Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
sociedad

Abandonados en la cuneta

Once trabajadores del mantenimiento de carreteras de Gipuzkoa llevan 17 meses en el paro tras la última adjudicación. La Justicia reitera que debían seguir en su trabajo pero la nueva empresa quiere abaratar costes.
La Diputación tiene la última palabra

Un reportaje de Mikel Mujika. Fotografía Ruben Plaza - Domingo, 13 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:12h

Los trabajadores en paro Etxebeste, Zubiria, Lorenzo Elizondo, Lukambio, José Mari Elizondo, Portu y Espelosín.

Galería Noticia

Los trabajadores en paro Etxebeste, Zubiria, Lorenzo Elizondo, Lukambio, José Mari Elizondo, Portu y Espelosín.

Siguen unidos. Como el equipo que formaban en el trabajo: día tras día desbrozando maleza, cortando hierba y limpiando de basura y piedras las cunetas de las carreteras guipuzcoanas desde Endarlatsa hasta Andoain. El más veterano de ellos se tiró 14 años enfundado en su peto amarillo desde enero hasta diciembre. Pero de la noche a la mañana, se vieron en la calle "sin saber por qué". Ahora llevan 17 meses en el paro y aunque la Justicia les da la razón, pueden quedarse sin trabajo porque las empresas que se hicieron cargo de este servicio público han decidido hacer el trabajo de doce meses en seis para abaratar costes.
Siete de los once afectados deciden contar su historia a NOTICIAS DE GIPUZKOA, con nombres y apellidos. Son navarros: de Bera, Lesaka, Sunbilla y Lantz. La mayoría de ellos está cobrando prestaciones de desempleo de unos 700 euros;alguno, como es el caso de Santiago Espelosin, lleva desde 2014 percibiendo la ayuda mínima de 426 euros;y José Ángel Zubiria, por su parte, se gana la vida como autónomo para tratar de sacar adelante a una familia de tres personas.
La Diputación de Gipuzkoa es conocedora de este asunto. Se trata de una patata caliente heredada de la anterior legislatura, con una sentencia contundente por parte del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco -las empresas la han recurrido al Supremo-. El TSJPV reconoce a estos trabajadores como empleados del servicio de mantenimiento de carreteras y reitera que debieron continuar en su trabajo pese al cambio de contratista en octubre de 2014, cuando una nueva Unión Temporal de Empresas (UTE)ganó el concurso público lanzado por la Diputación.
Aunque la sentencia del TSJPV es clara, en la actualidad, la reincorporación de estos trabajadores al servicio resultaría para la propia UTE más cara que ejecutar sus despidos improcedentes. Una media de unos 16.000 euros por trabajador bastaría para echarles sin motivo justificado.
más barato Por contra, pagarles los salarios atrasados tendría un coste mayor y forzaría a las empresas a mantener la limpieza de cunetas durante los doce meses del año, como ha sido siempre. Con el consiguiente encarecimiento. Los despidos son la solución más barata para la UTE, que ofertó hacer este servicio un 20% más barato que el anterior contratista.
El sindicato ELA, que representa a diez de estos once trabajadores -diez navarros y uno guipuzcoano-, pide a la Diputación que no permita los despidos, ya que se reduciría de doce a seis meses el corte de maleza en las cunetas de las carreteras y supondría una "precarización del servicio".
El sindicato considera acreditado por el TSJPVque, al no subrogar a estos trabajadores, existe un incumplimiento de los pliegos de condiciones por parte de la UTE y que la Diputación puede suspender el contrato si no se consigue un acuerdo para garantizar la continuidad de estos empleados.
"Nosotros solo queremos seguir trabajando y estamos viviendo una situación terrible porque tenemos familia", asegura Javier Portu, el más joven de los siete afectados que cuentan su historia a este periódico.
cinco meses sin cobrar Su pesadilla comenzó el 1 de noviembre de 2014. Cuando una nueva UTE se adjudicó el servicio de mantenimiento de carreteras, firmaron el finiquito con su anterior empresa y se dirigieron al nuevo empleador. "Era una situación nueva para nosotros, pero ya teníamos compañeros que habían sido subrogados y nos presentamos en la sede de la nueva empresa para empezar a trabajar. Y lo primero que nos dijeron es que estábamos tocando la puerta equivocada", narran.
Aquel día les tuvo que sacar la Er-tzaintza de la sede de la constructora. "Nos quedamos vendidos. ¿Tenemos que venir o no? ¿Qué tenemos que hacer?", nos preguntábamos. "No figurábamos en ningún sitio", recuerdan. Fueron a la oficina de empleo y allí se dieron cuenta de que su situación era aún más grave.
"El Inem se encontró en un caso que no se había visto nunca porque la anterior empresa no nos reconocía al entender que debíamos ser personal subrogado y la nueva nos decía que nos habíamos equivocado de puerta", explican.
Estaban en tierra de nadie. Tirados en la cuneta. Estuvieron cinco meses sin poder cobrar ni siquiera sus respectivas prestaciones de desempleo, hasta que la Inspección de Trabajo pudo aclarar su situación.
Parecía que sus años de experiencia en las carreteras de Gipuzkoa se habían borrado de un plumazo, cuando la realidad es que "nuestra empresa y la propia Diputación hacían nuestros calendarios de trabajo y los técnicos forales eran los que revisaban si habíamos hecho bien el trabajo y decidían si había que repetir un tramo o si podíamos seguir", cuentan.
Dolidos, recuerdan lo "duro que ha sido todo este tiempo, sin saber cómo iba a terminar esto" y con "tensiones en casa" por la falta de ingresos y la incertidumbre.
"Solo queremos seguir trabajando", insisten una y otra vez. "Con 59 años nadie nos quiere para trabajar en otro sitio;estamos en una edad muy mala", lamentan Santiago Lukanbio y José Mari Elizondo.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902