas de las promesas electorales que escuchamos no son ciertas. No existe una solución para todos estos problemas. Además, debemos valorar el coste de oportunidad: los recursos son escasos. Arreglar el problema de las listas de espera contratando más especialistas sanitarios supone no mejorar la educación ya que necesitaríamos más contrataciones de profesores y no queda dinero para ello. Por eso algunos programas son meras declaraciones de intenciones.

Lo mismo ocurre en nuestra vida personal. Abordar una separación, en especial con hijos de por medio, no tiene una solución única. Se trata de buscar aquella en la que todas las partes pierdan el mínimo posible. Sí, es muy fácil escribirlo. Pero comprender que los problemas tienen muchas soluciones y que lo importante es llegar a aquella que permita una mejor convivencia posterior de las partes implicadas es básico para encontrar una mejor salida. Por desgracia, en estos casos se trata de “coger el máximo posible;total, el no ya lo tengo”.

Por otro lado, hay muchas cuestiones adicionales que debemos tener en cuenta al enfrentamos a un problema. Primero, puede que nos falten datos. Segundo, la incertidumbre importa: desconocemos las pautas en las que se va a mover el futuro, sean las personas o sean las instituciones. Eso es debido a que los niveles de interdependencia entre todos los agentes económicos son enormes. Esto nos lleva a una sugerencia académica: plantear en los exámenes preguntas abiertas, problemas a los que les faltan datos, problemas sin solución y problemas con muchas soluciones.

Sí, es una propuesta atrevida. Ahora bien, ¿no nos debe preparar la educación para la vida profesional y personal posterior? Pues bien, la vida es así.

En estos días en los que escuchamos diferentes discursos políticos en los que se nos promete “un nuevo mundo, una gran cambio, una gran limpieza, una gran regeneración y un nuevo impulso” (siempre ha sido así) merece la pena recordar que pocas veces esos cambios fabulososnos han llevado a un paraíso feliz. ¿Habría cambiado mucho nuestra vida en los últimos años si los gobiernos hubiesen sido diferentes? Salvo los hipotéticos casos de políticas extremas (y en ese caso el cambio habría sido para mal), claramente no.

La mejor forma de abordar la solución de nuestros problemas de convivencia nos la proporciona el catedrático de Economía Aplicada Cándido Muñoz Cidad: “la economía no es un vademécum de soluciones como la entienden algunos profesionales y profanos sino un método de reflexión, de organización de ideas y de aproximación a los problemas considerando alternativas posibles”.

Es por eso que los discursos de convivencia creíbles serían de este estilo: “Estimados ciudadanos: quería compartir con vosotros una nueva época. Una época cuyo aspecto principal pasa por el paso del gobierno a la gobernanza. El gobierno viene dado por las instituciones del Estado, la gobernanza viene dada por la multitud de organizaciones e instituciones que participan en la dirección de la sociedad. Un gobernante es tan sólo un Kyberbes (timonel): alguien que sabe a dónde va pero debe adaptarse a los cambios de la naturaleza y a las peticiones de sus compañeros de viaje para poder tomar las mejores decisiones posibles. Por eso deseo compartir con vosotros la responsabilidad de nuestro camino y llevaros a un futuro en el que exista la correspondencia necesaria entre las aspiraciones de hoy y vuestras experiencias futuras. Gracias por la confianza”.

La vida es sueño y los sueños, sueños son.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

    • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
    • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902