Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa

El acuerdo con Turquía se tambalea y deja las primeras disensiones en la UE

Bulgaria, con el respaldo de Austria, amenaza con usar su derecho al veto si no puede devolver también a los refugiados

Eukene Oquendo - Domingo, 13 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:13h

Refugiados del campamento griego de Idomeni suplican a las autoridades que se abra la frontera con Macedonia.

Galería Noticia

Refugiados del campamento griego de Idomeni suplican a las autoridades que se abra la frontera con Macedonia.

Viena- La amenaza del Gobierno de Bulgaria, que cuenta con el pleno respaldo del Ejecutivo austriaco, de vetar el acuerdo entre la Unión Europea (UE) y Turquía si no le incluye, junto a Grecia, como país desde el que se puede devolver a los refugiados, pone en entredicho el preacuerdo alcanzado a principios de esta semana en la cumbre de Bruselas. “La UE no debe centrarse tan solo en la ruta migratoria entre Turquía y las islas griegas”, advierte el primer ministro búlgaro, Boiko Borisov, en una carta enviada a al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Borisov solicita que el acuerdo de readmisión también contemple a quienes usan la ruta terrestre que lleva de Turquía a Bulgaria, así como la fronteras marítimas en el Mar Negro. Por ello demanda que el acuerdo incluya “las fronteras terrestres de Turquía con los países miembros de la UE -Bulgaria y Grecia-, y todas las fronteras marítimas entre la UE y Turquía, incluido el Mar Negro”.

Bulgaria comparte una frontera terrestre de 259 kilómetros con Turquía, la mayor parte delimitada por ríos y bosques, y ha levantado una valla que cuando esté finalizada este año tendrá unos 160 kilómetros. El país más pobre de la UE teme que, con el cierre de la llamada “ruta balcánica”, se desvíe el flujo de refugiados a través de ese país hacia Europa central.

Sofía también expresó preocupación por la propuesta de acelerar el proceso de liberalización de visados para que los ciudadanos turcos puedan viajar a la UE y la entrega de los primeros 3.000 euros que prevé el acuerdo.

La posición búlgara encontró ayer el respaldo de Austria. Una delegación ministerial enviada por el Gobierno de Viena prometió ayer en Sofía “pleno apoyo” en esta crisis de los refugiados El ministro austríaco de Defensa, Hans Peter Doskozil, dijo en la capital búlgara que “es necesario actuar ahora” y no esperar a que las rutas se hayan desviado.

Por eso, Sofía exige que el acuerdo entre la UE y Turquía contemple no solo a personas que han llegado ilegalmente a Grecia, sino también a Bulgaria. Doskozil destacó que “lo que vale para Grecia debe valer también para Bulgaria”, informó la agencia de noticias austríaca APA.

Por su parte, la titular austríaca de Interior, Johanna Mikl-Leitner, anunció en Sofía el envío mañana de una carta a la Comisión Europea (CE) con sus dudas y preocupaciones sobre el acuerdo con Ankara.

Resaltó la cuestión de los derechos humanos y la libertad de prensa en Turquía y calificó de “extremadamente cuestionable” que la UE conceda a Ankara la liberación del régimen de visados, al mismo tiempo que se interviene un diario opositor en ese país.

La ministra austríaca anunció, además, una conferencia regional en Bulgaria de los jefes de la policía de los Balcanes, con la participación también de los de Alemania y Grecia, para estudiar cómo proteger mejor las fronteras y combatir las mafias de tráfico de personas.

El primer ministro búlgaro exigió durante su encuentro con los ministros austríacos más ayuda de sus socios comunitarios para poder proteger los límites con Turquía. El dirigente indicó que Bulgaria ha adoptado medidas legales para incluir al Ejército en la protección de las fronteras, en caso de una situación de emergencia.

Por su parte, el responsable de Defensa búlgaro, Nikolay Nenchev, señaló que el Ejecutivo pedirá “ayuda concreta” de la UE para la protección fronteriza ante un posible desvío . Ayer, los ministros austríacos y búlgaros visitaron los límites entre Bulgaria y Turquía para conocer en persona la medidas de salvaguarda adoptadas hasta ahora.

A pesar de que la frontera entre Bulgaria y Turquía está cerrada en gran parte con una alambrada, el país balcánico contabilizó el año pasado unas 20.000 solicitudes de asilo. Austria, que en 2015 registró unos 90.000 asilados, limitó en febrero el acceso de inmigrantes a su territorio, lo que desencadenó el cierre sucesivo de las fronteras en la “ruta balcánica” y forzó el acuerdo entre la UE y Turquía.

“Refugiados de distinta categoría”Un acuerdo que, según advirtió ayer, Martijn Pluim, codirector del Centro Internacional para el Desarrollo de Políticas de Migración (ICMPD en sus siglas en inglés) crea refugiados de distinta categoría ya que sólo prevé la posibilidad de reubicar a sirios en Europa desde suelo turco. “Ahora han creado refugiados de diferentes clases. Algunas personas podrían querer pasaportes sirios para formar parte del nuevo plan de reparto seguro y legal que los lleve desde Turquía a Europa”, advierte el experto belga.

Según el Alto Comisionado de la ONU para los refugiados (ACNUR), los Estados no deberían establecer discriminaciones entre grupos de refugiados por su procedencia. El experto considera que el presidente sirio, Bachar al Asad, “puede imprimir muchos pasaportes para aumentar la presión migratoria en Turquía”.

El acuerdo entre la UE y Turquía contempla que todos los inmigrantes que lleguen desde la costa turca de forma irregular a las islas griegas serán deportados de vuelta al país eurasiático. A cambio, la UE reubicará a un refugiado sirio procedente de Turquía por cada uno que Turquía readmita desde Grecia.

ACNUR advierte de que la expulsión colectiva está prohibida por la Convención Europea de Derechos Humanos, y que la expulsión directa de extranjeros hacia un país tercero no es compatible con la legislación europea ni con la legislación humanitaria internacional.

Cuando el acuerdo entre Bruselas y Ankara entre en vigor, la ruta para llegar a Europa Occidental “será más peligrosa, más complicada por el aumento de controles y más cara porque los refugiados podrían verse obligados a utilizar los servicios de las mafias”, asegura Pluim.

El experto en migración asegura que las rutas “serán diferentes, quizás desde otras islas griegas, a Albania”, aunque reconoce que “todavía no se sabe cómo se desarrollarán”.

El ICMPD, con sede en Viena, es un centro de estudios y proyectos sobre migración con presencia en 15 países y que tiene rango de observador ante Naciones Unidas. Ante el complejo panorama, el responsable de ICMPD advierte que la crisis migratoria “no se puede gestionar con políticas simples”.

En corto

El viceministro de Defensa griego, Dimitris Vitsas, espera que el campamento de Idomeni, limítrofe con Macedonia, se vacíe en el transcurso de la próxima semana y que la gente entienda que no tiene sentido esperar allí ante una frontera clausurada.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902