Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
Tribuna abierta

Perspectivas del empleo a medio plazo

Por Joseba Madariaga - Martes, 15 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:06h

Tribuna

Galería Noticia

Tribuna

Todas nuestras apuestas de futuro apuntan a la necesidad creciente de técnicos de alta cualificación con competencias multidisciplinares tanto técnicas como comerciales y en las últimas tecnologías.

Desde la perspectiva de la economía, el empleo es probablemente la variable más relevante para el gestor de política económica. El tiempo de crisis que nos está tocando vivir ha mostrado su cara más cruenta precisamente en las magnitudes del mercado laboral. Es por ello lógico y pertinente preguntarse por las expectativas del mercado laboral a medio plazo. En este sentido, hay que advertir de las dificultades que encierra un análisis de estas características debido a que exige analizar las relaciones de cuatro subsistemas como son: la demografía, el mercado de trabajo, el sistema productivo, y las políticas públicas. Sin entrar en tan ardua tarea, vamos a señalar algunas cuestiones relevantes en relación a los elementos apuntados.

Comenzando por la demografía, a nadie escapa el problema de envejecimiento que adolece la sociedad vasca. Es por ello que la cuestión demográfica es clave a la hora de analizar la previsible evolución del mercado laboral. Las estimaciones apuntan a una caída del 4% de la población total de aquí a 2025. Y el análisis por grupos de edad revela que el único grupo que se incrementará será el de más de 65 años, y en la nada despreciable cantidad relativa del 20%. Dicho de otro modo, de aquí a 2025 habrá una parte importante de la población ocupada que accederá a la jubilación, lo que liberará puestos de trabajo. La estimación que realiza Lanbide por este concepto alcanza la cifra de 266.398 personas empleadas.

Además de la sustitución debida a las jubilaciones, a la hora de estimar los empleos generados deben tenerse en cuenta los puestos derivados del crecimiento económico del periodo, de la interacción del sistema productivo y mercado de trabajo. En este sentido, la estimación de empleos hasta el 2025, realizada sobre la base de previsiones de crecimiento moderado y mejora de las tasas de actividad y ocupación, apunta a un registro de unos 35.686 puestos adicionales. En definitiva, la suma de ambos conceptos arroja una estimación de más de 302.000 puestos de trabajo, unos 30.200 de media anual.

Las cifras apuntadas ponen de manifiesto la relevancia del factor demográfico en lo que a las jubilaciones se refiere. Y es que casi nueve de cada diez puestos que se van a generar a lo largo de la próxima década serán debidos a la necesidad de sustituir trabajadores que abandonan el mercado laboral por una cuestión de edad. No es preciso señalar que dicha cifra no deja de ser una estimación y que, casi con total seguridad, algunos de los puestos no se cubrirán o las funciones desarrolladas por las personas que los ocupen pueden cambiar. En cualquier caso, no restan importancia a uno de los factores clave para la evolución del mercado laboral vasco a medio plazo.

Lo anterior justifica un paso adicional en el análisis, consistente en determinar las familias profesionales en las que se estima que va a haber una mayor demanda de puestos de trabajo tanto por dinamismo económico, como principalmente por jubilaciones. Este análisis nos llevará a identificar los nichos de trabajo más relevantes en los años venideros. Así, las familias profesionales en las que se vislumbra creación de empleo son: Fabricación Mecánica, Sanidad, Comercio y Marketing, Hostelería y Turismo, Instalación y Mantenimiento, Edificación y Obra Civil, Servicios Socioculturales y a la Comunidad, y Transporte y Mantenimiento de Vehículos.

Una vez detectadas las familias que llevarán asociadas importantes oportunidades de empleo, la siguiente cuestión sería ver si tendremos personas con la formación necesaria para acceder a dichos puestos. Una mirada al alumnado por familias profesionales y su evolución en el pasado reciente permite detectar algunas cuestiones de interés.

En primer lugar, se aprecia que, en determinadas familias profesionales, el encaje es bueno en el sentido de que se observa un volumen creciente del número de alumnos (Sanidad, Servicios Socioculturales y a la Comunidad, Transporte y Mantenimiento de Vehículos, y Mantenimiento y Servicios a la Producción). En cambio, se observa cierto desalineamiento en familias relevantes como Fabricación Mecánica, Informática y Telecomunicaciones, Química, Comercio y Marketing, Artes Gráficas, Hostelería y turismo, y Comunicación, Imagen y Sonido.

Finalmente, en segundo lugar, se detecta cierta escasez de oferta de plazas de FP correspondientes a cada familia profesional, incluso en aquellas modalidades que se encuentran en expansión de alumnado. Esta escasez se aprecia con toda nitidez cuando se comparan las plazas ofertadas en la Comunidad Autónoma de Euskadi con las de Cantabria, Catalunya y Navarra, por ejemplo.

Pero todo lo que hemos comentado previamente tiene que ver con nuestra situación actual desde la perspectiva del sistema productivo y mercado laboral. Nos queda integrar las políticas públicas y en este sentido las prioridades estratégicas de especialización de Euskadi basculan sobre tres pilares:

la prioridad de la Fabricación Avanzada que se entiende como una actividad orientada a la creación de nuevos productos y la mejora en los procesos de fabricación, incorporando el potencial innovador de nuevos materiales y tecnologías de fabricación avanzadas.

El sector de la energía, cuyo desarrollo tiene implicaciones altas con el sector TIC y equipos electrónicos y la industria de las biociencias. Además, su nivel de transversalidad es elevado por la implicación que tiene en el desarrollo competitivo de otros sectores.

La prioridad de biociencias, una apuesta estratégica para apoyar la diversificación de la economía de Euskadi hacia ámbitos con potencial de desarrollo.

Todas nuestras apuestas de futuro apuntan hacia la necesidad creciente de técnicos de alta cualificación con competencias multidisciplinares tanto técnicas como comerciales y con habilidades en las últimas tecnologías. De nuevo, ello requiere que exista un claro alineamiento del binomio necesidades-formación. En este sentido, los datos apuntan a que a lo largo de los últimos años ha habido una sensible caída de estudiantes de carreras técnicas (ingeniería, arquitectura y ciencias), lo cual nos pone sobre la pista de que es necesario potenciar el ajuste e identificación temprana de las necesidades del sector productivo asegurando una mirada regular, sostenida en el tiempo, y que integre un enfoque cuantitativo y cualitativo. El desajuste en la oferta-demanda de especialistas puede lastrar el desarrollo y en un entorno de disminución de la población activa afinar en este ámbito se convierte en algo sustancial.

Casi nueve de cada diez puestos que se van a generar a lo largo de la próxima década serán debidos a la necesidad de sustituir trabajadores que abandonan el mercado laboral por una cuestión de edad


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902