Diario de GipuzkoaDiario de Noticias de Gipuzkoa. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Gipuzkoa
politika

Mato cobrará 3.000 euros al mes por no encontrar trabajo

El Congreso pagará a la exministra de Sanidad 19 mensualidades por sus años como diputada del PP

La Cámara baja reserva 1,3 millones para los exparlamentarios que no hallan empleo

Carlos C. Borra - Viernes, 11 de Marzo de 2016 - Actualizado a las 06:11h

Mariano Rajoy y Ana Mato, en una imagen de archivo.

Mariano Rajoy y Ana Mato, en una imagen de archivo. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Mariano Rajoy y Ana Mato, en una imagen de archivo.

Donostia - Las puertas giratorias, una de las prácticas más polémicas en el ámbito de la política según la cual exdirigentes saltan directamente de su cargo a la empresa privada -en muchas ocasiones con una relación directa con el que fue su ámbito de gestión-, tiene un reverso poco conocido: los diputados en el Congreso tienen derecho a una indemnización de cerca de 3.000 euros mensuales si no encuentran acomodo en el mercado laboral tras abandonar la Cámara baja. Una práctica perfectamente legal y regulada, pero que ha saltado a los medios esta semana por una de las últimas políticas en acogerse a la misma, la exministra de Sanidad Ana Mato. Esta dimitió en noviembre de 2014 después de que el entonces juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz afirmara en un auto que fue "partícipe a título lucrativo" de los delitos supuestamente cometidos por su exmarido y exalcalde de Pozuelo (Madrid), Jesús Sepúlveda, dentro del caso Gürtel.

Tras decidir que no se presentaría a las elecciones generales del 20 de diciembre para renovar su escaño, Mato ha solicitado ahora acogerse a la indemnización por cese, regulada en la normativa de pensiones del Congreso, al no encontrar otra vía de ingresos una vez abandonada la política activa. De este modo, la exdirigente del PP cobrará 53.464 euros repartidos en 19 mensualidades, 2.813 al mes por sus casi dos décadas como diputada. La Cámara baja reserva una cuantía de 1,3 millones de euros para indemnizar a los exparlamentarios que no encuentran un trabajo fuera de la política. Este pago, de treinta días por cada año trabajado hasta un límite de 24 meses, es incompatible con cualquier otro ingreso -del sector público o privado- tras la reforma del reglamento que se llevó a cabo en 2011.

De este modo, si un exdiputado se incorpora al mercado de trabajo está obligado a comunicarlo a la Cámara, momento en el que deja de recibir esta paga. Un caso paradigmático es el de Trinidad Jiménez, ministra socialista de Exteriores y Sanidad durante los gobiernos de Rodríguez Zapatero, que tras acogerse a esta concesión durante poco más de un mes -del 13 de enero al 29 de febrero- ha dejado de hacerlo como consecuencia de su fichaje por Telefónica. Los integrantes de los distintos grupos parlamentarios no tienen derecho a paro porque no se considera que su relación con el Congreso sea laboral.

La Mesa del Congreso aprobó el pasado martes conceder esta paga a 64 exparlamentarios de diversos partidos, incluida Ana Mato. Esta dejó de ejercer como diputada el pasado 13 de enero y empezó a cobrar los 2.813 euros el 12 febrero, por lo que tiene pendientes 18 de los 19 meses de indemnización que le corresponden por los años que ha permanecido en la bancada popular -en dos etapas, entre 1993 y 2004 y desde 2008 hasta 2016-. Exparlamentaria europea y encargada de organizar la campaña electoral del PP, la etapa de Mato al frente del Ministerio de Sanidad estuvo marcada por la crisis del ébola, cuya caótica gestión provocó que la vicepresidenta primera del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, tuviera que tomar las riendas en detrimento de la ministra.
Madina y Larreina Entre los antiguos diputados que se han acogido a esta ayuda tras no lograr escaño el pasado 20-D se encuentran Eduardo Madina (PSOE), al que le corresponden doce mensualidades, una por cada año como parlamentario, y Rafa Larreina (EHBildu), con cuatro meses de paga tras permanecer solo una legislatura en el hemiciclo. De la relación de 64 exdirigentes políticos, el único que recibirá el máximo de prestación, 24 meses, es el popular Ignacio Gil Lázaro. Le siguen Isabel L. Chamosa (PSOE) con veinte meses y Ana Mato con 19, los mismos que el socialista Julio Villarrubia. Hasta cinco antiguos ocupantes de la bancada del PP tendrán derecho a quince meses de indemnización -Míriam Blasco, Enrique Fajarnes, Amparo Ferrando, Vicente Ferrer y Juan Carlos Lagares. Con catorce pagas se sitúa Alfredo Prada, también del PP.

Otros nombres de la lista aprobada esta semana por el órgano de gobierno del Congreso son el que fuera portavoz del Grupo Socialista en la Cámara baja entre 2006 y 2008 Diego López Garrido -cuatro meses- y Vicente Martínez-Pujalte, que no concurría a los comicios tras ejercer como diputado desde 1993 y que ha cobrado apenas treinta días, del 13 de enero al 15 de febrero. También el que fuera portavoz de IU José Luis Centella, con un año de paga, y la exdirigente del PSC Teresa Cunillera. Interpelado por esta cuestión, el portavoz del Grupo Socialista, Antonio Hernando, justificó ayer estos ingresos porque los diputados no tienen derecho a prestación por desempleo. La portavoz adjunta de Podemos Irene Montero dijo que los diputados deben "ser un ejemplo para la sociedad" y no deben "disfrutar de privilegios que son injustos porque no los pueden disfrutar la mayoría de la ciudadanía".


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Noticias de Gipuzkoa se reserva el derecho a eliminarlos.
  • Avda. Tolosa 23 20018 Donostia
  • Tel 943 319 200 Fax Administración 943 223 900 Fax Redacción 943 223 902